Opinión

El Barcelona y la mesa redonda del fútbol

Buscando entre las raíces del ciclo artúrico y las leyendas que dieron lugar a las obras que han conservado las historias artúricas desde el siglo XII. Del más genuino relato de las extraordinarias aventuras de los caballeros de la Mesa Redonda, emerge un paralelismo futbolístico que convierte el Camp Nou en Camelot y como no podía ser de otra manera a Leo Messi en Excalibur, legendaria espada en torno a la que giró, gira y girará todo ciclo legendario y en su caso cualquier tipo de debate referente al estilo de juego del FC Barcelona.

Cruyff, el mago Merlín

Quizás por todo ello en esta temporada 2018/19 el FC Barcelona ha tirado del mito para rodear a Leo sobre una mesa redonda de césped en la que encontrará caballeros errantes, que buscan lugares donde llevar a cabo sus hazañas, aunque eso sí desde dos perfiles futbolísticos absolutamente opuestos. Hubo un tiempo en el que en Barcelona no había debate posible en cuanto al estilo de juego, pero aquel tiempo para desgracia azulgrana ya pasó. Johan Cruyff -su gran ideólogo y el mago Merlín de esta historia- ya no está. Además, el encargado de recoger su legado -Guardiola- intenta evangelizar otras Ligas con una idea evolucionada del mismo.

Por último, de la generación de nobles caballeros del juego que hicieron posible la leyenda no queda prácticamente ninguno. Aunque permanezca el mejor, fundamentalmente se echa en falta a Xavi e Iniesta -sin olvidar a Puyol-, dos jugadores inigualables que le dieron todo el sentido a ese estilo con el que el Barcelona tocó el cielo.

King Arthur

Nada volverá a ser igual, por esa razón el Barça anda enfrascado en esa búsqueda de una identidad doble que le permita vencer batallas legendarias en Europa, que saquen a Leo-Excalibur de la piedra. Por ello ha sentado en la mesa redonda del fútbol, junto a él a dos reyes artúricos diametralmente opuestos en su concebir futbolístico.

King Arthur, un futbolista claramente poseedor en su juego de aquello definido como ADN Barça, un caballero errante brasileño con todo el poder de la juventud, pero con ese transitar en el toque, el físico y en lo táctico que hace recordar -salvando mucho las distancias- a Xavi. El joven exjugador de Gremio es aún toda una incógnita, pero de lo que no cabe duda es de su perfil y calidad. Habrá que ver cómo se produce su adaptación a un fútbol con otro ritmo, pero de cuajar podría convertirse en ese reloj en torno al que gire el juego azulgrana, que con él puede recuperar vejas e intensas sensaciones.

Rey Arturo Vidal

Ubicado en el otro vector futbolístico otro supuesto rey, el Rey Arturo Vidal, caballero errante chileno del juego ha sido sentado en la mesa redonda del fútbol azulgrana junto a los Lancelot, Galahad, Perceval, Bors, Bedevere, Tristán, -Busquets, Rakitic, Dembelé, Coutinho, Luis Suárez, Piqué…- Pero fundamentalmente ha sido reclutado para escoltar a Messi desde un perfil y un concepto de juego, un ecosistema absolutamente opuesto a aquel sobre el que cimentó sus mayores leyendas y más recordadas victorias.

Arturo Vidal representa la guerra, el músculo, el carácter y una propuesta de clara ruptura con todo lo anterior. Sin duda el fútbol es evolución, y las generaciones que sucedieron a aquel Barça no dieron para dar continuidad a un equipo que marcó una época con una determinada y muy definida forma de jugar, posiblemente por ello el conjunto azulgrana busca en el término medio la virtud para hacer bueno el filo de su legendaria espada.

Debate en la mesa redonda del fútbol

Llama la atención que el Barcelona desde hace ya unos años no encuentra en La Masía su sello de identidad y, ha de acudir al mercado con su poder financiero, aquello que otrora encontraba en los campos de entreno del club azulgrana de la Ciudad Condal, pero de lo que no hay duda es que el debate vuelve a estar encima de la mesa redonda del fútbol.

Y será en esa mesa verde circular del juego, en la que King Arthur o el Rey Arturo Vidal respondan a la leyenda: «Quien pueda desencajarme de esta piedra será rey de toda Europa por el derecho que le otorga el filo de esta espada legendaria» ¿Será el toque, será el músculo, serán ambos?

Lo cierto es que el verdadero Rey Arturo -que en esencia es el estilo- está por ver; de aquel rey que la extraiga de la piedra dependerá en gran parte que la leyenda artúrica sea posible. Y fundamentalmente que gracias a ello sean aprovechados los últimos años del mito, antes de que Excalibur -Messi- sea arrojada al fondo del lago. Pues entonces el Camp Nou -Camelot- ya no volverá ser lo mismo y Excalibur pasará a ser un imborrable recuerdo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*