Noticias

Nitto ATP Finals: Federer no quiere otro ‘maestro’

  • El suizo, seis veces campeón, no quiere que Djokovic iguale su registro. Zverev, la gran alternativa. Tres sacadores y dos ‘tapados’ completan un elenco en el que destaca la ausencia de Nadal.

Dos grupos, cinco envites, un buen botín (de puntos y dinero) y un único vencedor. La última cita del circuito arranca este domingo en su ya habitual sede, el O2 Arena de Londres. Un favorito, Novak Djokovic, ansía igualar la marca de Roger Federer, hasta la fecha el hombre que más Copas de Maestros ha levantado (seis). Zverev, junto al suizo, es la principal amenaza del serbio. Más allá yacen tres sacadores como Isner, Cilic y Anderson, y dos ‘tapados’ como Thiem y Nishikori.

Djokovic, la gran amenaza

Su última derrota frente a Khachanov no ha ensombrecido un ápice el historial del serbio desde el arranque de Wimbledon: 31-2. Un resfriado le impidió prolongar su pugna con el joven talento ruso, pero Djokovic llega en una forma idílica a la quinta gran cita de este curso. Tras lograr una proeza y firmar su quinto curso como número uno del mundo, su ambición va más allá y no es otra que igualar el registro de Federer. Si en 2017 resurgieron dos leyendas, en este 2018 lo ha hecho otra. Djokovic está dispuesto a cambiar la historia.

A sus 31 años, y tras un paréntesis en su tenis y su físico, parece más capacitado que nunca. Su tenis vuelve a ser temido por todos. Su consistencia en el fondo de pista recuerda a la que exhibió hace más de un lustro, allá por 2011, en su primera época dominante. Rápido de piernas y con una elasticidad fuera de lo común, se erige como un muro infranqueable. Por si fuera poco, su revés se mantiene igual de sólido y su derecha hace incluso más daño. Djokovic es el temor de todos, y mantiene positivo el cara a cara con todos los integrantes del grupo Kuerten, a excepción de Zverev (1-1).

Federer y Zverev, al acecho

Precisamente el germano se presenta como el mayor temor de Djokovic. Por lo menos, en el round-robin. El buen resto del serbio rebaja las expectativas de dos grandes sacadores como Cilic e Isner y le otorga mayores opciones a un Zverev que, no obstante, deberá rendir a su mejor nivel. El número tres del mundo ha protagonizado numerosas decepciones en la segunda mitad de año, con derrotas prematuras ante jugadores que ni siquiera partían como cabezas de serie.

No obstante, mientras otros jóvenes aguardan su oportunidad como reservas (Khachanov y Coric), él ha exhibido que es parte del presente y del futuro del tenis. Y, en sus mejores días, está capacitado para discutir cualquier envite. Con un saque cada vez más potente y un revés sin nada que envidiar al resto del circuito, Zverev tan sólo necesita calibrar su ‘drive’, su golpe más tímido y con el que apenas encuentra el ‘winner’. Es su asignatura pendiente para convertirse en maestro.

En el grupo Hewitt se ubica la otra gran alternativa: Federer. El suizo no ha repetido su exitoso 2017, pero ha superado el notable con cuatro títulos, entre ellos el Abierto de Australia. El suizo quiere frenar el hambre voraz de Djokovic por superar sus récords, y lo cierto es que no se encuentra demasiado lejos de su objetivo. En París, un desempate marcó la diferencia. Bajo techo, el juego agresivo de Federer adquiere un mayor sentido y, sobre todo, inquieta más al rival. Nadie puede descartar al mejor tenista de todos los tiempos.

Tres sacadores y dos ‘tapados’

Del resto de tenistas, donde no se encuentra Nadal tras su lesión en el tobillo, destaca el gran número de sacadores. Isner y Anderson se han mostrado muy sólidos, pero es Cilic el que posee más argumentos, con una derecha cuya potencia termina por desquiciar al oponente. Los más ‘completos’ y ‘tapados’ son Nishikori y Thiem, dos auténticos guerreros que no sonríen con la superficie del O2 Arena de Londres, pero cuyo talento les puede permitir protagonizar cualquier sorpresa.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*