Donald Byrne contra Bobby Fischer.
Reportajes

Fischer y la partida del siglo

Hace 60 años, el 17 de octubre de 1956, tuvo lugar la denominada ‘partida del siglo‘ del ajedrez. Fue en Nueva York, durante la celebración del torneo Rosenwald Memorial. Aquel día se sentaron, frente a frente, un ya consagrado ajedrecista como Donald Byrne y un prometedor Bobby Fischer que apenas contaba con 13 años.

Byrne llegaba como favorito, con una trayectoria que le avalaba como uno de los mejores ajedrecistas americanos, si no el mejor. Pero frente a él se encontraba un ambicioso Fischer, cuyos movimientos en aquel tablero le hicieron dejar de ser una promesa para convertirse en una realidad.

El joven Fischer captó la atención de todos al aprovechar un error de Byrne y sacrificar a la reina, un movimiento que finalmente le valió para forzar el jaque mate y derrotar a su oponente. La partida ha sido reproducida incluso a modo de cuadro por el artista Ugo Dossi.

Lo cierto es que ambos tuvieron una carrera brillante. Byrne ganó el Campeonato Abierto de Ajedrez de Estados Unidos en 1953, participó en varias Olimpiadas y en 1962 le fue otorgado el título vitalicio de Maestro Internacional.

Por su parte, el ascenso de Fischer fue meteórico, hasta llegar a ser considerado por muchos como uno de los mejores ajedrecistas de la historia. Tras esta victoria lograría imponerse en el Abierto de Estados Unidos de 1957, en ocho campeonatos de Estados Unidos y en el campeonato del mundo del 72 al 75. Fue precisamente en 1972 cuando Fischer se convirtió también en protagonista de otra de las denominadas ‘partida del siglo‘.

[bctt tweet=»Con solo 15 años, Fisher ya era Gran Maestro Internacional» username=»OlympoDeportivo»]

Reikiavik. Estados Unidos frente a la Unión Soviética, Fischer contra Boris Spassky en la etapa de la Guerra Fría. Era evidente que había algo más en juego que una partida de ajedrez. Fischer comenzó perdiendo las dos primeras, pero logró remontar y, tras 21 partidas, terminó proclamándose campeón del mundo, acabando, asimismo, con la supremacía soviética en el mundo del ajedrez.

Anteriormente, con solo 15 años, se convirtió en el jugador más joven en lograr el título de Gran Maestro Internacional, el más prestigioso, junto con el de campeón mundial.

Excéntrico y polémico, murió en 2008 en Islandia, país en el que se proclamó campeón del mundo frente a Spassky.

Rocío Bonachera Escribano

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*