Noticias

El clásico que traspasa fronteras

El estadio de Mestalla volverá a ser testigo este miércoles, tres años después, de una final de Copa entre Real Madrid y FC Barcelona. En la anterior ocasión fueron los blancos los que se alzaron con el título, pero los culés, heridos en su orgullo tras una semana nefasta para ellos, quieren la revancha.

Por todos es sabido lo que supone un partido de estas características en España, y la forma en la que se paralizan algunas ciudades durante el mismo, pero ¿cómo se vive fuera?

Hemos charlado con aficionados del Real Madrid y del Barça que actualmente están repartidos por el viejo continente. Queríamos saber cómo vivirán el partido y qué repercusión tiene en sus respectivas ciudades.

El bando culé

Nuestra primera parada fue Dublín, donde nos atendió Ricardo, un valenciano afincado en la capital irlandesa desde hace bastante tiempo. Como culé desea la victoria de su equipo, pero es consciente de que los merengues “están más preparados y son más ambiciosos”, por lo que pronostica un 3-1 en contra de su equipo.

No obstante, si gana su equipo lo celebrará; y lo hará “recorriendo O´Conell street -la calle principal y más famosa de la ciudad- y arropando al monumento del líder irlandés con la bandera blaugrana”. “Aquí hace demasiado frío como para bañarse en fuentes”, nos comenta entre risas.

En cuanto a cómo se vivirá el clásico allí, Ricardo nos cuenta que en Dublín “hay un bar cada cinco pasos”, y que en todos hay pantallas para ver fútbol. “A la hora del partido casi la totalidad de los bares estarán llenos de irlandeses y españoles esperando a que comience”, augura.

“Aquí la prensa siempre tiene cabida para los dos gigantes del fútbol español, y en los bares o en el trabajo se seguirá recordando el partido con gran entusiasmo incluso una semana después”.

Sin cambiar de bando nos desplazamos hasta el noroeste de Alemania, concretamente hasta la localidad de Neuss, lugar donde vive Jorge, que asegura que vivirá la final entre amigos, en casa de uno de ellos, y que si gana el Barça lo celebrará “tomando una copa” con sus amigos culés y del Bayern de Múnich.

Jorge nos cuenta que la prensa alemana también se hace eco del clásico, y que su pronóstico para este partido es un 3-2 a favor de los del ‘Tata’.

Pero si hay un país que supera a España en fervor futbolístico ese es Italia. Allí nos encontramos con un seguidor culé y con otro madridista. El primero es y vive en Bolonia, se llama Giuseppe y nos confiesa que es de los que si gana su club salen a la calle a gritar y a “liarla”, aunque lo único seguro es que “me iré de fiesta con los amigos”.

El bando merengue

De lado madridista se encuentra Emanuele, que vive en Roma. Allí, nos comenta, se empieza a vivir el clásico un mes antes de su inicio. “En la televisión se empieza a hablar una semana antes, y en la radio y la prensa todos los días y a todas horas”. “En las calles de Roma también se puede respirar el ambiente, hay mucha tensión”, afirma nuestro entrevistado italiano.

Del sur nos vamos hasta el corazón de Europa: Bélgica. En su capital, Bruselas, nos recibe Andrea, quien se atreve a pronosticar un 2-1 para los capitalinos, siendo consciente de que “entre dos conjuntos tan buenos” no habrá una gran diferencia de goles.

“Aquí en Bruselas es muy conocido el clásico, todo el mundo habla de ello y todos los aficionados al fútbol se reúnen en los bares o en casa con amigos para verlo”, nos explica, añadiendo que en la calle “también se comenta y se hacen pronósticos”.

Por último nos fuimos hasta una de las urbes con más presencia de españoles de todo el mundo: Londres, donde nos encontramos con Marta, que no ocultó su alegría por poder vivir el partido con su familia -que está de visita- y especialmente con su padre, con quien solía ver este tipo de duelos.

“En un lugar como este, con tantos españoles, podéis imaginaros la repercusión que tiene en la calle. Se verán muchas camisetas de ambos equipos por la calle”.

Pese a ello nos señala que la prensa no le da tanta relevancia como en otros países a este partido. “Aquí la atención la tienen los equipos londinenses, principalmente”. Marta se despide con el siguiente deseo: “ojalá sea un partido ajustado y con muchos goles”.

Distintos países, distintas formas de ser, pero el mismo sentimiento y el mismo denominador común en todos ellos: el fútbol, el deporte, el balón;  aquel que no entiende de razas, de clases sociales ni de política, aquel que solo quiere rodar.

¡Enriquece el contenido con tus comentarios!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*