Dakar 2019
Noticias

Dakar 2019: El desafió se centra en Perú

Posiblemente es la primera gran prueba del mundo del motor. Una institución que se ha mantenido pese a que poco o nada queda del concepto original, o al menos de lo que queda en el imaginario colectivo. Quizás por ello la prueba sobrevive en Sudamérica, a pesar de llevarse golpes durísimos como el de este año: Tan sólo Perú acogerá el Raid más famoso del mundo. Ni Bolivia, ni Argentina, ni Chile. Todos ellos han decidido apartarse a un lado por cuestiones económicas.

El año pasado la sección peruana de la prueba fue por unanimidad la más aclamada debido a su extrema dureza con las dunas. Una auténtica «masacre» que se llevó por delante en los primeros días a algunos de los principales favoritos. Sin embargo, y por muy aclamada que fuera aquella parte, el primer desafío es saber si el Raid podrá mantenerse (al menos en esta edición) con tan sólo esta.

El poderío de Peugeot

Por muchas pegas que puedan poner los puristas desde hace más de 10 años, los grandes favoritos en todas las categorías siguen peleando por colocar su nombre en la lista de inscritos. Peugeot abandonó el Dakar el pasado año, dejando en la estacada a sus pilotos. Pero todos ellos estarán el 6 de enero en Lima, cada uno a su modo.

El vigente campeón Carlos Sainz ha vuelto y bajo sus condiciones: Sólo con una montura que le diese garantías de ganar. En este caso ha sido el equipo Mini X-Raid JCW el que ha podido satisfacer sus demandas. Precisamente con él estarán dos viejos conocidos: Cyril Despres y Stephane Peterhansel. Salvo Sébastien Loeb (que ha comprado un 3008 DKR para participar), el antiguo equipo Peugeot volverá a estar bajo una misma bandera y con muchas posibilidades de dejarnos otra lucha fraticida como la del año pasado, cuando Peterhansel y Sainz protagonizaron un intercambio de golpes.

Otro compañero de Sainz precisamente será su compatriota y también bicampeón del Dakar, Nani Roma. El catalán ha estado todo el año con X-Raid, logrando varias victorias en la Baja Hungría y en el Turkmen Desert Race.

El principal rival de Mini será una vez más Toyota, una estructura que apenas tendrá cambios con respecto a 2019: El inquieto Nasser Al Attiyah, Giniel De Villiers y Berhard Ten Brinke serán sus puntas de lanza.

La lista de españoles en coches es reducida, pero con viejos conocidos que tratarán de alcanzar el objetivo primario del Dakar: Sobrevivir. Isidre Esteve todo un veterano en las dos ruedas, compite por tercer año consecutivo en coches. En 2018 rozó el Top 20, e intentará superar su marca. Óscar Fuertes volverá con su Ssanyong tras finalizar en 32º posición final en la pasada edición. Misma historia que Cristina Gutiérrez, cuyo Dakar fue especialmente duro, con mil averías mecánicas en su vehículo. Otros, como el televisivo Jesús Calleja o Xavi Foj, acompañado por el argentino Ignacio Santamaría, intentarán finalizar lo que no pudieron el pasado año.

El hecho de reducir países ha provocado que las nacionalidades participantes también hayan disminuido en variedad. Pocos argentinos habrá en esta edición. Destacando a Orlando Terranova en X-Raid, cuyo 2018 no fue un desastre, pero cuyo margen de mejora fue amplio. Si otros años ha sido capaz de quedar entre los cinco primeros, este podría hacer lo mismo, siempre y cuando el Dakar le «respete».

Emoción garantizada en Motos

En motos tampoco faltará ningún protagonista, comenzando con el actual campeón, el austríaco Matthias Walker, que sólo ganó una etapa, pero hizo de la regularidad su fuerte. El piloto de KTM tendrá a sus enemigos literalmente al lado: Tanto el australiano Toby Price, el británico Sam Sutherland (ganador en 2017), como la española Laia Sanz, compartirán equipo con él. Una piscina de tiburones que por otro lado, es lo que ha permitido la supremacía del fabricante austríaco, que lleva desde 2001 proporcionando motos a los campeones.

Esto no implica que los demás fabricantes se hayan quedado de brazos cruzados: Honda con el portugues Goncalves, el castellonense Joan Barreda o la gran promesa argentina Kevin Benavides (cuarto en su debut en 2016 y actual subcampeón), el chileno Nacho Cornejo y el norteamericano Ricky Brabec tratarán de asaltar el trono.

Yamaha tendrá como hombres fuertes al argentino Franco Caimi, que tratará de superar el abandono de 2018, a los franceses Adrien Van Beveren y Xavier De Soultrait y por último a todo un veterano como es Rodney Faggotter.

En cuanto a los «otros» españoles y argentinos, en la lista de inscritos encontramos a «perros viejos» como Juan Pedrero, un asiduo de la cita en suelo Sudamericano, y a savia nueva como como Armand Monleon, Oriol Mena o Diego Martin Duplessis. Pilotos que, junto con los quads, son el rival más débil del Dakar. No sólo por el bajo presupuesto con el que van a la aventura, sino porque una mala caída, o estar simplemente en el lugar y el momento menos adecuados, les hace engrosar la lista del Dakar en la que nadie quiere estar.

Por muchos años que pasen en esta prueba, no se ha perdido ni el misticismo, ni la sombra alargada de la muerte.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*