Opinión

Johan Cruyff y el pensamiento del balón

La artista holandesa Corry Ammeerlaan van Niekerk ha creado, para inmortalizar la figura de Johan Cruyff, una escultura que fue inaugurada en el Camp Nou ante la presencia de la plana mayor de la directiva azulgrana. Acudieron compañeros de su época como jugador del Barcelona, pupilos de su «Dream Team», familiares directos y representantes políticos catalanes.

El escritor John Carling prologó brillantemente el acto y abordó la figura de Johan elevándola a la categoría de perdurabilidad con mucho acierto. El diseño de la escultura en bronce, con un peso de unos 1500 kg y una altura de 3,5 metros, idealiza la figura de Cruyff a través de una imagen correspondiente a su etapa como capitán del primer equipo azulgrana.

Destaca el número ‘9’ que portó con la camiseta del Barça, pero fundamentalmente sobresale su brazo izquierdo. Ese brazo con el que da indicaciones y, posiblemente, señala a algún lugar indeterminado que, solo podía surgir de su genial cabeza para el fútbol.

Señalando el camino

En los últimos tiempos se ha discutido en demasía sobre su figura, en relación a lo que algún sector considera como un homenaje desproporcionado por parte del Barcelona; aduciendo que el club debe estar por encima de cualquier jugador.

Con toda seguridad en Ámsterdam y con la camiseta del Ajax, el por entonces 14 ‘ajacied’ ofreció sus mejores años como jugador, pero si el Camp Nou aspira o aspiró en algún momento en convertirse en uno de los templos del fútbol mundial, Cruyff, tiene que estar en bronce en el camino al Estadi.

En ese camino del juego, los más jóvenes descubrirán un pequeño escenario con el nombre también de Johan y el slogan «Els teis somnis somien en tu»Tus sueños sueñan en ti-. En un momento dado, cuando el tiempo devore los recuerdos, los niños preguntarán a sus padres por aquel tipo con nombre de estadio y cuerpo de bronce que señala a algún lugar. Sus padres, entonces, no tendrán otro remedio que responder que aquel es Johan y que, simplemente, ese ‘Dios’ señala el camino de un estilo de juego que es un sueño, la identidad del club.

«Salid y Disfrutad»

Llama poderosamente la atención otra circunstancia en la obra de la artista holandesa y es la ausencia del balón. Con toda seguridad, lo que ha intentado es plasmar la imponente personalidad de Johan, su conocimiento del Fútbol Total, esa vinculación al lema “Salid y Disfrutad”. Posiblemente también su capacidad como visionario, para ver y predecir acontecimientos futuros en el mundo del balón mucho antes de producirse.

Sea como fuere, Johan, aun en el lugar en el que pueda estar o se contemple a sí mismo, lo tenía ya todo previsto, puesto que su escultura se encuentra en la línea física y temporal que le separa tan solo unos pocos metros de otra leyenda como Ladislao Kubala, que en su caso sí que posee un balón.

El pensamiento del balón

Ese Cruyff inmortalizado en bronce, señala con su brazo izquierdo el balón que está a punto de golpear Kubala, y que, como no podía ser de otra manera siempre fue suyo; como pensó Valdano en una anécdota que protagonizó junto a él.

Y es que lo que perdurará de Johan no será solo su cambio de ritmo o su capacidad para ver el fútbol mucho antes que cualquier ser mortal. Cruyff poseía en su ser, desde que era niño, desde que comenzó a jugar y concebir el fútbol como una manera sencilla de ser de hacer feliz y disfrutar, el pensamiento del balón, un balón con pensamiento. Eso es lo que señala su brazo izquierdo, la de su estatua de bronce que no tiene balón pero señala el camino de las futuras generaciones. Las del balón con el pensamiento de Cruyff.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*