Noticias

Las semifinales aún son una opción para los Hispanos (36-24)

Los Hispanos han demostrado que su nivel es extremadamente alto. Tras vencer por 36-24 a la selección carioca, los de Jordi Ribera mantienen viva la opción de lograr una plaza para las semifinales del Mundial. A pesar de comenzar con una igualdad reseñable, los Hispanos tenían claro qué guion querían acometer en el encuentro.

Tras plantarse el empate a dos en el electrónico, los de Jordi Ribera dieron un par de pasos hacia adelante. Dirigidos por unos excelso Ferrán Solé y Joan Cañellas, el ataque de los Hispanos arrollaba a los brasileños, que veían cómo su rival se distanciaba enormemente en el marcador. En parte, los pivotes facilitaron a los españoles el trabajo ante la meta de Tercariol, que veía cómo también las transiciones contrarias dinamitaban su propia estructura defensiva. El poder asistente de Cañellas y la efectividad de Solé permitieron a los de Ribera mantenerse muy sólidos, aferrando el 10-4 que asustaba a Brasil.

Sin embargo, una serie de errores ofensivos por parte de los Hispanos permitieron a Brasil soñar con la remontada. Poco a poco, los cariocas recortaban distancia con transiciones tras robo o recuperación muy veloces. Lograron estar a solo cuatro goles (14-10) de desventaja, pero ahí apareció Aginagalde para horrorizar a los rivales con su especial juego en el pivote. Fijando al central por detrás, los Hispanos tenían en él una posibilidad permanente de amenaza, habilitando también a los extremos gracias a la descolocación de la defensa rival. Así, lograron alcanzar el descanso con una ventaja de siete goles (19-13), demostrando que el deseo de los de Ribera era el de ganar sobre todas las cosas.

Los españoles no estaban dispuestos a ver cómo se les escapaba la victoria. Por ello, saltaron al parqué con las ideas meridianas. Con la intención de fijar a Aginagalde y anularle por completo, los cariocas remarcaron su estrategia defensiva sobre el pivote. Así, Cañellas vio su oportunidad para brillar y hacer brillar al resto. Junto con Ariño, Joan se permitió convertirse en el director de la orquesta española, aumentando la renta hasta el máximo de la tarde, con diez goles sobre los brasileños (25-15). Aun así, despertaba Langaro para lanzar a los suyos, aumentando las opciones de remontar para los brasileños. No obstante, Ariño se encontraba muy entonado, y no quería que la renta se recortara en demasía. Con cuatro goles en la segunda mitad, conseguía que los cariocas se mantuvieran más alejados en el marcador.

Poco a poco, los minutos pasaban con la victoria española cada vez más presente. Los cariocas atacaban con la portería vacía, lanzando a sus seis jugadores de campo contra la portería de Pérez de Vargas. No obstante, el propio Gonzalo se encargó de sacar de quicio a los contrarios. Con doce intervenciones bajo sus palos, el español logró mantener a los suyos muy por encima de los brasileños. Además, los errores de ciertos jugadores cariocas hicieron las delicias de los Hispanos.

Volvían a estar los de Ribera diez goles por encima de Brasil (34-24), restando poco menos de cuatro minutos para el final del encuentro. Los de Washington Silva comenzaban a tirar la toalla, mientras España continuaba aumentando la renta del partido. Primero Goñi y, después, Guardiola, aumentaron la diferencia a doce goles, mandando un claro aviso a los rivales de todo el torneo. Con contundencia, los de Ribera dieron un duro golpe sobre la mesa mundial. A pesar de caer ante Croacia, los Hispanos demostraron que su potencial ofensivo y defensivo ha logrado su máximo nivel. Con esta victoria se aferran a la tercera plaza de la segunda fase del Campeonato del Mundo, buscando una plaza en las semifinales que se antoja algo complicada.

Ficha técnica

España: Pérez de Vargas (-); Solé (6), Álex Dujshebaev (2), Raúl Entrerríos (2), Cañellas (5), Ángel Fernández (2), Aginagalde (2), Corrales (-), Gurbindo (-), Sarmiento (1), Morros (-), Aleix Gómez (3), Ariño (6), Gedeón Guardiola (3), Figueras (-) y Iosu Goñi (2).

Brasil: Almeida (-); Chiuffa (2), Toledo (1), Henrique Teixeira (1), Langaro (4), Borges (1) y Pozzer (2), Tercariol (1), Valadao (1), Thiagus Petrus (3), Vinicius Teixeira (-), Novais (-), Ponciano (-), Nantes (3), Hackbarth (2) y Rodrigues (4).

Marcador cada cinco minutos: 4-2, 6-2, 10-4, 12-7, 15-10, 19-13 (descanso), 22-14, 24-15, 27-19, 30-22, 33-24, 36-24 (final).

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*