Tanak
Noticias

Rally Alemania 2018: ¿el principio del fin?

Km.8 de la segunda pasada de Arena Panzerplatte, un exigente tramo de casi 40kms que suele decidir el rally. No hay año sin víctimas, y muchas veces estas son pilotos de cabeza. Sébastien Ogier marcha segundo, a 13 segundos de Ott Tänak. El francés sigue por delante de Thierry Neuville, con el objetivo de reducir puntos cara al campeonato. El resultado es bueno, pero aún es plausible mejorarlo.

Entonces toma demasiado al límite una curva de izquierdas, una roca se interpone en su camino y ocurre el inevitable pinchazo. Casi dos minutos perdidos, baja al noveno lugar, y por si fuera poco su rival Neuville sube al cuarto puesto. Nada espectacular, pero cuando eres el que está por detrás en el campeonato, cualquier noticia de este tipo es negativa.

Finalmente Ogier pudo ganar la Power Stage y quedar cuarto, mientras que su Neuville obtuvo la medalla de plata y un punto extra en la PS. La distancia entre ambos aumenta a 23 puntos, con aún cuatro rallies en juego. Como dice el tópico, queda aún mucho por ver y puede pasar de todo. Pero influyen otros factores como la presión y la fortaleza mental…

Pero una lección que nos dejó Alemania es que ambos candidatos pueden dar gracias porque Ott Tänak tuviese una mala racha en Argentina y Cerdeña. Tras ganar su segundo rally consecutivo ¿quién sabe donde podría estar ahora? 36 puntos parecen muchos, pero ya sabemos de sobra cómo un pequeño incidente puede darle la vuelta a todo…

El estonio tardó un tramo en ponerse líder y de ahí no salió. Su sistema fue el habitual. Un martillo pilón durante el viernes, haciendo scratch tanto scratchs tras lograr el primer lugar. Aún así no logró librarse el primer día de Ogier, que estaba a unos escasos 12 segundos. El pentacampeón es mucho piloto y siempre se ha sentido muy bien en estas carreteras.

Sin embargo durante el sábado no pudo rematar la faena… Ya lo hizo el propio rally durante los dos días siguientes.

En cualquier análisis leerán que esto son tres rallies en uno: Las carreteras rápidas e intrincadas de viñedos a las orillas del río Mosela. Después los tramos estrechos militares preparados para tanques, con unos simpáticos bloques de hormigón llamados «Hinkelsteine». Un choque con ellos hace mucho daño, pero mucho. Los últimos son los tramos de Saarland, más convencionales, pero igualmente espectaculares.

Con esta descripción pueden imaginar (y si no, ya lo digo yo), que es una prueba que se cobra muchas víctimas. Jari Matti Latvala, Petter Solberg, Thierry Neuville… Incluso Sébastien Loeb, el gran dominador de esta prueba, ha pasado por la guillotina. Ahora se entiende mejor el valor de la victoria de Tänak y por qué el rally se quitó de en medio a sus rivales.

Protagonismo de Sordo

A Ogier le reemplazó Sordo, que fue de menos a más. Al igual que el resto de pilotos de Hyundai, tuvo que luchar contra el subviraje que presentaban todas las unidades del i20 WRC. Hasta que como reconoció Neuville «ha tocado algo en el set-up del coche que le hace ir mejor». De hecho pasó de hundirse al séptimo lugar en el SS5 a marcar scratchs en ambas pasadas a Panzerplatte, superando a su líder de equipo. Poco pudo hacer ante el empuje de un Yaris WRC que no sólo se comportó mejor, sino porque estuvo pilotado por un futuro campeón mundial y que finalmente extendería su ventaja a los 43 segundos a pesar de no haberse anotado un sólo scratch el sábado.

Pero Alemania es mucha Alemania, y el domingo acabaron las esperanzas del cántabro. Otra curva a izquierdas mal tomada que acabó con su Hyundai metido en los viñedos de la zona. Sí, otro clásico.

No fue el único que vio cómo el domingo se truncaba una buena actuación. Jari Matti Latvala comenzó el viernes de manera tímida, antes de empezar a sentirse cómodo en la montura que mejor ha demostrado adaptarse a las carreteras alemanas. A partir de su victoria en la SS11, comenzó a colarse en las posiciones de cabeza de cada tramo, hasta el punto de quedarse a menos de un segundo de Sordo al término del sábado. Pero la segunda buena actuación consecutiva del finlandés se fue a la basura cuando su Yaris paró en seco. Problemas de transmisión que no tuvieron ni Tänak ni Lappi. El cual heredó el podio tras los abandonos del finlandés y el español.

De Lappi podríamos contar un relato parecido. Un comienzo discreto, un scratch en la SS10 y a partir de ahí, a sobrevivir, a esperar el fallo de los demás y sobretodo a no dejar que la sangre le llegase a la cabeza. ¿Por qué? En Finlandia estropeó una buena actuación el último día cuando iba cuarto. Pero la primera temporada del tercer piloto de Toyota está siendo francamente estable, con pocos abandonos y dos podios.

Pero volviendo a Jari Matti, tenemos que repetir el mismo discurso crónica tras crónica, por A o por B su rally se ve truncado, en muchas ocasiones no es culpa suya, como ha sido en el país centroeuropeo. No obstante, la frágil mente del finlandés, sumado al meteórico ascenso de su compañero, no auguran un futuro cercano muy positivo para él.

M-Sport no puede salir muy contenta de Alemania. El año pasado se aseguraron el triunfo con Tänak, pero ahora su mayor recompensa ha sido otra buena actuación de Teemu Suninen, ya que Evans continuó con su mala racha, hundido en clasificación por diversos trompos y una salida de pista en Panzerplatte que le hizo bajar muchísimas posiciones.

Mientras que su compañero nórdico fue de los pocos en evitar los peligros de esta prueba tan traicionera, en un terreno al cual no está habituado. Sí, es cierto que quedó quinto, por debajo de Ogier. Pero su cuarto lugar se siente como una derrota, por lo que pudo ser y no fue. Malcolm Wilson fue realista «esto son los rallies, pero volveremos a estar en la lucha». Si 365 días antes era Neuville quién arrancaba una rueda de su Hyundai, las tornas se invirtieron en esta ocasión.

Por ello, tener a un finlandés, poco habituado al asfalto, entre los cinco primeros es un logro que no da resultados hoy, pero quizás sí mañana. Por algo es un secreto a voces que tendrá un programa completo en 2019…

Aún no hemos hablado ni del tercer piloto de Hyundai, ni de los de Citroën. Mikkelsen es probablemente una de las mayores decepciones en lo que va de 2018. Pasó de salvarle los muebles a Citroën y Hyundai, de ser la competencia en casa de Neuville, a encadenar rally tras otro escondido entre los puntos… Cuando no abandona. Por A o por B, no se ha adaptado a su coche. Sexto, sí. pero gracias a abandonos ajenos. Además, que un piloto que no corre todo el campeonato, como es Sordo, haga constantemente mejores tiempos que tú, es para que el noruego comience a preocuparse…

Ya dijimos en la crónica de Finlandia que el segundo puesto de Ostberg era un regalo inesperado. El sustituto de Meeke ejerció de especialista, una carta que aquí no tenía. Nunca ha sido muy ducho en el asfalto y protagonizó un rally anodino, rematado por un accidente el último día.

Breen tampoco realizó una actuación estelar, a excepción de su scratch en la SS11 y algunos buenos tiempos en otras especiales. Quizás en un futuro sea campeón del mundo, pero actualmente se encuentra en un equipo muy perdido.

Ni uno de los dos tiene calidad para extraer la calidad que atesora el C3 WRC en asfalto, el primero por capacidad, el segundo por juventud.

El WRC2 merece un capítulo aparte. Jan Kopecky, como es habitual, empezó liderando la tabla con su Fabia R5, seguido de Yohann Bonato, campeón francés de asfalto y deseoso de darle la primera victoria al C3 R5. Detrás de ellos, Nil Solans realizando un gran inicio de rally. Sin embargo este recibiría una penalización de 40 minutos por llegar 4 minutos tarde al control horario, arruinando así la posibilidad de jugarle la victoria al titán de Skoda.

Kopecky tampoco podía confiarse demasiado, teniendo a gente como el ya mencionado Bonato, Eric CamilliKajetan Kajetanowicz, campeón europeo, a medio minuto tras finalizar el viernes

El sábado Panzerplatte se cobraba su deuda de sangre y Kopecky dejaba el liderato debido a un pinchazo, pasando al noveno lugar y cediendo el testigo a Camilli. Peor le iba a Nil Solans, que protagonizó un accidente que le dejó sin dos ruedas de su Fiesta R5. Mientras que el otro representante patrio, Cohete Suarez, dejaba el rally por problemas mecánicos en el Hyundai i20 R5.

El día aún no había acabado cuando la segunda pasada a Panzerplatte se llevaba por delante a Gus Greensmith. Un tramo después Camilli tenía problemas con la correa de transmisión y se iba fuera. El nuevo líder era Fabio Andolfi y su Fabia R5. Líder que poco duraría ante el empuje de Kale Rovanpera. Nada mal para ser su primer rally mundialista en asfalto.

Pero mientras se producía todo este trasiego de pilotos, había un viejo conocido subiendo posiciones: Jan Kopecky. Silenciosamente había ido reduciendo su diferencia con el resto, hasta que en el penúltimo tramo reestableció el status quo. A los jóvenes del lugar aún les queda mucho por mejorar antes de superar a la bestia checa. Uno de los mejores pilotos de Europa (contando incluso los mundialistas) y que ha preferido ser cabeza de ratón a cola de león. Algunos no lo entenderán, pero así se ha ido labrando su prestigio durante todos estos años.

Al igual que Skoda, que naufragó a  finales de los noventa y principios de los dosmil en la categoría absoluta, pero tomó la inteligente decisión de establecerse en categorías teloneras y dominar con puño de hierro. Así, los cuatro primeros pilotos del rally son de la marca checa.

La próxima prueba será en Turquía del 13 al 16 de septiembre. Una prueba que poco tendrá que ver con la que estuvo en el Mundial de 2003 a 2010 (con la excepción de 2007). Pues aquella estaba ubicada en Ankara, en lo profundo de Turquía, y la nueva edición en Marmaris, en la costa mediterránea.

Por tanto será un salto a lo desconocido, donde cualquiera tiene posibilidades.

Clasificación Rally Alemania 2018:

1º Tänak/Järveoja (EST) Toyota Gazoo Racing WRT. 3:03:36.9

2º Neuville/Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis WRT. +39.2

3º Lappi/Ferm (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. +1:00.9

4º Ogier/Ingrassia (FRA) M-Sport Ford WRT. +1:34.5

5º Suninen/Markkula (FIN) M-Sport Ford WRT. +2:02.9

6º Mikkelsen/Jaeger (NOR) Hyundai Shell Mobis WRT. +2:13.8

7º Breen/Martin (IRL/GBR) Citroën Total Abu Dhabi WRT. +2:39.1

8º Griebel/Rath (DEU) Citroën DS3 WRC Privado +10:41.2

9º Kopecký/Dresler (CZE) Skoda Motorsport II +13:12.8

10º Rovanperä/Haltttunen (FIN) Skoda Motorsport II +13:16.6

 

Clasificación Mundial:

1º Neuville/Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis WRT. 172pts

2º Ogier/Ingrassia (FRA) M-Sport Ford WRT. 149pts

3º Tänak/Järveoja (EST) Toyota Gazoo Racing WRT. 136pts

4º Lappi/Ferm (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. 88pts

5º Mikkelsen/Jaeger (NOR) Hyundai Shell Mobis WRT. 65pts

6º Sordo/Del Castillo (ESP) Hyundai Shell Mobis WRT. 60pts

7º Latvala/Anttila (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. 55pts

8º Evans/Barritt (GBR) M-Sport Ford WRT. 52pts

9º Ostberg/Eriksen (NOR) Citroën Total Abu Dhabi WRT. 48pts

10º Breen/Martin (IRL/GBR) Citroën Total Abu Dhabi WRT. 47pts

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*