El duelo por la Premier League de Liverpool y City
Análisis

El duelo por la Premier entre Liverpool y City

Las ligas europeas se están acercando a su fin. Si la española y la italiana tienen varios flancos de una intensidad y tensión incuestionables, en la Premier League inglesa no iba a ser menos. Aunque no son los puestos europeos ni de descenso los protagonistas del torneo británico. Es, precisamente, el título de la Premiership lo que está en juego. Y son dos los equipos que están pugnando como si no hubiera un mañana por alzarlo hacia los suyos en un envite de coraje y pundonor.

La autopista hace tiempo que quedó lejos para los 18 equipos restantes del torneo. Liverpool y Manchester City se alternan entre el primer y el segundo puesto de la clasificación. Sin embargo, el calendario deja dudas sobre quién logrará alzarse con el trofeo. Cada uno tiene sus motivos para creer y unos argumentos que, bien analizados, le sitúan en mejor o peor posición. Aunque está claro que queda un final de temporada infartante.

La revolución valedera de Jürgen Klopp

Con 35 jornadas disputadas, el Liverpool del germano se ha colocado como uno de los conjuntos más fuertes del continente. Hoy es segundo, pero sólo un punto les separa del Manchester City de Pep Guardiola. Únicamente han caído derrotados en un partido liguero y fue, precisamente, en la casa citizen (la ida terminó en tablas). Además, es el segundo equipo más goleador y el que menos encaja de toda la Premier League.

De hecho, su nivel defensivo es tan positivo que se ha erigido, a falta de un mes para el final de la temporada, como el equipo que menos goles recibe de las cinco grandes ligas. Supera así a equipos destacados por echar el cerrojo en su portería como el Atlético, la Juventus o el París Saint-Germain. Mucha culpa la tiene Virgil van Dijk, un central que es ya conocido como el mejor del mundo. A sus 27, ha sido elegido el futbolista del año por los jugadores de la Premier y ha asombrado a propios y extraños, siendo el Liverpool la envidia de todos los grandes clubes europeos.

No obstante, su potencial ofensivo no tiene nada que envidiar al defensivo. Si Klopp tiene esperanzas en lograr alzar la Premier es gracias a su tridente formado por Mané, Salah y Firmino. Los delanteros se han coronado como los futbolistas más desequilibrantes del continente y han confeccionado un trío que suma 49 goles sólo en liga. Al Liverpool le quedan tres encuentros en la Premier, ante equipos que no le dificultarán sus intereses demasiado (Huddersfield, Newcastle y Wolverhampton). Sin embargo, la exigente eliminatoria de la Champions League podría complicarle el último empujón que han de dar para optar al trofeo liguero.

La Premier League para solidificar el proyecto de Guardiola

Tras la desastrosa eliminación de la Champions ante el Tottenham, el conjunto de Manchester tiene que centrarse en conseguir la Premiership. A falta de tres jornadas, es líder absoluto con una ventaja de un solo punto ante el Liverpool. No obstante, hablar del City de Guardiola es hacerlo del segundo mejor equipo en ataque, siendo únicamente superado por los registros goleadores de un París Saint-Germain que ha arrasado por completo en la Ligue 1 gracias a Mbappé, Cavani y compañía.

Y es que los Bernardo Silva, Kevin De Bruyne, Raheem Sterling, David Silva o Sergio Agüero no son moco de pavo. Se trata de jugadores de una talla mundial y absoluta. Fuera de toda élite, han demostrado que el fútbol que practican está a un nivel completamente superior al resto. Su forma de superar los obstáculos es encomiable, aunque a veces se tuerzan las cosas y los detalles sean capaces de derribar su idea. Pero en la Premier League nadie ha logrado sentarse a su más que un Liverpool que sólo ha perdido un partido. Y fue, precisamente, ante el City, algo que es digno de mención.

Además, ni Barnsley, ni Leicester ni Brighton tienen fácil pugnar con valentía ante un Manchester City que debe volver a resarcirse levantando la Premier League. Quedarse esta temporada en blanco, sin lograr ningún título de grandeza, sería un fracaso estrepitoso para un equipo que ha demostrado estar en forma a pesar de las adversidades. Y que tiene todo en su mano para, sin tropiezos de por medio, volver a denominarse campeones.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*