Loeb
Noticias

Rally Cataluña 2018: la leyenda de Sébastien Loeb

Sólo un piloto como Sébastien Loeb podía ser capaz de eclipsar una batalla a tres por el centro mundial como jamás se había visto en años. Da igual que desde 2013 sólo haya corrido pruebas sueltas cada determinado tiempo. Cada vez que se subía al coche tras sólo varios días de reconocimientos previos demostraba ser un peligro. Y durante los rallies que ha disputado esta temporada (México y Córcega) tuvo opciones de hacerse con el triunfo, aunque por una razón u otra las cosas se escapasen de su control. Ni el trompo en el primer tramo, que le dejaba a 15 segundos del liderato impidió que poco a poco fuera escalando posiciones. Una situación familiar para todos los que le hemos visto correr durante su reinado de casi una década.

Lo ha intentado en el WTCC, en Le Mans, en el WRX, ha ganado pero no se ha hecho con la corona. Pero donde es un tirano es aquí. Un superserie que en su primer rally con un World Rally Car en el Rally de Córcega 2000 entró en el Top 10. Que la primera vez que se subió en un Xsara WRC un año más tarde en el Rally de San Remo fue capaz de quedar sólo por detrás de Gilles Panizzi, uno de los mejores pilotos de asfalto que han surgido en el mundial. Ni Daniel Elena, su fiel copiloto estaba en forma para esta prueba. Pero esta pareja tiene algo especial, la misma que hizo al Citroën C4 WRC invicto en asfalto mientras fue empleado en el mundial.

Por detrás de él, su sucesor, Sébastien Ogier, que volvió con la moral por las nubes y ha asaltado el liderato a falta de la prueba australiana, aunque sólo por tres puntos. Tanto él como su tocayo acosaron a un Latvala crecido y espoleado por lograr la primera victoria de una temporada muy dura para él, pero que ha ido de menos a más.

Ogier además posee un par de factores extra que ni Neuville ni Tänak tienen: Experiencia y resistencia a la presión. Neuville una vez más sucumbió a la situación, teniendo que subir posiciones, beneficiado por abandonos ajenos y que cerca estuvo de hacer un desastre en la Power Stage debido a los nervios y un exceso de riesgos. Al final sólo fue un podio perdido, una llanta dañada, un cuarto lugar y el beneficio de no tener que abrir pista en Australia. Pero con sólo un trío de puntos entre ambos, el ganador se lo llevará todo en Australia.

Tänak una vez más empezó como el más fuerte, hasta que un pinchazo a mitad del rally volvió a sentenciarle y enterró prácticamente sus posibilidades de ser campeón este año. 23 de distancia con Ogier y 20 con Neuville a falta de 30 por disputarse representan una distancia casi imposible.

La fortaleza inicial del estonio podía dar a entender que si no pasaba nada extraño durante la prueba podía estrechar la lucha por el centro aún más al termino de la prueba. Sólo que a diferencia de otros en rallies en los que ha ejercido el papel de «Martillo de los Dioses», los scratchs estuvieron bastante repartidos a lo largo de esta jornada de tierra. Latvala, Mikkelsen, Sordo y el propio Tänak tuvieron dicho honor. El estonio tan sólo tuvo que mantenerse cerca de las posiciones de cabeza para llevarse al hotel un liderato de 26.8 segundos sobre un Dani Sordo que está realizando sus mejores actuaciones en este 2018 en tierra. Una superficie en la que paradójicamente no es especialista.

Latvala pudo haber dado más guerra si no hubiese sido por un pinchazo que le hizo perder 45 segundos en el cuarto tramo y le relegó al décimo lugar. De ahí se aupó al quinto lugar a base de rabia y varios scratchs. Por delante suya sólo Loeb y un sorprendente Evans. Mientras que Ogier y Neuville marchaban séptimo y noveno respectivamente. No había sido una buena jornada para ninguno, sin tiempos demasiado brillantes. Por suerte para ellos, el rally por fin entraría en su etapa de asfalto, donde las reglas del juego son 100% distintas.

Tras el mini rally de tierra, tocaba cambiar al clásico alquitrán de la Costa Daurada, la misma que ha albergado la prueba desde 2005.

La mañana del sábado comenzaba movida: Un tramo cancelado por culpa de la mala colocación del público en la especial, además de algo de lluvia que complicaba la monta de neumáticos a los pilotos. Precisamente eran los pupilos de Tommi Makinen quienes acertaban con neumáticos de mojado (ya que no se sabía a ciencia cierta cómo de mojado estaría el asfalto y qué partes estarían más o menos).

Tänak y Latvala firmaban un doblete que se desmoronaría una especial más tarde con el pinchazo del primero. El liderato recaía sobre el piloto local, Dani Sordo, al cual no le duraría mucho ante un desbocado Latvala. El finlandés reconocía que luchaba por el campeonato de contructores, aunque seguramente detrás hubiese mucho de orgullo por haber sido relegado al papel de segundo piloto este 2018.

Y como si volviésemos al principio de la década, al término del segundo día se situaban tras él Ogier y Loeb, con ocho segundos de distancia entre los tres.

Bajo una lluvia cada vez más intensa, los franceses se quitaron de encima a Sordo y Evans que sencillamente no pudieron evitar el empuje de los dos fueras de serie. Aún así ambos pilotos estaban realizando una buena actuación, sobretodo de cara a lograr puntos para el equipo. Aunque peor estaba la situación para Sordo, relegado a la sexta plaza al verse superado por Neuville, cuyo quinto lugar no era la situación más deseada. Aunque viendo a Tänak en octavo lugar, tampoco era la peor…

El domingo era el día de Loeb. En un sólo tramo asaltaba el liderato, y de ahí no se bajaría. Comandado por él, su tocayo. Que reconocía que quería ganar a su antiguo rival a toda costa, aunque finalmente la cordura se impuso y no arriesgó más de lo demasiado. Un segundo lugar y por delante de tus dos contrincantes también es una victoria, aunque esta no llene tanto el orgullo.

La peor cara se la llevaba Jari Matti Latvala. Él era uno de los que decidía arriesgar demasiado y un toque contra un guardarraíl le provocaba un nuevo pinchazo que lo relegaba a la sexta plaza. Las imágenes de frustración del carismático finlandés lo decían todo…. Aunque ha prometido que irá a por todas en Australia.

Otro al que se lo llevaron los demonios fue Neuville. Tras un podio casi asegurado por la bajada de posiciones de Latvala y superando a Evans, rompía una llanta en la PS y perdía ese podio frente al galés. A destacar el rally de Evans, que brilla en las condiciones más adversas, a pesar de que este año no ha resultado para el equipo tan útil como cabría. Con la salida de Ogier a Citroën, parece que aún tiene un asiento asegurado en M-Sport, pero a su lado presumiblemente tendrá a Suninen, que lo ha superado en muchas ocasiones este año y le obligará a esforzarse bastante más en la próxima campaña.

Sordo acababa su temporada en quinto lugar. Una vez más sin victorias, aunque con muy buenas actuaciones en rallies de tierra y pasando por encima de Mikkelsen, que una vez más hizo lo de siempre: Inicio prometedor para acabar hundido en la clasificación. Décimo en Cataluña pero con un asiento para una temporada completa en Hyundai un año más, mientras que Sordo hará otra temporada parcial. Algo que no acaba de encajar en la lógica de este redactor. Aunque también es cierto que Neuville pasó algunos años dormido…

Tänak acabó sexto, después de que Latvala cediese su posición, una vez arruinada tras el pinchazo. Con el campeonato casi perdido, el estonio sabe que en 2018 tiene una nueva posibilidad. Las sensaciones que ha dejado este año son inmejorables, ha mostrado que es rápido en todas las superficies y que poco le queda por pulir. Tänak es como Mike Myers, ha sido derrotado, pero volverá pronto con ansias de venganza.

Lappi no hizo el mejor de sus rallies aquí. También superó a Latvala, pero dio la de arena en esta ocasión. Estuvo bastante perdido durante la prueba española, y ahora su equipo sólo conserva una distancia de 12 puntos respecto a Hyundai en el mundial de constructores. A pesar de eso, seguro que el finlandés será extrañado cuando vaya a Citroën el próximo año. Lappi aún está verde, pero si tiene el día inspirado puede hacer mucho daño.

Breen no tiene el futuro asegurado. Su rally fue un desastre donde le pasó de todo. El irlandés ha dejado actuaciones realmente meritorias durante la campaña de 2018, pero al igual que Lappi peca de bastante irregularidad. Algunas fuentes citan que podría compartir una tercera unidad del C3 WRC con un Sebastién Loeb al que le ha picado el gusanillo de la categ0ría tras esta victoria, aunque ha dejado claro que no quiere una temporada completa. De momento estará en el Dakar 2019 a bordo de un Peugeot 3008 privado.

El WRC2 en esta ocasión fue algo más especial por diversos motivos: El Volkswagen Polo R5 finalmente debutó en las manos de Eric Camilli y el campeón mundial de 2003 Petter Solberg. La impresión que dejó es que el mayor rival de los Fabia R5 se encuentra en casa, ambos dejaron varios scratchs y Camilli fue el primer líder de la prueba, seguido de Solberg, hasta que un torbellino llamado Kale Rövanpera llamó a la puerta.

A partir de la jornada de asfalto se hizo con el liderato, llegando a poner a raya al hasta ahora Jan Kopecký, que antes de la prueba era matemáticamente campeón del WRC2. Aunque podamos argumentar que la motivación del checo no era la misma al no jugarse nada (lo cual tiene su parte de razón), hablamos de que un piloto de 18 años ha sido capaz de ganar a los dos grandes pilotos de Skoda en la actualidad: Tidemand y Kopecký.

La prueba final tendrá lugar del 15 al 18 de noviembre, siendo la primera vez que el título se juega en Australia cuando este rally cierra el campeonato. Con una distancia ínfima entre Ogier y Neuville, no habrá que hacer muchas matemáticas para determinar quién es el campeón del mundo. Winner takes it all…

Clasificación Rally Cataluña 2018:

1º Loeb/Elena (FRA) Citroën Total Abu Dhabi WRT. 3:12:08.0

2º Ogier/Ingrassia (FIN) (FRA) M-Sport Ford WRT. +2.9

3º Evans/Barritt (GBR) M-Sport Ford WRT. +16.5

4º Neuville/Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis WRT. +17.0

5º Sordo/Del Castillo (ESP) Hyundai Shell Mobis WRT. +18.6

6º Tänak/Järveoja (EST) Toyota Gazoo Racing WRT. +1:03.9

7º Lappi/Ferm (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. +1:16.6

8º Latvala/Anttila (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. +1:26.4

9º Breen/Martin (IRL/GBR) Citroën Total Abu Dhabi WRT. +2:07.0

10º Mikkelsen/Jaeger (NOR) Hyundai Shell Mobis WRT. +2:48.2

Clasificación Mundial: 

1º Ogier/Ingrassia (FRA) M-Sport Ford WRT. 204pts

2º Neuville/Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis WRT. 201pts

3º Tänak/Järveoja (EST) Toyota Gazoo Racing WRT. 181pts

4º Lappi/Ferm (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. 110pts

5º Latvala/Anttila (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. 102pts

6º Mikkelsen/Jaeger (NOR) Hyundai Shell Mobis WRT. 84pts

7º Sordo/Del Castillo (ESP) Hyundai Shell Mobis WRT. 71pts

8º Evans/Barritt (GBR) M-Sport Ford WRT. 70pts

9º Breen/Martin (IRL/GBR) Citroën Total Abu Dhabi WRT. 61pts

10º Paddon/Marshall (NZL/GBR) Hyundai Shell Mobis WRT. 55pts

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*