Análisis

La montaña rusa de las Naciones

Nadie supo a qué venía el cuento de una nueva competición. La UEFA se encargó de materializarla y así se forjó la historia internacional que hoy toca analizar. La Nations League agrupa a 55 combinados nacionales para disputar una serie de partidos con el objetivo de organizar varios grupos. Son 16 los conjuntos que se han organizado durante los últimos dos meses, con el fin de abandonar el obsoleto formato de la ventana internacional.

Atrás quedan ya los amistosos descafeinados entre selecciones de nivel muy alejado gracias. Esta novedosa competición ha dejado ya innumerables actos de sorpresa y trabajo en cuestiones futbolísticas.

No tan favoritas

Selecciones como España, Croacia, Francia, Alemania o Bélgica han sido las decepciones más impactantes de la primera fase del torneo. Quedarán en la memoria encuentros memorables de los que tomaron parte, aunque no en beneficio propio. Aquel Inglaterra 1-2 España de la primera jornada parecía ser definitorio con el horizonte fijado, pero no fue así para los hispanos. La goleada española ante Croacia (6-0) en la segunda jornada de la Liga de las Naciones aparentaba un camino casi completado para los de Luis Enrique, aunque acabaran quedando en tierra de nadie. El 2-3 ante Inglaterra acabó con la ambición de la selección española, que vio cómo su nuevo proyecto se teñía de negro.

Incluso, en el caso de Bélgica, no pudo clasificarse para la Final Four a pesar de derrotar por 2-1 al líder final, Suiza. Estos derrotaron a Islandia en la primera jornada por 6-0. Dos meses después, volvieron a enfrentarse a los belgas, a quienes vapulearon colocando un 5-2 abrumador en el marcador.

Ni siquiera fue positivo para Francia el 2-1 inicial ante Holanda para la clasificación final, teniendo que reseñar la derrota de Alemania por 3-0 ante el combinado naranja. Volvieron a ganar los holandeses a los franceses, y certificaron su clasificación con el 2-2 ante Alemania en la última jornada.

Un reparto inesperado de posiciones

Selecciones como Portugal, Suiza, Holanda, Bosnia, Dinamarca o Rumanía han sorprendido para bien durante el desarrollo de la competición. Solo los lusos han cumplido con sus previsiones, finalizando la fase de grupos como la única invicta de su división.

Además, teniendo en cuenta que cada liga se rige por unos niveles diferentes de exigencia, todos han respondido con una nota sobresaliente. En la otra cara de la moneda, conjuntos como Bélgica, España, Croacia, Alemania, Francia, Rusia o Turquía han roto los anhelos de sus seguidores. Actuaciones nada convincentes y con un juego algo desfasado en concretos momentos del torneo han provocado la desilusión de toda la afición.

A Francia se le escapó la clasificación en el último momento. — UEFA

Las clasificadas para la Final Four son las grandes destacadas. Sorprendiendo a propios y a extraños, jugarán por el trofeo Portugal, Suiza, Holanda e Inglaterra. A la Liga B descienden Alemania Croacia, Islandia y Polonia; mientras, ascienden a la primera división Ucrania, Suecia, Bosnia y Dinamarca.

Entre la Liga B y la C, intercambian posiciones Eslovaquia, Turquía, Irlanda del Norte y República de Irlanda, que descienden; a la vez que consiguen subir el escalón Escocia, Finlandia, Noruega y Serbia. A la última categoría arriban Albania, Estonia, Eslovenia y Lituania. Por último, son Georgia, Bielorrusia, Kosovo y Macedonia las que han logrado abandonar el pozo postrero del torneo.

A por la plaza europea de 2020

El premio ansiado por todos es la clasificación directa a la Eurocopa de 2020. Para ello, los cuatro líderes de sus respectivos grupos en la Liga A deberán enfrentarse entre sí en la famosa Final Four. Constará de dos semifinales y una final, todas a partido único. Portugal, Suiza, Inglaterra y Holanda tomarán parte de un sorteo que tendrá lugar el próximo 3 de diciembre. Al azar, se elegirán los cruces de enfrentamiento entre las cuatro selecciones, así como la sede escogida por el Comité Ejecutivo de la UEFA, tal y como especifica el reglamento del organismo creador del torneo de la Nations League, que será Portugal.

Esta fase final se disputará entre el 5 y el 9 de junio de 2019, ya en época cercana a la pretemporada. Aquel que logre alzarse con el trofeo de la Nations League podrá respirar y verse como el primer clasificado para la Eurocopa del año posterior. El resto de las selecciones deberán esperar al 18 de marzo del mismo año, fecha en la cual comenzará la clasificación para el torneo internacional.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*