Opinión

Buffon: ‘Caro signor, caro vecchio, mi tolgo il capello’

El uso del apodo ‘Vecchia Signora’ en referencia a uno de los clubes con mayor abolengo histórico del Calcio y por extensión del fútbol mundial tiene una doble vertiente; la primera como forma de respeto de sus seguidores, trabajadores y obreros del país que mostraban su amor a un club de orígenes de estudiantes aristocráticos que en 1923, tras una crisis económica pasó al control directivo de la familia Agnelli, propietaria del Grupo FIAT, una de la empresas italianas con mayor poder pero sustentada por la clase obrera que trabajaba en los talleres. Una clase trabajadora que por aquella época denominaban ‘vecchios signores’ a los aristócratas y empresarios del país, apodo que acabó calando entre su masa social para referirse al club bianconero.

El citado apodo fue igualmente ‘aprovechado’ por las aficiones rivales para revertir la situación y menospreciar la imagen del club, haciendo referencia al Juventus como ‘Vecchia Signora’ debido a que en ciertos territorios del país transalpino se hace uso del término -‘vecchias signoras’- para denominar a las ‘madames’ y propietarias de los prostíbulos. Sea de un modo u otro vecchio sí que es el club de Turín, capital del Piamonte y el Palazzo Madama, complejo arquitectónico enclavado en el centro histórico de la ciudad y motivo por el cual también se le conoce como la Piamontesa Madama.

Madama Juve, de Giovanni Arpino

Célebre es el poema Madama Juve escrito en piamontés por el periodista y novelista Giovanni Arpino en honor a su Juve:

Cara Signora, mi tolgo il cappello
il suo nome è una stella nella curva del cielo
il suo nome rimbomba della terra alla luna.
Mi vesto a festa, lancio i coriandoli
il suo nome è un nome
che si legge anche Torino.
Il suo nome è una montagna
di tanti scudetti,
agli altri la manfrina, una lacrima, un peto.
Il suo nome è il migliore, il suo nome è il più forte.
Tu dici: sono gob. E gli altri: sono morto.
Il suo nome si allunga,
si contorce in un lamento
ma resta l’idea in tutte le genti.
Si restringe, si allunga,
fa eco rotondo
che perda che vinca tra i primi del mondo.
Juventus, gridano,
o Goba o Madama,
sei forte, sei cattiva, fai girare le scatole.
Ma un’altra non c’è
e nessuno è stanco
di soffrire e cantare il tuo nero e il tuo bianco.

Buffon, il suo nome è una montagna

Tan célebre como Gianluigi Buffon, que representa tanto para la historia reciente y global de la entidad que muchos de los versos de Arpino parecen escritos en su honor: il suo nome è il migliore, il suo nome è il più forte. il suo nome rimbomba della terra alla luna. Si allunga, fa eco rotondo…

Il suo nome è una montagna, pues en Carrara -el paraíso del mármol- no habrá veta pétrea suficiente para esculpir la escultura que merece el viejo guardián de las puertas del Palazzo Madama, ubicado en el lugar exacto donde se encontraban las puertas de entrada de las fortificaciones amuralladas de Turín. Su doble fachada bianconera, mitad de piedra oscura perteneciente al castillo medieval y mitad de piedra blanca de estilo barroco reestructurada por la familia Saboya.

Y Buffon ha sido posiblemente el mayor preservador/conservador de esa dualidad en blanco y negro, esa identidad piamontensa/juventina. Nadie la ha representado con mayor caballerosidad en las dos últimas décadas como Gigi. Por todo ello, por haber contribuido con tanta nobleza y verdad a este deporte, por ser patrimonio del fútbol y del club, la ‘Vieja señora’ nunca olvidará a su ‘Viejo señor’. Juventus gridano, Juventus grita: Buffon, mientras el resto de los aficionados al fútbol del planeta solo pueden recitar el siguiente verso en honor a un nombre que reverbera de la tierra a la luna: “Caro Signor, caro vecchio, mi tolgo il cappello” «Querido señor, querido viejo, me quito el sombrero».

Mariano Jesús Camacho

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*