Noticias

La corta memoria del aficionado español

Este jueves saltaba la noticia: Jorge Lorenzo se retira. No era oficial pero muy pronto todos los medios, incluidas las agencias, comenzaron a haceres eco de la noticia. La convocatoria a una rueda de prensa por parte del piloto, con la compañía de Carmelo Ezpeleta (CEO de Dorna), había disparado todas las alarmas.

Para los que somos asiduos a las redes sociales la noticia tardó apenas minutos en bombardearnos. Y no sólo ella, tampoco se hicieron esperar los comentarios y reacciones de unos y otros, tal y como ya ocurrió hace más de un año cuando fue otro español, Dani Pedrosa, el que decidió poner fin a su carrera profesional como piloto.

Si bien es cierto que muchos eran de incrédulos, de fans apenados o de aficionados recordando grandes momentos de la carrera del balear, tampoco faltaban los comentarios de aquellos que denomino como “aficionados patrios con pérdidas graves de memoria”.

Son esos que el año pasado parecían no recordar que un ‘samurái’, de la mano de Repsol, devolvió la ilusión al motociclismo español ganando tres campeonatos (uno en 125 cc y otros dos en 250 cc) o que este año tampoco parecen recordar que están hablando de un ‘espartano’ con cinco títulos mundiales, tres de ellos en la categoría reina.

Muchos otros países quisieran tener unos deportistas así. Que les pregunten a los británicos o a los norteamericanos, que están deseando volver a sus épocas doradas sobre dos ruedas. O incluso a los italianos, que vivieron recientemente la época estelar de Rossi y ahora se ven ensombrecidos por un Marc Márquez que continúa intratable.

El deporte es injusto, en ese sentido, con los profesionales. Chavales jóvenes, aún niños, entregan todo (su tranquilidad, sus estudios, su tiempo de ocio y, en muchos casos, inclusos sus ahorros familiares) a una una forma de vida que les exige crecer pronto para luego acabar recibiendo como recompensa la corta memoria del aficionado. Llega otra estrella y muchos se empeñan en apagar a las demás, en vez de disfrutar del firmamento al completo. Pasa en el fútbol, en el baloncesto, en el motociclismo; en cualquier disciplina. Más aún en deportes minoritarios.

Y es que no todos pueden ser un Rafa Nadal, que lleva muchas temporadas jugándose la corona frente a un suizo y un serbio, o el ya mencionado Márquez, que parece haber logrado el pack completo para arrasar en MotoGP desde su llegada (salvo en 2015, año en que ganó, precisamente, Lorenzo).

Existen otros que llegan en momentos equivocados, que no caen tan simpáticos o que no tienen buena prensa (no olvidemos que los medios a veces hacemos daño) o que, a pesar de haberlo logrado todo, sus éxitos siguen sin convencer al público general. Por lo que sea. Pero nadie debe olvidar que esos logros los llevarán siempre con ellos.

Por eso yo hoy quiero dar las gracias a todos esos deportistas, a Dani Pedrosa y, sobre todo, a Jorge Lorenzo que es el protagonista de hoy, porque vosotros habéis llevado el deporte español, y el motociclismo en particular, a otra dimensión. Nunca os podremos ni agradecer ni compensar lo suficiente.

A nivel personal, aunque no venga al caso, también tengo que dar las gracias a los dos últimos. Es más que probable que yo no me hubiese dedicado a lo que me dedico si ellos no hubiesen aparecido, multiplicando mi pasión por las motos. Dani, Jorge, mis éxitos también son vuestros, aunque no sean nada comparado con el palmarés de dos campeones del mundo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*