Jorge Martín
Reportajes

Jorge Martín: talento, esfuerzo y sacrificio

A veces, por muy complicados que parezcan los sueños, los planetas se alinean. Son ocasiones en las que la habilidad, la fortuna y el talento se combinan. Le sucedió por ejemplo a Jorge Martín, que el pasado fin de semana en Malasia se coronó como nuevo campeón del mundo de Moto3.

Para conseguirlo, el piloto madrileño necesitaba acabar primero y que Bezzecchi, su rival, terminase quinto. Y no lo tuvo fácil, aunque en la última vuelta se dio esta combinación que le hizo convertirse en el vigésimo español -y primer madrileño- con una corona mundialista en motociclismo.

Detrás de este título hay toda una vida de pasión hacia las motos. Se crió escuchando el rugido de los motores del Jarama, y de su padre heredó esta afición por el motociclismo. Fue este su primer instructor, y un parking el circuito donde dio sus primeras vueltas en moto.

Sin embargo, en más de una ocasión su carrera como piloto se ha llegado a ver pendiendo de un hilo. Además de lidiar con los rivales, tuvo que pelear por seguir compitiendo: “Yo vengo de una familia superhumilde, y conseguía las becas que daban por los resultados. He estado a punto de dejarlo muchas veces, pero a última hora llegaba alguna beca y continuaba. Llegaba otra y seguía un poco más”, reconoció antes de proclamarse campeón del mundo.

Desde Moto3 a por el título

Tras unos inicios plagados de éxitos en las categorías inferiores, en 2012 fue admitido en la Red Bull Rookies Cup. Torneo en el que alcanzó proyección internacional tras finalizar subcampeón, y ganar al año siguiente. Sus resultados le abrieron las puertas del Campeonato del Mundo de Moto3 con el equipo Mahindra Aspar, con el que compitió durante dos temporadas. Ahí logró sus primeros podios mundialistas, antes de dar el salto en 2017 con su fichaje por Gresini.

Al manilla de una Honda, el piloto madrileñofue una de las novedades más destacadas en Moto3. Al menos hasta que una caída le alejó de las pistas durante buena parte de la temporada. Momentos muy duros en los que reflexionó sobre su futuro: “Me rompí tibia, talón, muchos ligamentos, peroné… No podía ni andar, pero tras volver terminé con dos podios seguidos. La gente dice que recuperamos muy rápido, pero nos subimos a la moto con dolores que muchos no soportarían”. Superó las lesiones y volvió más fuerte que nunca, con la intención de alzarse con el título. Y a pesar de los errores y las lesiones, nada le ha impedido ser campeón.

Como diría Jorge Martín, en ocasiones los planetas se alinean y los sueños se cumplen. A veces el talento, la pasión, la fortuna y sobre todo el esfuerzo se combinan y sucede lo que se vio en Malasia, que surge un campeón del mundo: “No hago otra cosa que no sea prepararme para las motos. Cuando llegas al mundial te ocupa tanto tiempo que tienes que dejarlo todo por las motos. Antes de llegar a las carreras miro salidas, puntos de adelantamiento, estrategias, comparo con otros años. Hasta que no llegas al fin de semana y montas en la moto no lo sabes, pero es mejor llegar preparado”.

Tras un final de temporada para enmarcar, el año que viene afrontará un nuevo reto en su carrera. Sus resultados y su evolución esta temporada han llamado la atención de Red Bull KTM, que finalmente ha decidido apostar por él para reemplazar a Miguel Oliveira en Moto2. Jorge Martín debutará en la segunda categoría del Mundial. Como siempre con trabajo, pensando en seguir ganando y con la vista puesta en MotoGP.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*