España
Opinión

El estado de la Roja, cuestión de perspectivas

A poco más de un año para que de comienzo la Eurocopa de 2016 las dudas sobre la Selección incrementan a medida que avanza el tiempo, dudas que van en proporción al propio juego de la Roja en cada partido.

La ajustada victoria sobre Ucrania en Sevilla (1-0) y la derrota en tierras neerlandesas ante Holanda (2-0) ha debilitado aún más la la imagen del combinado que dirige Vicente del Bosque. Nunca antes había encadenado tres amistosos seguidos con derrota el cuadro español.

Lo cierto es que caer ante Francia, Alemania y Holanda, por muy amistosos que sean, es algo que resta confianza y credibilidad en los jugadores, ya que a buen seguro serán rivales directos en el objetivo de defender el trono europeo. Pero el problema es mucho más profundo que una simple mala racha de resultados.

En la clasificación para la Euro 2016 la Roja está bien posicionada, a solo 3 puntos de Eslovaquia, que aún tiene que visitar tierras hispanas. Y en muchos de estos partidos las dudas también han estado presentes.

La transición,  por muy tranquila que esté siendo y por más que haya jugadores de garantías, se está haciendo difícil, ya que se sigue echando en falta la lectura de Xavi, los balones en largo de Xabi Alonso y, sobre todo, los goles de Villa. Y es que a esta selección le está fallando lo más importante en el fútbol: la puntería.

La Roja llega al área rival, y lo hace fiel a su estilo de toque. Pero en esos metros finales es donde aparecen las imprecisiones del último pase o la timidez a la hora de disparar a portería.

Ante rivales que se arman bien en defensa, España, empeñada en el juego interior, no está sabiendo buscar alternativas. En muchas ocasiones terminan buscando a hombres como Silva o Pedro por arriba.

Como todo en la vida, las cosas se perciben en función del prisma con el que se mire. Hay quien dice que lo único que falta es rodaje y tiempo, para que las piezas nuevas que está incorporando Del Bosque encajen y la máquina vuelva a funcionar.

No obstante, parece que Del Bosque aún no tiene claro cuáles son muchas de esas piezas, al menos por lo visto en el baile de nombres que existe en cada convocatoria. El mensaje que se puede leer es el de que intenta premiar un trabajo y aprovechar el buen momento de esos futbolistas para sacar adelante los partidos, pero quizá tantos cambios y tan poco tiempo para encajar piezas en los entrenamientos esté influyendo demasiado en el rendimiento ofrecido en el verdadero baile de los partidos. Ya pasó con Diego Costa en Brasil, que acudió con muy poco rodaje al lado de sus compañeros.

Es cierto que el bloque fijo no ha cambiado tanto, y que quizás en el once de gala no haya más de 3 variaciones respecto al Mundial, pero también lo es que hay jugadores de ese bloque que no están dado su mejor nivel, y que el Mundial no fue precisamente un éxito.

Al final, el tiempo dará la razón a unos y callará a otros. Aunque queda más de un año, el tiempo que tienen los jugadores que representarán a España en Rusia para «conocerse y entenderse» no es tanto.

José Antonio Vega.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*