De Gea
Noticias

España juega a la ruleta de los penaltis y cae

En el deporte muchas veces la historia está ahí, esperando a que alguien llegue y la cambie. Hasta el Real Madrid ningún equipo había ganado tres Champions consecutivas. Leo Messi fue el primer futbolista en conseguir cinco balones de Oro, cuatro de ellos consecutivos. Y antes de España ninguna selección consiguió alzarse con dos Eurocopas y un Mundial de manera consecutiva. A la Selección española le quedaba una asignatura pendiente, la de ganar a una selección anfitriona en un Mundial. Pero aunque la historia está para cambiarla, este domingo no ha podido ser. España ha caído en la tanda de penaltis, en uno de los peores partidos que se le recuerda, y ha sido eliminada del Mundial tras no poder vencer a Rusia.

Tras una irregular fase de grupos con muchas dudas en torno al equipo, a España le esperaba en octavos la anfitriona. Con dos victorias y una derrota en la fase previa, la selección rusa no tuvo excesivas complicaciones para llegar hasta este partido. Un partido en el que los de Stanislav Cherchesov aunque sabían que sería complicado vencer, no descartaban meter algún susto a la contra o a balón parado.

Aunque durante su fase de grupos se mostró irregular, en algunos momentos muy imprecisa y frágil, y se cuestionó la titularidad de algunos jugadores, España partía como favorita. Y así lo demostró durante unos primeros minutos en los que Rusia ni siquiera tocó el balón. Unos minutos en los que el partido se jugó en el área de Rusia y la posesión fue para los de Fernando Hierro.

Mientras tanto Rusia, esperaba replegada en su área una oportunidad con la que salir a la contra. Los de Cherchesov pudieron sorprender a España con un par de llegadas al área de De Gea que Jordi Alba evitó, y con un remate de Zhirkov que se marchó directamente fuera. Pero sus ocasiones fueron aisladas, llegaron con cuentagotas frente a una selección que era dueña del partido y del esférico.

En esta tónica, no tardó mucho en llegar el gol para España. Minuto once: jugada a balón parado que puso Asensio, Ramos trató de rematar en el segundo palo e Ignashevich marcó en propia puerta. Hasta entonces, España no había creado demasiado peligro pese a la posesión, pero en su primera jugada de peligro, gol.

Marcó, pero no por eso dejó el balón a su rival. A la media hora de juego las estadísticas eran claras: por los 237 pases que había completado España, Rusia había efectuado menos de 60. Pero no por eso la selección anfitriona tuvo menos ocasiones. Al contrario, tras el paso de los minutos Rusia se fue sintiendo más cómoda sobre el verde de Luzhniki y sus ocasiones se multiplicaron.

Golovin, el más activo en la escuadra rusa, creó la primera ocasión de peligro de su selección. Pasada la media hora de juego, el centrocampista ruso completaba su enésima llegada al campo de España. Pero esta vez su remate fue distinto, estuvo cerca de sorprender la meta de De Gea de no ser porque su centro se marchó fuera por muy poco. No fue el único, pues a este le siguieron sendos disparos de Mario Fernandes y Zobnin que defendieron los españoles para mantener el empate.

Rusia empata y España despierta

Pero tanto fue el cántaro a la fuente, que al final se terminó por romper. Apenas quedaban cinco minutos para el final de la primera mitad, ventaja en el marcador para España, y de repente el partido cambió. Piqué despejó el esférico con el brazo y el árbitro no lo dudó: penalti a favor de Rusia.

Quien tampoco lo dudó fue Dzyuba, que desde los once metros engañó a De Gea con su chut para volver a meter a Rusia en el partido. Metió a Rusia en el partido y despertó a España, que volvió a atacar buscando irse a los vestuarios con una ligera ventaja. La primera parte terminó con Diego Costa y  su primera oportunidad, una ocasión que de nuevo se marchó fuera. No fue el mejor escenario ni el mejor partido para el hispano-brasileño.

La segunda parte siguió por la senda que había terminado la primera. Las sensaciones en España no eran positivas, se veía a una selección muy atascada arriba y que tenía enormes dificultades para crear ocasiones. Aún así el segundo tiempo siguió siendo un monólogo para los de Fernando Hierro, que tenían a Isco como el jugador más activo. El malagueño fue una de las pocas chispas de color en un partido gris, con un certero disparo a Diego Costa España pudo haberse adelantado de nuevo en el marcador. Pero como dijimos antes, no fue el mejor partido para Costa.

No lo fue para Costa, ni para Jordi Alba, ni para Iago Aspas ni para Koke, ni para nadie. Ninguno pudo marcar el gol que clasificase a España para cuartos de final, y eso que todos tuvieron su oportunidad. Los unos rematando, los otros con arrancadas con las que trataron de sorprender a Akinfeev, pero fallaron en la definición en los últimos metros. España agotó sus opciones con un centro de Koke al que no llega nadie, el balón se marchó por encima de la portería de Akinfeev y con él la posibilidad de evitar la prórroga.

A una carta

El dominio seguía siendo aplastante y el partido pudo haber cambiado si alguna de las muchas ocasiones de las que dispuso hubiera entrado en las redes de Akinfeev. Iago Aspas, Iniesta y Rodrigo, y Piqué con un tiro de falta que llegó a las manos del guardameta ruso, tuvieron las ocasiones más claras del partido. También pudo haber cambiado si en el minuto 113, en una jugada de peligro el árbitro hubiera señalado penalti a favor de España tras el derribo de Sergio Ramos. Pero ni el árbitro pitó penalti ni España consiguió marcar. Tras dominar el partido de principio a fin, se lo iba a jugador a cara o cruz, a todo o nada desde el punto de penalti.

Y ahí, por primera vez en todo el partido Rusia dio muestras de que podía vencer y pasar a cuartos. Sobre todo después de que Akinfeev se parase el disparo de Koke, de que Cherishev anotase el penalti definitivo y de que Iago Aspas fallase, agotando las últimas esperanzas para España y dándoselas a Rusia.

 

Ficha técnica

España: De Gea, Nacho (Carvajal, 70), Piqué, Ramos, Alba, Busquets, Koke, Silva (Iniesta, 66′), Isco, Asensio (Rrodrigo, 103′) y Costa (Aspas, 79′)

Rusia: Akinfeev, Mario Fernandes, Ignashevich, Kutepov, Kudriashov, Zhirkov (Granat, 45′), Kuziaev (Erokhin, 97′), Zobnin, Golovin, Samedov (Cheryshev, 61′); y Dziuba (Smolov, 65′).

Goles: 1-0, Ignashevich, en propia puerta (11′); 1-1, Zyuba, de penalti, (40′).Penaltis: 1-0, Iniesta; 1-1, Smolov, 2-1, Piqué; 2-2, Ignashevic; Akinfeev para a Koke; 2-3, Golovin; 3-3, Ramos; 3-4, Cheryshev; Aspas, al poste

Árbitro: Bjorn Kuipers (Holanda). TA: Piqué (40′) / Kutepov (54′), Zobnin (71′)

Incidencias: Luzhniki Stadium, 78.011 espectadores

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*