Warriors
Análisis

Los Warriors chocan con la ‘realidad’ en el inicio de temporada

  • El conjunto californiano afronta su momento más complicado desde la llegada de Steve Kerr.

“Esto es la NBA real. Hemos estado soñando durante los últimos 4 años y medio, pero ahora afrontamos la adversidad real y debemos encontrar la manera de salir de aquí por nosotros mismos”. Así de claro y transparente ha sido Steve Kerr a la hora de analizar el mal momento que viven ahora mismo los Warriors.

Dicen que el primer paso para resolver un problema es reconocerlo. Y en Golden State ya han superado esta pantalla. «Estamos jodidos a nivel mental y a nivel físico. Debemos recuperar la energía y no tengo dudas de que lo vamos a hacer. La temporada es muy larga y simplemente estamos pasando por una mala racha”, reconocía el propio Kerr en la previa de su última derrota frente a los San Antonio Spurs.

Y es que los Warriors están en problemas. Los de la bahía de Oakland acumulan 3 derrotas consecutivas y 5 en los últimos 7 partidos, números alarmantes para un equipo que ha sido algo así como la Capilla Sixtina del baloncesto en los últimos años. A todo esto hay que sumarle el encontronazo dialéctico que mantuvieron Kevin Durant y Draymond Green sobre el parqué del Staples Center, en la derrota contra los Clippers, y lo que sucedió después en el vestuario, que terminó con Green siendo suspendido un partido por la propia franquicia de California.

Pero… ¿qué le pasa a los Warriors? Es lo que se pregunta en estos momentos toda la liga. Resulta imposible emitir un veredicto claro, pero sí que existen algunos indicios que ayudan a comprender el porqué de este bache por el que están pasando los hombres de Steve Kerr.

Problemas en el triple

Para empezar, y aunque parezca una broma, a los Warriors les está costando anotar desde el triple. En los últimos 3 partidos (todos sin Stephen Curry), los de Golden State han firmado un pírrico 18/77 desde la larga distancia para un porcentaje del 23%. En cambio, su efectividad desde más allá del 7,25 durante la temporada es la mejor de la liga, con un 39%.

Además, este dato demuestra ser muy importante a la hora de definir el éxito de los de Steve Kerr esta campaña, pues en las victorias el equipo de Oakland promedia un excelente 44% en triples, mientras que en las derrotas su porcentaje se limita a un 28%.

Y es que auténticos puntales del equipo como Draymond Green o Klay Thompson están firmando un inicio de campaña complicado desde la larga distancia. El enérgico pívot está firmando un preocupante 22% desde el perímetro. Pero sin duda lo más sorprendente es el 32% de acierto que está firmando Thompson, un auténtico especialista en la materia y que, sin ir más lejos, esta misma temporada batió el récord absoluto de triples anotados en un partido, con los 14 que les endosó a los Bulls el 29 de octubre.

La baja de Curry

Otro punto a prestar atención en la mala racha de los Warriors es cómo ha afectado al equipo la baja de Stephen Curry. Antes de que el base sufriera la lesión en la ingle que le está apartando de la pista estos últimos días, Golden State tenía un récord de 10 victorias y sólo 1 derrota.

A partir de la dolencia, los de Steve Kerr han caído en 5 de los 7 encuentros disputados, incluyendo el choque contra los Bucks en los que el doble MVP de la NBA se tuvo que retirar de la pista.

Sin Curry en pista, los Warriors atacan y defienden peor. De hecho, el equipo de la bahía pasa de tener un net rating (diferencia entre la eficiencia ofensiva y defensiva de un equipo) de 6 positivo, a uno de -6,5. Además, los de Steve Kerr juegan más lento, reduciendo sus 101 posesiones por partido a 97 y pierden el espectacular 49% en triples que promedia esta temporada el base.

Futuro incierto

Para acabar de complicar más la situación, los Warriors están a punto de vivir un verano clave en lo que respecta a su plantilla. Dos de sus cinco All Stars acaban contrato, en este caso DeMarcus Cousins y Klay Thompson, mientras que Kevin Durant tiene la capacidad de romper el suyo y salir al mercado de agentes libres.

De hecho, todas las informaciones surgidas después de la pelea entre Green y Durant señala que el motivo de la misma podría derivar de esta circunstancia. Desde los Estados Unidos, cada día que pasa se especula más sobre la posibilidad que el MVP de las últimas 2 finales de la NBA esté planteándose la posibilidad de dejar Oakland para marcharse a emprender un nuevo reto, o como máxima estrella en Nueva York o como compañero de LeBron James en Los Ángeles.

En ambos casos, Durant firmaría un contrato estratosférico, que le colocaría directamente en el podio de los mejores pagados de la historia de la liga. En este sentido, Draymond Green se pronunció respecto a la situación contractual de Durant tras su pelea: “Lo que Kevin decida, le apoyo al 100%. Y pase lo que pase, hemos vivido unos años increíbles juntos”, afirmó el pívot ante la prensa.

En cambio, la situación con Thompson parece más tranquila. “Me gustaría jugar en los Warriors toda mi carrera”, aseguró el escolta en una entrevista en el San Jose Mercury News. Ahora bien, el jugador originario de Los Ángeles no tiene planeado perdonar ni un céntimo a los Warriors, por lo que la franquicia californiana deberá rascarse el bolsillo y ofrecerle un contrato máximo si quiere asegurarse la continuidad de su tirador.

Este hecho dificultaría el encaje económico de los contratos de jugadores como Stephen Curry (40,231,758$ garantizados la 2019-20), Draymond Green (18,539,130$ firmados en 2019-20), André Iguodala (17,185,185$ en 2019-20) y Kevin Durant, que tiene la opción unilateral de continuar por 31,500,000$ o también podría volver a firmar por los Warriors tras renegociar como agente libre su contrato. Sin hablar ya de las posibles cifras que pedirá un DeMarcus Cousins ya totalmente recuperado para seguir en el conjunto de la bahía el próximo verano.

Recordemos que la NBA tiene previsto ampliar el tope salarial de los equipos para la temporada 2019-2020 hasta los 109 millones de dólares. Por lo que sumando los contratos garantizados de Curry, Green e Iguodala, los Warriors ya tendrían comprometida el 68% de la masa salarial disponible.

Veremos finalmente lo que sucede en el futuro con estos Warriors históricos, como salen de la actual crisis y, si tras esta campaña, el GM de los de Oakland, Bob Myers, vuelve a sorprender a todo el mundo con un nuevo truco de magia para lograr mantener todas las piezas de este maravilloso puzle, que lleva 4 años haciendo vibrar a los aficionados al baloncesto.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*