Harry Kane
Reportajes

Harry Kane, un huracán goleador

Un fenómeno de la naturaleza llamado Harry Kane asusta a Europa gracias a su rendimiento durante este 2017. 59 goles le han servido para colocarse como máximo goleador del año natural. Al fondo, un Mundial que puede consagrarle como uno de los mejores delanteros del mundo.



En plena época de Cristiano Ronaldo y Leo Messi, parecía inalcanzable poder acabar con el monopolio que estos dos jugadores ejercían en el aspecto goleador. Ambos se disputaban desde 2009 el trono de rey del gol año tras año y nadie podía hacer nada para evitarlo. Hasta que ha llegado un fenómeno de la naturaleza devastador, un huracán procedente de las Islas Británicas que responde al nombre de Harry Kane. El delantero inglés ha arrasado con todos aquellos porteros y defensas rivales que se ha encontrado a su paso para convertirse en el máximo anotador de este 2017. Un año que le ha servido para situarse en el panorama futbolístico mundial como uno de los delanteros referentes en estos momentos. Ya está en el punto de mira de los clubes más grandes de Europa.

Una progresión de vértigo

Este huracán no hace mucho no era más que una simple racha de viento. Hace tan solo cuatro años, cuando Pochettino tomó las riendas del Tottenham, Kane venía de cuatro cesiones en equipos inferiores en los que apenas había destacado. Leyton Orient y Milwall, que militaban en la League One, Leicester City, que por aquel entonces se encontraba en la Championship, y Norwich fueron los clubes por los que pasó antes de volver a recalar en las filas de los Spurs. 65 partidos entre esos cuatro equipos y tan solo 16 goles. Números que no invitaban al optimismo y que hicieron que en su primera temporada como jugador de los Spurs fuera el tercer delantero para su entrenador por detrás de Adebayor y de Soldado.

No fue hasta el año siguiente cuando se hizo con la titularidad en su equipo tras ganarse el puesto con sus goles en competiciones europeas y en la Copa de la Liga. A partir de ahí, la progresión fue en aumento a un ritmo vertiginoso hasta llegar a convertirse en lo que es hoy en día, uno de los máximos goleadores del Tottenham y uno de los jugadores con más proyección de futuro del mundo.

Datos que asustan al mundo

Y tras todo aquello, llegó 2017. Un año en el que Harry Kane ha conseguido colarse en la historia de la Premier y del fútbol con unos datos que hacen presagiar que en pocos años será uno de los mejores nueves del mundo. Ha sido el jugador que más veces ha podido celebrar un gol desde el 1 de enero de 2017 hasta ahora, haciéndolo en 56 ocasiones entre las que se encuentran seis hat-tricks. Es el primer jugador desde que en 2009 lo hiciera Dzeko en superar a Cristiano y Messi como máximo artillero.

Y ese no ha sido el único récord histórico que Kane ha devorado. Es el futbolista que más tantos ha anotado en la Premier League con un total de 39, desde que Alan Shearer en 1995 se quedara en 37. Estadísticas impropias de alguien con 24 años y que dejan claro que va camino de romper todos los hitos. De momento ya son 96 goles los que Harry Kane lleva en la competición doméstica inglesa, y si el Tottenham consigue retenerlo el tiempo suficiente, no sería extraño que pudiera superar al propio Shearer como máximo goleador en la historia de la Premier League. El récord lo situó el ex del Newcastle en 260 goles. Una cifra más que factible para Kane si mantiene este nivel de forma.

Mucho más que un simple rematador

A pesar de que cuando se hable de Harry Kane la primera palabra en la que todos piensan es el gol, el inglés es mucho más que eso. Su apariencia de delantero centro nato que solo se dedica a rematar es provocada por su semblante serio y su figura fuerte y alta, pero solo son apariencias. Kane es capaz de venir a recibir a tres cuartos de campo para jugar con sus compañeros, así como dar un pase que deje solo a otro jugador delante del portero rival.



Sus 36 asistencias repartidas a lo largo de su carrera en el Tottenham lo avalan. Además, su altura le permite tener un gran juego de espaldas que le sirve para descargar los balones altos que le envían cuando el rival ejerce una presión adelantada. En el aspecto puramente atacante es un delantero con muchas y variadas cualidades. Tiene un disparo lejano impropio de un delantero rematador. Cada vez que ve un pequeño espacio desde fuera del área no se lo piensa, y lo mejor es que suelen ir dentro de la red.

No le importa además hacerlo con cualquiera de las piernas, pues maneja bien tanto la izquierda como la derecha. No son pocos los goles que ha marcado con su, en teoría, pierna menos buena como es la zurda. Y como no podía ser otra manera tratándose de un punta nato, también se defiende bien en el juego aéreo. Siete de estos 96 goles los ha marcado con la testa. A pesar no ser un cabeceador perfecto, esa envergadura le permite superar a los defensas rivales por arriba.

Un futuro prometedor

Lo mejor y más sorprendente de Kane es que todo esto lo ha conseguido con tan solo 24 años. Viendo el crecimiento que ha experimentado el jugador en poco tiempo, lo que está por venir puede ser una barbaridad. Si el inglés se lo propone va camino de romper todos los registros goleadores que se le pongan por delante. Algo que no pasa desapercibido para los grandes clubes europeos que a buen seguro ya tienen entre sus objetivos al delantero británico. Si está siendo capaz de hacer estos números en un equipo que no lucha por ganar campeonatos, lo que podría hacer en un club más grande solo puede imaginárselo el propio Harry Kane.

Aunque su prueba de fuego la tendrá en 2018. Es año de Mundial y no habrá mejor escaparate para consagrarse como uno de los grandes que hacerlo bien en el torneo más importante del deporte rey. En Inglaterra basan casi todas sus esperanzas en que la capacidad goleadora de Kane siga intratable. Tendrá la responsabilidad de cargar con toda la presión de un país histórico y será el encargado de echarse a su espalda a una selección tan importante en el fútbol como Inglaterra. Un reto que, si lo cumple con creces, podrá llevarlo a la cumbre futbolística.

Un análisis de Alejandro Martínez.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*