Copa ACB
Noticias

Copa ACB: El Real Madrid se lleva una final sin dueño

La Copa del Rey de baloncesto vuelve a Madrid. Los blancos se hicieron con la victoria (71-77) en un disputado choque que se resolvió por los pequeños detalles y, sobre todo, por una mejor actitud defensiva de los pupilos de Pablo Laso.

No hubo dueño, en una final que llegó a gozar de una ventaja culé de 7 puntos. Idéntica distancia que obtuvieron posteriormente los madridistas y que, tras un último sobresalto, consiguieron fijarla a los definitivos seis puntos que le otorgan la segunda Copa ACB de manera consecutiva.

Los primeros puntos del partido cayeron del lado ‘merengue’, pero un buen arranque de Alex Abrines, que fue el motor culé en el inicio, hizo posible la remontada. Tras cometer su segunda falta personal fue relegado al banquillo, y Navarro tomó la responsabilidad.

En el Madrid también hubo un líder, y ese fue Andrés Nocioni. Su olfato ofensivo hizo sumar muchos puntos a los suyos. No obstante, los que más puntos acumularon para ambos equipos fueron Tomic (máximo anotador con 25 puntos) y Rudy Fernández.

Brillo culé

Al borde del descanso, el Barcelona cuajó sus mejores momentos, logrando encadenar varias canastas consecutivas que le hicieron ponerse siete arriba en el marcador, máxima ventaja del partido hasta el momento. Pero los tiempos muertos frenaron la dinámica y el Real Madrid aprovechó varios despistes rivales para irse al descanso con tan solo un punto por debajo en el luminoso.

Al regreso, Rudy Fernández continuó su cuenta particular con una canasta que le devolvía a los blancos la ventaja en el marcador.

De nuevo, la reacción del Barcelona sería notoria. Tomic siguió sumando puntos en su cuenta, hasta poner a los suyos cinco arriba. Rudy se resistía, y con un triple volvió a acercar a los suyos a más de 3 minutos y medio para el final del tercer cuarto (50-52).

Arreón blanco

A falta de 2 minutos, Andrés Nocioni volvería a hacer acto de presencia con un triple que puso la igualdad. La dinámica no pararía ahí, y entre Sergio Rodríguez y Gustavo Ayón colocaron al cuadro madrileño siete puntos arriba, al término del tercer cuarto.

Arrancó el Barça el último cuarto con la intención de voltear la situación lo antes posible. Las transiciones en ataque comenzaron a ser más rápidas, pero Nocioni se empeñó en desbaratar cada internada con un tapón. Extraordinario el argentino, también en defensa.

No obstante, no sería suficiente para el Real Madrid con esas acciones de Nocioni. Satoranský se echó el peso de su equipo a las espaldas y les condujo a un parcial que les puso tan solo uno por debajo. Todo ello justo antes del primer tiempo muerto de este último cuarto, solicitado por Lablo Laso.

Le funcionó. En la primera jugada el lituano Mačiulis forzó un 2+1 que rompería la racha blaugrana. La ventaja volvería a aumentarse hasta los seis, y el Barcelona comenzó a intentarlo desde lejos. Las precipitaciones y los nervios eran ya una constante en el cuadro de Xavi Pascual.

Pese a seguir mostrarse flácidos en defensa, Navarro y Tomic obraron el milagro y devolvieron la igualdad al marcador, a falta de menos de 2 minutos para el final del partido. Pero Felipe Reyes, desde la zona de tiros libres, y Sergio Rodríguez, tras una contra, pusieron a los blancos 4 arriba a falta de 7 segundos, algo que ya no podría desbaratar el Barça, quedándose a seis de los blancos tras la bocina final.

Con este, el Real Madrid suma su vigésimoquinto título de Copa del Rey, por 23 del conjunto catalán. Rudy Fernández, con 16 puntos y 26 de valoración, fue elegido MVP de la final.

Estadísticas:

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*