Ogier Rally Montecarlo
Noticias

Ogier gana un Rally de Montecarlo con mil caras

La Fórmula 1 y el WRC tienen un punto en común, una prueba que es distinta al resto, con unas características únicas que hacen decir eso de «la prueba que todos quieren ganar». Esa prueba es Mónaco, Montecarlo, el Principado. Si en la Fórmula 1 se caracteriza por ser una carrera extremadamente lenta para los estándares de la competición, donde ni tan siquiera se cumple el mínimo reglamentario de kilómetros que requiere un Gran Premio, el Rally de Montecarlo es una prueba camaleónica, posiblemente el rally con las condiciones más cambiantes, y que nos dejan datos tan curiosos como la ingente cantidad de neumáticos distintos que se usan. ¿Por qué? Porque en un tramo de 20 kilómetros puedes encontrar una parte con nieve, otra seca y otra con lluvia. Por no contar que si un día hace una ventisca digna de la Guerra de Invierno, 24 horas más tarde el clima puede ser frío pero con un sol imponente.



Sin embargo, con todas estas características ¿por qué recalcamos este dato si es algo que ya se da por hecho, que va a pasar sí o sí? Porque que el Rally tenga estas características no implica que siempre se reproduzcan en su peor cara. Ha habido rallies relativamente más «tranquilos» a nivel meteorológico, más estables. Pero en 2018 no ha sido el caso, y hemos encontrado una edición muy dura y variable donde ha ganado el que sigue siendo el mejor piloto de la actualidad: Sébastien Ogier. En Montecarlo hay que tener paciencia, y no sólo hablamos para esperar el fallo ajeno, sino para evitar el propio, sabiendo levantar el pie… Y ni eso te asegura sobrevivir.

Durante los 4 días que ha durado la prueba, la imagen más repetida era la de los trompos y salidas de pista. Desde Neuville hasta Tanak, todos tuvieron algún percance. Claro está, algunos con más suerte que otros, ahí está el encanto de Montecarlo.

Tramos nocturnos

Un clásico de la prueba son los tramos nocturnos, y qué mejor manera que comenzar el 2018 entre las tinieblas de los tramos franceses y, para mejorar todo, con nieve en abundancia. No es nada sencillo conducir a grandes velocidades de noche y con una adherencia escasa debido al hielo y la nieve acumulados en el asfalto de Sisteron, uno de los tramos más míticos de la prueba.

Así, Ogier hizo un semitrompo, pero a pesar de ello ganó el tramo, ya que incluso fue de los que menos problemas tuvo: Elfyn Evans pinchó en su primer tramo como piloto de M-Sport, Kris Meeke acabó atascado en una zanja, dejándose casi dos minutos en ello. Latvala hizo dos trompos y Thierry Neuville se llevó la peor parte, debido al hielo subviró su i20 WRC y lo dejó atascado en un banco de nieve, 4 minutos, 16 segundos y el rally perdidos. Al menos esta vez fue al principio, y no al final, como el año pasado, que abandonó tras dos días liderando… El segundo tramo del día, Breziers, se mostraba algo más benévolo, con un recorrido seco, y que presenció un nuevo scratch de Ogier.

De este modo acababa el jueves, con Ogier por delante de los Hyundai de Mikkelsen y Sordo y por delante del trío de los Toyota, aunque con un orden sorprendente: Lappi, Tanak y Latvala, el cual nunca ha sido gran fan de este rally.

El viernes amanecían las carreteras de Montecarlo secas y con un clima soleado, casi como si no hubiese pasado nada. Sin embargo, sería Tanak quien se llevase el primer tramo del día, el primero con su nuevo equipo y avisando que, como el año pasado, volvería a dar caza a Ogier. Así fue y durante el bucle matinal, con sus tiempos entre los tres primeros, pudo colocarse justo por detrás de su antiguo compañero de filas, y dejando atrás a Dani Sordo, que estaba haciendo un buen rally, y a un sorprendente Esapekka Lappi.

Pero Montecarlo no sería lo mismo sin drama, así que mientras Breen se quedaba sin frenos y perdía muchísimo tiempo, en el segundo tramo del día Mikkelsen abandonaba debido a que se fue recto en un cruce. El noruego lo justificaba debido a la suciedad de la pista. Sólo había pasado un día de rally y Hyundai tenía que poner todas sus esperanzas en un Sordo que se encontraba batallando con toda la armada de Toyota. Tanak le había superado, pero aún tenía que defenderse de Lappi y Latvala, cuarto y quinto respectivamente, a una distancia prudencial, pero no la suficiente como para estar tranquilos. Ambientes completamente distintos en Hyundai y Toyota. En tierra de nadie se encontraba el primer Citroën, Kris Meeke, que no podía hacer nada ante coches superiores en estas condiciones. Su oompatriota, Elfyn Evans, aunque por detrás, en octavo lugar, tuvo el privilegio de llevarse su primer scratch con el equipo.

Opciones para Tanak

Pero Montecarlo es caprichoso y decidía recompensar a los pilotos con un viernes tarde lleno de lluvia y niebla. En estas condiciones hasta el mismísimo Ogier tuvo un susto, quedándose atascado en una zanja, aunque sacado rápidamente por los espectadores que se encontraban en dicha zona. Precisamente esta salida de pista le hizo perder un tiempo que podría ser valioso, y permitiendo a Tanak situarse a sólo 14’6 segundos. La lluvia hizo que muchos pilotos no arriesgasen. No sólo Ogier vio a sus competidores más cerca, el propio Dani Sordo vio amenazado su podio por un Esapekka Lappi que se plantaba a 10’2 segundos, pero con Latvala sólo a dos décimas de él. Otros pilotos con mucho menos que perder, como Neuville y Evans, aprovechaban para marcar scratchs y subir posiciones en la general.

El sábado esperaba una nueva mutación de Montecarlo en forma de abundante nieve, por si el rally no estaba siendo ya complicado de por sí. Con un agarre ínfimo, todos los pilotos tuvieron que ir con pies de plomo, porque cualquier fallo se pagaba muy caro. Bien lo sabe Dani Sordo, que frenó demasiado tarde antes de un puente y dejó el coche encallado. Fuera de carrera y pleno funesto para Hyundai, quedando de nuevo Neuville como mejor hombre de los coreanos en octavo lugar.

Latvala aprovecha el tropiezo de Sordo

La desdicha de un hombre es la felicidad de otros, y el abandono de Sordo permitió a Latvala hacerse con el último escalón del podio, seguido de su compañero y compatriota Lappi. Los tres Toyota se situaban en segundo, tercer y cuarto lugar. Sin embargo, más motivos para esbozar una sonrisa tenía el líder del campeonato. En unas condiciones pésimas, Ogier consiguió sacarle medio minuto a Latvala y un minuto entero a Tanak. De unos apretados 14’6 segundos a un minuto y 18 segundos.

Un tramo que se adjudicó Mikkelsen, otro que no tenía nada que perder, al igual que Neuville, que fiel reflejo del año pasado, firmó los dos últimos scratchs del día para tratar de ganar la mayor cantidad de puestos posibles, aunque sólo adelanto al Fiesta WRC de Bryan Bouffier. Una vez más, tuvo que ir a remolque y remontando a la desesperada. Tanak, por su parte, también se llevaba dos scratchs, en un intento de recortar distancias y meter presión a Ogier. Y de hecho logró reducir la distancia a sólo 33’9 segundos, aprovechando que las condiciones el sábado mejoraron bastante, con un asfalto más seco y con menos nieve.

Sin embargo, a pesar de un tiempo más benévolo, Ogier decidió no arriesgar demasiado, lo cual le costó dejarse más de diez segundos en cada tramo vespertino con respecto a los ganadores de los scratchs. Todo demasiado abierto para el domingo.



Pero no todas las peleas eran de estos dos hombres. Durante el decimoprimer tramo, Lappi, el último hombre de Toyota y hasta entonces en tierra de nadie, perdió los más de dos minutos de ventaja que tenía sobre Meeke, quinto clasificado, debido a un pinchazo. Lo que seguiría a continuación sería un intercambio de golpes entre ambos pilotos, con Lappi recuperando el lugar… pero por tan sólo 1’6 segundos.

Para el domingo restaba la traca final, el mítico Col de Turini, el punto que decidiría quién se llevaba el gato al agua. Pero antes Ogier avisaba con un scratch en el tramo previo, se acababa el jugar seguro, Tanak tendría que darlo todo si quería ganarle en casa (Ogier nació en Gap, una población situada a 250 kms de Mónaco). Quizás Ogier no ganase ninguna de las dos pasadas a Turini, pero supo aprovechar su retrasada posición de salida, sin estar tan perjudicado por el hielo que quedaba en las partes de más altitud, para sacarle unas décimas vitales al estonio, 0’8 en la primera pasada y 0’4 en la segunda. Esto, sumado al scratch en el la primera pasada al otro tramo del día, La Bollène, con el que puso 11’5 segundos de distancia y otros 12 segundos en la segunda pasada, decantaron la balanza a favor de Ogier, por quinto año consecutivo.

Pero Montecarlo aún se guardaba algo de drama, Lappi perdía tres posiciones por su salida de pista, dándole el cuarto lugar a un Meeke que además se llevó los cinco puntos adicionales de la Power Stage. El británico, sin hacer mucho ruido, realizó un buen inicio de rally para Citroën. Por delante, un Latvala que sabe que a partir de ahora tiene al enemigo en casa. Viendo la impecable actuación de Tanak en su primer rally, las cosas no van a estar muy tranquilas por Toyota.

Hyundai se lleva el pequeño consuelo de la quinta plaza de Neuville, pero han sido los más damnificados en Montecarlo. Una vez más han desperdiciado su potencial. El compañero de Ogier, Evans, hizo lo que se le pedía, acabar en los puntos. Una sexta plaza en un Montecarlo tan difícil, es algo para festejar.El mundial volverá el 15 de febrero en Suecia, el único rally puro de nieve, como es tradición.

Clasificación: 

1º Ogier/Ingrassia (FRA) M-Sport. 04:18:55.5

2º Tänak/Järveola (EST) Toyota Gazoo Racing. +58.3

3º Latvala/Anttila (FIN) Toyota Gazoo Racing. +1:52.0

4º Meeke/Nagle (GBR/IRL) Citroën Total Abu Dhabi. +4:43.1

5º Neuville/Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis. +4:53.8

6º Evans/Barrit (GBR) M-Sport. +4:54.8

7º Lappi/Ferm (FIN) Toyota Gazoo Racing. +4:57.5

8º Bouffier/Panseri (FRA) M-Sport. +7:39.5

9º Breen/Martin (IRL/GBR) Citroën Total Abu Dhabi. +9:06.7

10º Kopecký/Dresler (CZE) Skoda Motorsport II + 16:43.0

Mundial: 

1º Ogier/Ingrassia (FRA) 26pts.

2º Tänak/Järveola (EST) 18pts.

3º Latvala/Anttila (FIN) 17pts.

4º Meeke/Nagle (GBR/IRL) 17pts.

5º Neuville/Gilsoul (BEL) 14pts.

6º Evans/Barrit (GBR) 8pts.

7º Lappi/Ferm (FIN) 6pts.

8º Mikkelsen/Jaeger (NOR) 3pts.

9º Bouffier/Panseri (FRA) 4pts.

10º Breen/Martin (IRL/GBR) 2pts.

11º Kopecký/Dresler (CZE) 1pts.

Pablo Balbontín

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*