Noticias

Los Hispanos quieren ser los reyes del Mundial

Los Hispanos comienzan una nueva andadura. Entre Alemania y Dinamarca, los de Jordi Ribera están convencidos de que 2019 será su año. Desean coronarse como el mejor combinado nacional del planeta, y han trabajado muy duro para lograrlo.

Con el oro en el campeonato europeo de 2018 aún reciente, España quiere aumentar su palmarés con el que sería su tercer Campeonato del Mundo. Este jueves comienza un torneo en el que los españoles combatirán con contundencia ante rivales muy duros. Francia, Alemania, Croacia o Suecia serán algunos de los que complicarán el trayecto de la vigente campeona de Europa.

En busca de la gloria eterna

En 2018, Jordi Ribera consiguió uno de los mejores logros del deporte español. Sus Hispanos lograban proclamarse campeones de Europa por primera vez en la Historia. Un magnífico Ferrán Solé, con 36 dianas convertidas, permitió a los españoles vencer a Francia en la semifinal. Así, se plantaron en la final del torneo, que vencieron con todos los honores ante Suecia, por 29-23.

Ahora les toca el turno de unir este triunfo con el del Mundial de Alemania y Dinamarca. Aun así, no sería el primer Campeonato del Mundo en el que lograsen la medalla de oro. En 2005, los Hispanos lograron su primer metal dorado, batiendo a la todopoderosa Croacia en la final. Posteriormente, en 2013, consiguieron hacerse con el segundo oro mundial de su historia. Ahora, quieren hacer historia concatenando su primer Europeo con una Copa del Mundo.

Para ello, Ribera dotará a los suyos de un esquema variado pero muy inteligente. Como siempre, su juego se basará en la fluidez ofensiva, siendo pacientes pero muy ágiles a la hora de internarse en el área rival. Será fundamental la contundencia de Julen Aguinagalde, mítico Hispano que pelea como nadie y mantiene sólida la estructura del equipo. Entrerríos también hará valer el potencial ofensivo de la selección, aportando dinamismo a la circulación del balón.

También Morros y Guardiola facilitarán el equilibrio de las fuerzas, organizando la zaga como un bloque compacto difícil de superar. Asimismo, la inteligencia de jugadores como Dujshebaev o Gurbindo facilitarán la intención de conducir con sangre fría el esférico.

Mucho gallo para tan poco corral

España se estrenará el viernes ante Baréin, el viernes. Aparentemente es el combinado más limitado del Grupo B, en el que se encuentran los Hispanos. A continuación, y en los posteriores seis días, deberán pugnar ante Islandia, Japón, Macedonia y Croacia, la otra favorita del grupo.

Así, los de Jordi Ribera deberán pelear con dureza ante conjuntos de un nivel equilibrado, pero que complicarán las cosas a los españoles con juego duro, intenso y competente. En caso de avanzar a la siguiente ronda, España vería cómo sus rivales crecerían de nivel. Los tres mejores de cada grupo formarían dos nuevos grupos, de los cuales los dos primeros accederían a las semifinales.

Para lograr acceder a la final del Campeonato del Mundo, los de Ribera deberán disputar sus partidos ante selecciones del calibre de Francia -vigente campeona del Mundo- o Alemania, una auténtica potencia del balonmano. Gensheimer, Wiencek y Groetzki serían rivales muy complicados de enfrentar para España, sumando más de mil goles materializados entre los tres con la elástica germana. Otro que hará las delicias de los suyos será el tercer mejor jugador mundial del año, Andreas Wolff. El joven es uno de los mejores talentos del planeta en este deporte, y su capacidad como guardameta le mantiene como un muro bajo los palos.

Francia también cuenta con importantes puntales, aunque probablemente no podrá contar con Karabatic, quien suma, él solo, más de mil dianas convertidas. El galo lleva tres años siendo el mejor jugador del mundo, reconocido por la IHF como tal. Todo rival que se enfrente a él deberá tener mucho cuidado, algo que los de Jordi Ribera conocen. También Luc Abalo y Michaël Guigou pondrían las cosas complicadas a los Hispanos.

La calidad de Duvnjak, en Croacia; del argentino Gonzalo Carou, o del sueco Källman será un aliciente para demostrar la valía de los españoles, que deberán disputar cada partido con una inteligencia fundamental.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*