Djokovic
Noticias

Djokovic no falla en su cita con Melbourne

Novak Djokovic comienza el año por todo lo alto. El serbio ha logrado hoy su quinto título en Melbourne, pleno de victorias en las finales jugadas del Open de Australia.

No tuvo un comienzo fácil. Su oponente, Andy Murray, empezó fuerte, y llegó a tener la final de su lado, pero como arena que se desvanece entre las manos -y con un promedio de segundos servicios que dejó bastante que desear-, el sueño del escocés acabó en pesadilla al no saber gestionar su renta, y es que los casi dos años sin jugar grandes finales se hicieron notar. 7-6 (5), 6-7 (4), 6-3 y 6-0 fue el resultado que coronó una vez más a Djokovic, que suma su octavo Grand Slam y se coloca a la altura de otros grandes de la raqueta como André Agassi, Fred Perry, Jimmy Connors, Ken Rosewall e Ivan Lendl.

Esta victoria le convierte, además, en el único jugador de la era Open en ganar cinco veces en Melbourne, solo superado por Roy Emerson, que lo ganó seis veces en los años sesenta.

Un título más que sirve para ratificar el primer puesto del ranking ATP para el serbio, que aumenta su ventaja respecto a Roger Federer y Rafa Nadal. No pudo comenzar mejor un 2015 en el que aspira a ganarlo todo.

Final anticipada ante Wawrinka

Antes de superar a Murray en la gran final, Djokovic tuvo que deshacerse en semifinales del anterior ganador de este torneo: el suizo Wawrinka, quien partía como uno de los grandes aspirantes y no se lo iba a poner nada sencillo al actual número uno del mundo (7-6, 3-6, 6-4, 4-6, 6-0).

Wawrinka, que había eliminado a Nishikori en la anterior ronda, tuvo que despedirse antes de lo soñado de Melbourne. Era la primera vez que defendía un título de Grand Slam; estuvo a la altura.

Otro tenista que abandonó antes de lo esperado el suelo australiano fue el español Rafa Nadal, quien cayó ante Berdych en cuartos de final. Luego, el checo cedería ante Murray en el partido que daba acceso a la gran final.

El muro de Serena

En el cuadro femenino la final estuvo protagonizada por la rusa María Sharapova y por la estadounidense Serena Williams, que volvió a demostrar que cuando está en buena forma es casi imposible de vencer.

La norteamericana se impuso por 6-3, 7-6 (7), y a sus más de 33 años pasó a la historia como la campeona más veterana del Abierto de Australia en la era Open. No escondió su alegría públicamente.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*