Liga 2014/15
Noticias

La Liga 2014/15, en resumen

La Liga 2014/15 cerró el telón la noche del pasado sábado en el Santiago Bernabéu, cuando el colegiado del intrascendente duelo que enfrentaba al Real Madrid con el Getafe señalaba el túnel de vestuarios. Horas antes, la emoción se apoderó de múltiples estadios y hogares del territorio español, con una apasionante jornada en la que una decena de equipos estaban involucrados en alguna batalla.

Finalmente, las sonrisas fueron a parar a La Coruña, Granada, Valencia y Bilbao, mientras que las lágrimas invadieron Eibar y Almería. El milagroso empate del Dépor en el Camp Nou (2-2) destrozó las esperanzas de Ipurúa, que iba a ser testigo de una victoria que llegaba tan tarde que se convertiría en inútil.

Junto a las lágrimas del Eibar, las de la Unión Deportiva Almería, que contrastó con la alegría que Paco Alcácer otorgó a la hinchada valencianista con el definitivo 2-3 que daba la vuelta al marcador y metía a los suyos en puestos de Liga de Campeones. Ese tanto, por su parte, también hizo inútil la victoria del Sevilla en La Rosaleda (2-3). Los de Emery serán los primeros en toda la historia de la Liga que no accederán a la Champions con 76 puntos en su casillero. No obstante, de ganar el miércoles la final de la Europa League en Varsovia, obtendrían su premio y colocarían al fútbol español en la privilegiada posición que le daría tener 5 clubes en la máxima competición continental.

Los que sí estarán seguro en la Europa League la próxima campaña serán Villarreal y Athletic. El cuadro bilbaíno selló su presencia precisamente ante el cuadro castellonense, con una contundente goleada en San Mamés que dejaba sin opciones a Málaga y Espanyol.

Una liga azulgrana

Un año después del milagro que obró el Atlético de Madrid en el Camp Nou, ganando la Liga y rompiendo la hegemonía de los dos gigantes de nuestro balompié, el FC Barcelona decidió devolver la moneda (ganando el campeonato en el Calderón) y de paso devolver también el orden natural de las cosas, si nos atenemos a presupuesto y potencial. Esta vez, el cuadro culé -aunque tuvo sus altibajos- fue el más regular, y posiblemente el justo vencedor -pese a la resistencia de un Real Madrid que suma su tercer año en blanco en el torneo liguero-.

La competitividad del equipo de Ancelotti también se refleja en las estadísticas. Si bien los barcelonistas ostentan el mérito de ser el equipo menos goleado, los merengues han sido los que más tantos han marcado (118), teniendo entre sus filas al Pichichi de la competición: Cristiano Ronaldo.

Con menos goles pero mucho más repartidos acabó el Barça, que hizo de su tridente Messi-Suárez-Neymar una mina de oro. Además, las rotaciones de Luis Enrique de medio campo hacia atrás ayudaron a que todo el plantel estuviese enchufados. Así, hombres como Mathieu o Xavi, que recibió una emotiva despedida, se sintieron importantes pese a no partir con el peto de titulares.

La Champions más cara 

A pesar de que Barça y Madrid acaparen generalmente todos los focos, el nivel de la liga española sigue creciendo, y muestra de ello son los números que en Europa realizan los clubes españoles. En esta ocasión, el Valencia de Nuno logró una sufrida cuarta plaza que le da acceso a la previa de Champions. Tan sufrida, que tuvo que esperar hasta el último segundo para certificar su billete. Y es que el Sevilla de Unai Emery no se lo puso nada fácil. Los andaluces, que aún tienen abierta otra vía, se quedaron a las puertas de acceder a la Champions más cara de la historia de la Liga.

Por su parte, el Atlético de Madrid selló su tercera plaza también en la última jornada, otorgándole la razón a Diego Pablo Cholo Simeone, quien desde un primer momento citaba como rivales directos a Valencia y Sevilla. El equipo colchonero demostró ser un equipo sólido, tanto en liga como en Europa, donde volvieron a retar a los más grandes del continente.

Tras estos tres completos equipos encontramos los caminos dispares de Villarreal y Athletic. Los castellonenses acabaron la primera vuelta luchando por la cuarta plaza y terminaron el campeonato agradeciendo que no hubiese más jornadas que pusieran en peligro la sexta plaza que tanto había amenazado un Málaga que finalmente se quedó sin premio pese a la buena temporada realizada.

De los traspiés que tuvo el cuadro de Javi Gracia se aprovechó un Athletic Club que se repuso, tarde pero a tiempo, de las heridas de Europa.

El descalabro ‘armero’

Cuando la Navidad decoraba los hogares españoles, ni si quiera el más pesimista de Eibar pensaba que su equipo acabaría descendiendo a Segunda un año después de haber logrado su primer ascenso. Con una primera vuelta que invitaba más a soñar con la Europa League que con mirar hacia los puestos de descenso, el equipo vasco se desinfló de tal manera que cuajó una de las peores segundas vueltas que se recuerdan en la Liga. Y tanto fue el cántaro a la fuente que terminó por romperse, en beneficio del Dépor y del Granada, dos equipos que vivieron en una inestabilidad constante durante todo el campeonato y por el que muy pocos apostaban.

Almería y Córdoba serán los acompañantes del Eibar en su regreso a la Liga Adelante. Precisamente el cuadro cordobesista también había acompañado a los de Ipurúa en el ascenso, pero en este caso la mala planificación deportiva les convirtió en cadáver mucho antes de lo esperado.

En tierra de nadie

Acabar en la zona templada de la tabla supone una satisfacción inmensa en algunos conjuntos y muchas caras largas en otros.  Este año, esos ejemplos los encontramos en Vallecas -donde Paco Jémez ha vuelto a hacer encaje de bolillos con una plantilla renovada- y en San Sebastián -con una Real Sociedad a la que Europa le volvió a pasar factura-.

En última instancia, también cabe destacar la magnifica labor de entrenadores como Fran Escribá y como Lucas Alcaraz, que con pocos recursos han llevado a Elche y Levante a estar tranquilos en la última jornada de la competición.

*CLASIFICACIÓN

¡Enriquece el contenido con tus comentarios!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*