Noticias

Ajax y United añaden un extra de picante a la Champions

No hay nada más bonito que el fútbol. En el panorama actual, todo seguidor de este deporte vive con fervor cualquier evento en el que se pugne por la victoria con los pies. Pero, sin duda, la Champions League se lleva la palma. Es el torneo donde se enfrentan los mejores de Europa. Una competición en la que ningún equipo es menos que otro por nombre, plantilla o economía. Un lugar en el que cualquiera puede competir sin miedo y con ilusión. Aunque siempre puede llegar una tremenda decepción. Para los incrédulos, es de obligación no olvidar los fracasos del Real Madrid y el París Saint-Germain. Han caído en octavos tras dos encuentros ya señalados en la historia.

En una semana aciaga, el conjunto de Solari ha visto cómo sus aspiraciones se han volatilizado. Apeado de la Copa del Rey en una eliminatoria impotente ante el FC Barcelona, ha sido el Ajax el que le ha eliminado de su competición fetiche. El equipo parisino, por su parte, acabó muy dolido después de una noche histórica del United de Gunnar Solskjaer. Y es que el penalti en el descuento convertido por Rashford terminó por dar la máxima grandiosidad a un partido de lo más frenético.

Solari acaba con la ilusión

El equipo de ten Hag llegó a Madrid con todo en contra. El 1-2 de la ida no presagiaba un buen futuro al Ajax. Sin embargo, la propuesta futbolística de los visitantes fue tan abrumadora que anuló desde el primer minuto a un Madrid partido en el medio y que no supo pararle. Con un 4-2-3-1 bien planteado, el futbol vertical del Ajax destrozó a los madridistas. La desorganización defensiva de estos permitieron a los holandeses jugar con velocidad y potencia a la espalda de los jugadores rivales. Así, un grandioso Tadic, seguido por De Jong, Van den Beek, Ziyech y compañía, asestó golpes por doquier a un Madrid que no sabía cómo defenderse.

El mediocentro de los locales no ayudó tampoco a Solari. Comandados por un Casemiro naufragado, ni Kroos ni Modric tuvieron su día. Los fallos eran consecutivos y el esquema del Madrid se veía muy disgregado en el terreno de juego. Solo Asensio insistió ante el eficaz Ajax, anotando el único tanto de su equipo. Sin embargo, la goleada final (1-4) fue el fiel reflejo de la debacle inevitable. El Madrid vuelve a caer en octavos de una Champions tras haber logrado ganar cuatro en cinco años. La remodelación es más que necesaria, pero ya no les queda nada por lo que luchar este curso.

Ole, Manchester

Si impresionante fue lo logrado por el Ajax, sublime fue lo que hizo el United en París. Nadie podía imaginar siquiera que el equipo de Tuchel cediese en su casa. Con el 0-2 de la ida, el PSG recibía en el Parque de los Príncipes a un rival muy herido. No solo por el resultado, sino por las bajas que ostentaba para enfrentarse a los galos. Ni Pogba, ni Lingard, ni Martial ni Mata pudieron estar en el verde para luchar por un logro inimaginable. Pero Solskjaer llegó al Manchester para recuperar el orgullo de los red devils. Llegó para levantar a un equipo muerto, tras el paso de Mourinho. Y vaya si lo ha conseguido. Plantándose en los cuartos de final de la Champions League tras eliminar a un equipo muy poderoso.

Con un 4-4-2 dispuesto con doble lateral derecho, comenzó adelantándose el conjunto británico gracias a una curiosa astucia de Lukaku. Sin embargo, el United sufrió mucho con Bailly como lateral. Bernat le comió el carril y jugaba a placer a su espalda. La lesión del costamarfileño benefició al Manchester, a pesar de la mala situación. Con Dalot en el campo, el United se formó más sólido y el equipo acabó ganando la partida en el descuento. Un penalti milagroso dio la opción a Rashford de lograr la épica, y no falló. Y es que Gunnar Solksjaer no es ninguna broma. Aún no ha perdido como visitante. Y tiene madera de gran entrenador.

Porto y Londres también celebran

El Oporto de Iker Casillas también pasó a cuartos. Y también lo hizo in extremis, aupando a la Roma de Di Francesco. Una pena máxima a cinco minutos de llegar a la tanda de penaltis dio el pase a los lusos.

En la otra eliminatoria de la semana, un partido de ida casi sentenciado (0-3) acabó de nuevo en victoria para el Tottenham. Vencieron por la mínima, gracias al gol de Kane, a un Borussia que ha decepcionado. Tanto la Roma como el Dortmund deberán ajustar muchas cosas. Lo que está claro es que las decepciones en la Champions League no cesan. Y que las sorpresas positivas para el fútbol siempre estarán ahí.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*