Djokovic Wimbledon
Noticias

Djokovic se cuela en el jardín de Federer

Novak Djokovic ha lsuperado a Roger Federer en la final de Wimbledon 2019. Ha sido una de las batallas más épicas de los últimos años (7-6, 1-6, 7-6, 4-6, 13-12), resuelta en cinco apasionantes sets. El serbio suma su quinto trofeo en el All England Tennis Club.

El duelo entre dos de los mejores jugadores de la historia fue una auténtica montaña rusa, con idas y venidas constantes en el marcador en un partido que rozó las cinco horas de tenis al máximo nivel.

Primer set: Djokovic empieza mandando (7-6)

El partido empezó a un ritmo frenético. Ambos jugadores sabían de la importancia de golpear primero y no dudaban en imponer su tenis en cada turno de servicio. Federer buscaba ser más agresivo que nunca ante un Djokovic que aguantaba a la perfección los ataques del suizo.

La primera complicación para el número uno del mundo llegó con un 0-30 con 5 juegos a 4 a favor del de Basilea, pero Djokovic consiguió darle la vuelta al juego sin ningún tipo de problema. Con igualdad máxima sobre la alfombra verde de la Centre Court, el primer set se decidió en el tie-break.

En una lucha a cara o cruz, Djokovic consiguió aprovechar sus opciones mejor que el suizo. Federer perdonó y Novak no dejó pasar la oportunidad para cerrar el primer parcial.

Segundo set: Federer atropella al serbio (1-6)

Cuando parecía que el serbio ponía la directa, la segunda manga empezó con sorpresa. Después de un set tan duro como el primero, el esfuerzo mental y físico pasó factura al número uno del mundo. Y entonces Djokovic se apagó.

Federer, con un nivel de tenis excelso, pasó por encima del de Belgrado. Cuando Djokovic quiso darse cuenta, el marcador ya estaba 3 juegos a 0 a favor del de Basilea, que con un doble break encarriló el set sin pasar ningún apuro. Un descalabro total y absoluto de Novak, que cerró el segundo parcial con una doble falta.

Tercer set: El número uno del mundo reacciona (7-6)

Pero, como era de esperar, Djokovic volvió a ponerse el mono de trabajo en la tercera manga con el duelo igualado a 1 set. El serbio empezó más intenso y más activo de piernas, y eso le permitió recuperar el ritmo del partido.

Como ya había pasado en el primer parcial, ambos jugadores dominaban con el servicio y no daban lugar a ningún tipo de sorpresa al resto. Solo Federer, con 5 juegos a 4, consiguió poner en apuros al número uno del mundo, que tuvo que salvar una pelota de set en contra.

Y, como también había ocurrido en el inicio de partido, la tercera manga se decidió en el tie-break. En el desempate, Djokovic volvió a ser un muro infranqueable para Roger, que vio cómo se le empezaba a escapar el partido.

Cuarto set: Roger iguala el duelo (4-6)

Con Federer jugándose la vida y siguiendo con la dinámica de idas y venidas del serbio en el partido, la cuarta manga empezó muy bien para el número tres del mundo. En el quinto juego del parcial, Roger conseguía romper el servicio de su rival ante un Djokovic totalmente superado.

El suizo dominó a placer el resto de la manga y, aunque Djokovic recuperó una de las dos roturas, Federer cerró el parcial al servicio y dejó el duelo abierto para un quinto parcial de infarto.

Quinto set: Cinco veces Djokovic (13-12)

El último set empezó con momentos de lucidez que ninguno de los dos jugadores lograban materializar para distanciarse en el marcador. Con 2 juegos a uno, Federer salvó dos bolas de break, pero no pudo evitar que Djokovic se apuntara el sexto juego para ponerse 4 a 2.

Pero el suizo no dio margen al número uno del mundo, y en el juego siguiente consiguió devolverle el break e igualar, de nuevo, el partido. Los turnos de saque mandaban en la pista central de Wimbledon, pero un despiste del serbio le dio alas a Roger.

Con 8 a 7 y servicio, Federer tuvo dos bolas de partido para adjudicarse un nuevo título en el All England Tennis Club, pero Djokovic tenía otros planes. Luchando contra todas las adversidades habidas y por haber, el serbio logró recuperar el terreno perdido y devolverle la rotura a un Federer que no se lo podía creer.

La igualdad reinó hasta que el marcador reflejó el 12 a 12, momento para disputar, por primera vez en la historia del torneo, el tie-break del quinto y definitivo set. Un error del suizo en la red puso por delante a Djokovic y el serbio no perdonó. Sólido en sus servicios y agresivo al resto, el serbio se llevó una de las finales más vibrantes de los últimos años.

Reeditando lo que ya logró en el año 2014 y 2015, el serbio sumó su segundo Wimbledon consecutivo en la hierba londinense.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*