Análisis

El nuevo Hazard señala el destino belga

A Londres llegó un chico joven con ganas de descubrir el mundo. Procedente de un par de equipos belgas, comenzó su periplo elitista en el Lille, de donde el Chelsea FC de Di Matteo le rescató para auparle a las cotas más altas del balompié. Hoy es un jugador completo, pero, aún más, desencadenado gracias a la influencia de dos personas que le han otorgado el último ápice de conocimiento que le faltaba. Antonio Conte vislumbró en el chico mucho talento. Trató de mejorarle permitiéndole jugar con más libertad en el último tercio, pasando de ser un extremo puro que a veces podía hacer de mediapunta a un todoterreno que se movía por toda la zona ofensiva.

No le importaba por dónde. Aparecía por la banda izquierda y por la derecha, pero donde más cómodo comenzó a sentirse fue por el carril central. La llegada del técnico actual, Maurizio Sarri, ha conseguido la consecución completa de la perfección para el belga. Ahora, Hazard ha sacrificado parte de su habilidad para el regate con el objetivo de dinamizar la fluidez del juego de su equipo. Es un recurso que facilita la verticalidad del juego de posición que ha insertado Sarri en las filas ‘blues’. Sin embargo, el belga juega en la punta de lanza con movimientos constantes, filtrándose entre líneas para batir la zaga rival y apoyar así a sus compañeros en la fase ofensiva.

Un filón para Roberto Martínez

La transformación de Eden Hazard culminará con su actuación defendiendo a su combinado nacional. Ya en el pasado Mundial de Rusia fue uno de los mejores jugadores del torneo, con su equipo luchando en las semifinales ante Francia y quedando en el tercer puesto. Sin embargo, ahora aparece un nuevo panorama para los belgas. El nuevo juego de Hazard permitirá liberar a un, a veces, cohibido De Bruyne, quien muchas veces se encuentra con una defensa rocosa ante la que no puede hacer nada. Los movimientos entre líneas y la dirección del juego a través de Hazard permitirán a Kevin concentrarse en superar barreras con pases al espacio para los jugadores ofensivos.

Es aquí donde aparece la figura del máximo beneficiado, quizá. Romelu Lukaku podrá comprobar cómo el juego, gracias a Eden, se desatasca, pudiendo abarcar una mayor zona en el área rival sobre la que influir con su corpulencia. Además, el juego entre líneas de Hazard permitirá al delantero copar posiciones clave en busca del remate tras el último pase del mediapunta.

No hay que olvidar la predilección de Roberto Martínez por compactar las líneas de su equipo con una defensa de tres centrales y dos carrileros largos. Para que surta efecto el equilibrio entre la defensa y el ataque con este dibujo, trata de apoyar a los centrales con las coberturas de los mediocentros, que les ayudan en tareas tanto defensivas como ofensivas. Ahí donde puede ser clave uno de los roles que más está llevando a cabo Hazard en el Chelsea. El belga es muy propenso a retrasar su posición cuando su equipo tiene la posesión. De este modo, desciende su situación en el terreno de juego hasta la zona baja del mediocentro, permitiendo a los mediocentros -ya sean Witsel, Fellaini o Tielemans- liberar su posición fija y colocarse abiertos y por delante de la zaga.

En ese marco de espacio y tiempo definido, Eden Hazard recibe el balón de cara para, con agilidad, girarse y comenzar la jugada con una transición agresiva, generalmente haciendo circular el cuero hacia las bandas. Estas tendrán mucho recorrido gracias a la omnipresencia de Hazard, que hará las delicias de los carrileros cuando Eden ocupe la mediapunta y liberando de espacio las zonas externas del campo.

Sin duda, Roberto Martínez gana con la metamorfosis de Eden Hazard. El belga debe mucho a Conte y a su actual técnico, Sarri, pero es ya un jugador con una calidad y un liderazgo de los que pocos pueden presumir. En materia de asistente puede tener ya un notable alto, rozando el sobresaliente, pero si consigue mejorar su faceta goleadora, podríamos estar, sin lugar a dudas, ante uno de los cinco mejores jugadores del planeta. Bélgica tiene un nuevo destino del que enorgullecerse gracias al nuevo Hazard.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*