Noticias Reportajes

Carlos Hernández, esa estrella que brilla

Carlos Hernández es campeón de España, de Europa y del Mundo en la categoría de Síndrome de Down. Ha cerrado los Campeonatos de Europa de Atletismo y Natación INAS disputados en la Ciudad de la Luz con la firma de una estelar actuación.

Las cinco medallas de oro colgadas de su cuello han contribuido a la brillante participación de la selección española, que regresó con 68 medallas (23 de oro, 30 de plata y 15 de bronce) en el cómputo global de la competición. Integrante de Afanias La Encina, Carlos entrena en el Colegio Gredos San Diego, y ha tocad metal dorado en las cinco pruebas en las que compitió -50, 100 y 200 metros braza, 50 metros mariposa y 200 metros estilo-.

Componente de un grupo de chicos que se preparan en un centro de alto rendimiento, su entrenador Asís Galán siempre le ha puesto como ejemplo. Cómo se integró al resto demostrando a través de su esfuerzo, talento y naturalidad, que se podía romper con cualquier tipo de etiqueta o prejuicio. La estrella era él, su buen carácter y su habitual sonrisa iluminó y dejó un colorido surco en su calle del agua, la calle de la ilusión, ese rastro que ha marcado el camino a sus compañeros y les ha mostrado la senda a seguir para convertirse en campeones.

Aquel chaval que con el apoyo absoluto de su familia -sus padres y hermanas- comenzó con 6 años a entrenar en el Polideportivo los Cantos y a competir en la liga FEAPS, es hoy una estrella mundial que cuenta con más de cien medallas en su palmarés y por derecho propio uno de los deportistas de referencia en la natación española.

Carlos y el universo Hawking

Además es un pilar fundamental en la lucha que se ha llevado y se lleva a cabo para equiparar a los deportistas españoles con Síndrome de Down respecto a otros de Italia, Francia, Rusia o Australia. Respecto a todo ello ha resultado también fundamental la implicación a todos los niveles de la Federación Española para personas con Discapacidad Intelectual –FEDDI-, institución que le ha proporcionado tanto el reconocimiento como la ayuda para poder competir y desarrollar una carrera tan brillante como la suya.

Carlos es una estrella, podría ser un cometa, pero fundamentalmente es un sueño que se zambulle en el universo acuoso de la natación. En ese universo que se expande en una sonrisa que es brazada de optimismo, mariposa que abre sus alas para demostrar que no hay diferencia en el mundo onírico de la ilusión, que los obstáculos no son insalvables; que aunque a priori se presenten con mayor grado de dificultad para algunas personas, lo importante es la actitud con la que se afrontan.

Carlos es la constatación humana de una de las frases de uno de sus grandes referentes vitales, al que siempre puso como ejemplo de superación; Stephen Hawking. Sabio que dijo en una ocasión: “La gente que dice que todo está predestinado y que no podemos hacer nada para cambiar nuestro destino mira antes de cruzar la calle”.

Carlos cambió su destino, soñó, miró y se lanzó a la calle del agua antes de cruzar la calle de su tránsito vital. Y todo lo hizo con la naturalidad de un campeón más, pero con aquella sonrisa universal que le hizo entender y puso en funcionamiento su propio universo, -el nuestro- la inteligencia y habilidad para adaptarse a los cambios. En definitiva, una estrella que brilla aplicando el razonamiento Hawking, su gran referente vital y cosmólogo de sus sueños, aquel que solía decir que el universo no solo tiene una historia, sino cualquier historia posible

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*