Noticias

En busca de la ‘empedrada’ gloria de Flandes

Llega el Tour de Flandes y analizamos quiénes serán los principales favoritos

En tiempos pasados la hegemonía de dos hombres, de dos figuras, de dos estrellas, marcaba cada primavera. La era de Tom Boonen y Fabian Cancellara encumbró a dos de los clasicómanos más grandes de la historia de este deporte. Y fue así porque hicieron fácil lo difícil, lo casi imposible: dominar y erigirse como únicos candidatos a la victoria en carreras tan abiertas e imprevisibles como las clásicas de pavé, en donde es imposible controlar, en donde es imposible llegar si saltas tarde, en donde las emboscadas no tienen solución. Ellos lo hicieron y marcaron una época dorada en el adoquín francobelga. Pero las cosas han cambiado.

Desde la última victoria de Fabian Cancellara, en 2015, el Tour de Flandes ha tenido cuatro ganadores diferentes en cuatro ediciones. Ello evidencia lo que antes resatábamos, la dificultad que tiene domar un caballo desbocado como son este tipo de carreras. Es por ello que, en la actualidad, la lista de favoritos y candidatos es muy numerosa. Desde Sagan, Van Avermaet, Gilbert, Terpstra, Naesen, Benoot, Lampaert, Stybar, Kristoff, Stuyven… y hasta veteranos de guerra como Vanmarcke o Lars Boom y las jóvenes promesas Van Aert y Van der Poel. Eso sí, solo uno se llevará la ‘empedrada’ gloria que se alcanza en la interminable recta final de Oudenaarde.

Y se alcanzará pero se va forjando en las adoquinadas rampas de cada muro flamenco. Un recorrido que se ha convertido en tradicional en las últimas ediciones, con tres pasos por el Viejo Kwaremont y una vuelta final decisiva con Koppenberg, Steekbendries, Taaienberg, Kruisberg, Oude Kwaremont y Paterberg para culminar en el llano final hacia Oudenaarde.

Y hablando de favoritos, ya hemos avanzado que la lista de candidatos es muy larga pero, ¿quién ha demostrado estar verdaderamente en forma para ganar este segundo Monumento del año? Eso sí, a la hora de la verdad, cuando se lance la salida en Amberes, de poco servirá lo hecho hasta ahora en carreras como la Omloop, Kuurne, E3 o A través de Flandes. Los contadores están a cero y deberán pelear desde el primer kilómetro.

Van Avermaet, ¿el gran favorito?

Si esto de las clásicas tuviera algo de lógica, Greg Van Avermaet (CCC Team) sería el gran favorito. Quizá sea el ciclista más inteligente del momento en este tipo de carreras. Sabe correr este tipo de pruebas, tiene muchísima experiencia y tiene templanza, una virtud sobre el pavé… aunque en ocasiones se convierte en un defecto. El esperar demasiado y correr siempre a la contra han provocado que su palmarés sea menor de lo que es en realidad. Y eso le ha pasado factura en su carrera.

De no ser por ese estilo más defensivo que tiene, sabedor de las opciones que ostenta en los kilómetros finales, se habría llevado un puñado de victorias en lo que llevamos de primavera porque, pese a no ganar, ha sido el hombre que mejor forma ha mostrado en los últimos dos meses. Corría con demasiada vigilancia y sin ayuda y eso ha sido clave para mal. Es lo que tiene ser ‘el capo’ De Ronde es la carrera que se le resiste y quizás sea por eso: porque Flandes, en la mayoría de ocasiones, necesita de una estrategia ofensiva. Contará con Michael Schar y los belgas Van Hoecke, Van Hooydonck y Van Keirsbulck –probablemente su último hombre- como gregarios.

La ‘manada de lobos’ de Quick Step

El bueno de Greg tendrá enfrente a la armada de Deceun… ¡Quick Step! Patrick Lefevere ha sabido reinventarse tras la retirada de Tom Boonen y diseñar un conjunto sin un líder claro; eso le permite jugar, como si de una partida de ajedrez fuera, y ser ofensivo con algunas piezas –como es el caso de Jungels este año o Gilbert en épocas pasadas- y más conservador con otras, como Stybar o Lampaert. Son como una mandada de lobos y entre todos se protegen.

Los cuatro tienen opciones de triunfar en Oudenaarde. De hecho, dos de ellos han sido protagonistas de la carreras anteriores: Stybar demarrando a base de potencia en la Omloop e imponiéndose en Harelbeke con un majestuoso sprint final, y Jungels quien, quizá aprovechando que es teóricamente ‘nuevo’ esto del pavé, se exhibió en Kuurne y a punto estuvo de culminar su cabalgada en E3 también con triunfo. El checo es, probablemente el hombre más en forma del momento junto a Van Avermaet mientras que al luxemburgués habrá que verle en el gran escenario de Flandes.

Por detrás, parece que Philipe Gilbert se está escondiendo. El belga apenas se ha mostrado activo, más allá de finalizar undécimo en Harelbeke. Un bagaje escaso tratándose de una figura como él. Eso sí, es un gran campeón y nunca olvidaremos, especialmente, aquel ataque en el segundo paso por el Kwaremont que le encumbró en la edición 2017. Con Philipe siempre hay que contar. Y por su parte, Lampaert puede ser la baza que Lefevere guarde en la retaguardia. Junto a ellos, tres grandes gregarios como Iljo Keisse, Tim Declercq y Florian Senechal, ganador, por cierto, de Le Samyn.

¿Qué pasa con Sagan?

No sabemos muy bien lo que ocurre con Peter Sagan. El ciclista eslovaco ha ido muy despacio en su preparación este año, sin presión por ganar. Se le ha visto muy tranquilo, con una apariencia alejada de su habitual hambre de triunfo. Quizá sea un cambio de estrategia en busca del doblete. ¿Por qué no ganar Flandes y Roubaix en el mismo año? Condiciones y cualidades tiene de sobra. Solo falta ver la forma en la que llega.

Y las sensaciones no han sido muy buenas. Se le ha visto cortado de los grupos principales en algunas clásicas –en Harelbeke fue por avería- y no ha estado peleando con los mejores. Tras ser cuarto en San Remo, no ha destacado ni en E3 ni en Gante, donde no pudo meterse en el numeroso grupo que se jugó el triunfo. Así pues, es, probablemente, la gran incógnita de la previa del Tour de Flandes.

Terpstra y su oportunidad en solitario

Pese a que no ha tenido un buen acercamiento a la cita estrella en Bélgica, Niki Terpstra es el vigente campeón del Tour de Flandes y, sin duda, será uno de los grandes candidatos este año. Eso sí, es un hombre que depende mucho de arrancadas en solitario y ya no tiene al Quick Step para aguantar por detrás ni para perseguir en momentos de apuro –se ha notado en carreras anteriores-. Ahora, en Direct Energie, prácticamente deberá ir en solitario a por su tercer Monumento. Anthony Turgis y Pim Ligthard le podrían echar una mano.

La hora de los que fueron promesa

Por su parte, Oliver Naesen, pese a que ya ostenta triunfos de nivel y prestigio, debe doctorarse en las grandes clásicas. Tiene cualidades de sobra para ser uno de los grandes campeones de la carrera aunque le faltan al menos un par de compañeros que le puedan ayudar en ciertos momentos de la carrera. Tampoco es un hombre dado a las exhibiciones lejanas, por lo que el no tener un equipo potente detrás le lastra mucho. Sin duda, llegando en un grupo, algo que no se da desde 2015, el ciclista de AG2R es uno de los máximos favoritos. Viene tras ser segundo en Milán-San Remo y tercero en Gent-Wevelgem. ¿Será finalmente su año?

Otro de los que prometía mucho y debe consolidarse es Tiejs Benoot. El ciclista de Lotto-Soudal llega en un gran estado de forma, tras ser quinto en A través de Flandes, posición que ya ocupó en De Ronde el año pasado. Otro que tiene unas cualidades perfectas para este tipo de carreras. Si bien posee algo menos de velocidad que Naesen, este sí que puede irse en solitario en los muros. Además, cuenta con una buena estructura detrás, con Tim Wellens y Jens Keukeleire como gregarios de lujo.

Y siguiendo con este perfil de ciclista, el que parece haber cortado su progresión en las clásicas de adoquín es Jasper Stuyven. Se decía que el ciclista de Trek iba a ser el nuevo Cancellara y, de momento, salvo por su exhibición en la Kuurne de 2016, no lo está demostrando. Más que un ‘pedrero’ se ha ido convirtiendo en velocista, logrando algunas victorias de nivel en ‘volatas’ de carreras por etapas. Quizá tenga un perfil más para Roubaix pero, junto a Mads Pedersen –segundo en 2018- intentará dar batalla a los grandes candidatos.

Clásicos, promesas y ‘veteranos de guerra’

Para rematar la lista de candidatos, hay que hablar de nombres habituales como Alexander Kristoff (UAE Emirates), aunque lejos de la forma que le llevó a exhibirse en 2015, el ‘eterno’ Sep Vanmarcke (EF Education First), otro clásico como Edvald Boasson Hagen (Dimension Data) o Ian Stannard (Team Sky) quien lidera la ‘triple apuesta’ de Sky con outsiders como Dylan Van Baarle o Gianni Moscon.

Y ojo, cómo olvidar a las dos grandes sensaciones de la temporada: Wout Van Aert (Jumbo-Visma) y Mathieu Van der Poel (Corendon Circus); habrá que ver si están preparados para competir de tú a tú en un Monumento ciclista tras sus grandes carreras en 2019.

Por citar a veteranos de guerra, lejos de sus mejores momentos, encontramos a Lars Boom (Roompot-Charles) o Stijn Devolder (Corendon Circus). Y cómo no, nuestro Iván García Cortina (Barhein-Merida) que cada día va a más como demostró en A través de Flandes y, en un futuro, podrá estar entre los candidatos a brillar sobre adoquines. Por último, resaltar otra de las grandes incógnitas de la carrera: ¿Estará Alejandro Valverde en disposición de pelear con los mejores? Lo veremos. Con nuestro campeón del mundo nunca está nada dicho.

Fuente de las fotos: CCC Team, Deceunink-Quick Step, @PeterSagan, Lotto-Soudal y Team Barhain-Merida.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*