Neuville Rally Suecia 2018
Noticias

Rally Suecia 2018: Neuville hace historia y hace las paces con el pasado

El domingo 8 de febrero de 2004 sucedió algo histórico en el WRC. Sébastien Loeb, un francés que había dado muestras de su talento con su subcampeonato de 2003 se convirtió en el primer piloto no nórdico en ganar el Rally de Suecia. En ese momento mucha gente supo que no estaban delante de un futuro campeón del mundo, sino de algo más. Nueve campeonatos del mundo lo avalaron. Su sucesor, tocayo y por lo pronto cinco veces campeón del mundo, hizo lo propio en 2013, y además repitió la hazaña en 2015 y 2016, algo que su predecesor no logró (aunque sí ganó en Noruega en 2009, el sustituto de Suecia aquella temporada).

El pasado domingo 18 de febrero Thierry Neuville entró en ese exclusivo grupo, y además rompiendo con el pasado, pues 365 días antes un error en una superespecial el sábado le privó de tal hito. Quizás Neuville no gane tampoco este año el WRC, pero el haber triunfado en Suecia sin haber nacido en el norte de Europa denota que estamos ante un piloto especial.



Siguiendo con las comparaciones con el pasado, el Neuville de hace unos pocos años habría sucumbido a la presión. A pesar de verse beneficiado por la posición de salida (quinto, por detrás de hombres como Ogier, Latvala o Tänak), hasta la tarde del sábado no dio el golpe de gracia al rally. Hasta entonces las diferencias con sus rivales habían sido escasas, de menos de diez segundos, y sin embargo supo mantener todo bajo control hasta que llegó el momento de demostrar quién manda. Actitud de campeón.

Satisfacción en Hyundai

Hyundai es el equipo que más satisfecho se va a casa, casi logra un doblete impresionante, si Mikkelsen no hubiese perdido su batalla por el segundo lugar con un Craig Breen que sorprende a propios y extraños con su mejor posición hasta la fecha. Y sin embargo tendrá que quedarse en casa en México para que Citroën siente a Sébastien Loeb en su lugar, cuando mejor está el irlandés. Ironías del deporte… O más bien económicas.

Suecia dejó resultados sorprendentes, como el ya mencionado segundo puesto de Breen, Lappi como mejor Toyota en cuarta posición tras haberle ganado la posición a Paddon, al cual le tocaba el tercer coche en relevo de Dani Sordo. La estrategia del equipo coreano da sus frutos, aunque tengan un trasfondo amargo.

Los Toyota sucumbieron ante las posiciones de salida los dos primeros días, de ahí que el campeón del año pasado, Latvala, tuviera que conformarse con la quinta posición, y Tänak con una novena. Sin embargo lo más notable es la décima posición de Ogier, uno de sus rallies más difíciles, en el que literalmente no pudo hacer nada, salvo rescatar puntos en la Power Stage. Para entender estos resultados debemos volver al comienzo.

La nieve, protagonista

Esta ha sido una de las ediciones más nevadas de los últimos años, con nieve muy profunda y abundantes bancos de nieve. Algo precioso para los espectadores pero que complicaba la tarea a los pilotos. A más bancos de nieve, caminos más estrechos. A más precipitaciones, más nieve fresca, menos agarre y por ende, el orden de salida se vuelve algo aún más importante de lo que ya es de por sí.

Muy pronto se demostraría esto, ya que en las primeras posiciones del bucle matinal podíamos ver nombres no tan habituales en dichos lugares: Mads Ostberg, Esapekka Lappi o Craig Breen. Otros como Mikkelsen y Neuville, más habituales en dichas posiciones, compensaban su mal resultado en Montecarlo con scratchs, de hecho Neuville tomaría el liderato desde su victoria en la tercera especial y de ahí no saldría. Mientras que Tänak, Latvala, Ogier y Meeke no podían hacer nada y se hundían en lugares más humildes de la clasificación.

Todos lo reconocían al llegar al final del tramo: demasiada nieve por limpiar y demasiado tiempo perdido. Ogier más tarde culparía a los quitanieves por no compactar la nieve lo suficiente tras el paso de los vehículos clásicos (declaraciones producto de la frustración más que de la razón). Y es que tras el paso de todas las categorías del WRC cruzarían los tramos los vehículos del Rally de Suecia de clásicos. Muchos de ellos tracción trasera, con un recorrido distinto, y que empeoraban la condición de los condiciones. Más difícil aún para los de delante.



La mañana acababa con un doblete de Hyundai, Neuville y Mikkelsen separados por tan sólo 3’7 segundos, y con un inusual trío a continuación: Lappi, Ostberg y Breen. Por detrás Latvala y Tänak en su batalla particular. Mientras que Meeke y Ogier se llevaban la peor parte, con su décima y décimoprimera posición respectivamente.

Durante la tarde, el destrozo de los tramos permitiría que Paddon y Breen se repartiesen los tramos. Ver para creer, un neozelandés y un irlandés. ¿Es todo mérito de la posición de salida? Tiene su responsabilidad, pero hablamos del futuro del WRC. Ambos escalaron posiciones de manera meritoria. Otra de las promesas, Lappi, llegó a colocarse segundo en el quinto tramo, robándole la posición a todo un Mikkelsen, pero al finlandés aún le queda por aprender, y en la especial siguiente golpeó un banco de nieve que le hizo bajar a la séptima posición, pero todavía por delante de Latvala y Tänak, que seguían sufriendo en los tramos por lograr un buen resultado.

Mientras que el líder dio muestras de madurez y control sobre la situación. Se fue a dormir al hotel con 4’9 segundos de ventaja sobre Mikkelsen, e incluso este llegó a colocarse a tan sólo un segundo del puesto más codiciado. Sin embargo el belga, a pesar de no llevarse ninguna especial fue el más regular, con tiempos cercanos al ganador del tramo. Y contra eso, poco se puede hacer.

El sábado conservaba el mismo orden de salida, sin embargo la mañana nos dejó un breve resurgir de Toyota, con dos victorias de Tänak, mientras que sus compañeros se colaban dentro de los cuatro primeros en las dos primeras especiales matinales. Aunque lo más destacable es que Suecia nos demostró por qué es Suecia. En la SS9 tres pilotos trompearon y golpearon el mismo banco de nieve: Teemu Suninen, tercer piloto de M-Sport para esta prueba, Andreas Mikkelsen, que perdió 18 segundos y bajó del segundo lugar al cuarto, y el propio líder, Thierry Neuville. Pero esta vez en la moneda salió cara y el scratch fue para Tänak, muy alejado de los puestos de cabeza.

A río revuelto, ganancia de pescadores, y serían Breen y Paddon, con dos actuaciones impecables, los que se colocasen segundo y tercero. El irlandés a unos peligrosos 4’2 segundos del liderato, y el neozelandés a diez segundos de este. Breen le estaba dando la gran alegría a Citroën, mientras que su jefe de filas seguía completamente perdido en décimo lugar y en tierra de nadie, con el ínfimo orgullo de estar un minuto por delante de Ogier, que ya tiraba la toalla sabiendo que poco podía sacar de tierras suecas. Su único consuelo por el momento era el tercer puesto en la SS11.

El golpe de Neuville

Sería la tarde del sábado cuando Neuville daría un golpe sobre la mesa y marcaría su territorio. Tres scratchs de cinco posibles, y una ventaja que se incrementaba hasta los 22’7 segundos. Quizás en el pasado Neuville hubiese estado más propenso a un error, y quizás en el futuro Breen sea capaz de seguirle el ritmo al líder del rally o imponerlo él, pero en este presente es el belga quién manda. Por detrás Mikkelsen recuperaba el podio frente a su compañero de equipo, Paddon, y seguía con un rally de ensueño para Hyundai, sus tres coches entre los cuatro primeros.

Pero volvamos al tramo nº13, donde se produjo una de las escenas más curiosas que se han visto en el WRC en mucho tiempo: Una salida de pista dañaba bastante su C3 WRC, podía continuar el tramo hasta el final, pero a un ritmo muy lento. Debido a esto Ott Tänak se lo encontró delante suya, algo que no es raro de ver, un vehículo va más lento y el siguiente en salir le encuentra. Pero el azar quiso que este encuentro se produjese en un camino muy estrecho, donde no podían pasar de ningún modo ambos vehículos. Por mucho que Meeke intentara apartarse, seguía sin haber sitio para el Yaris WRC del estonio. Los nervios de este le pudieron y acabó pasando a la fuerza, golpeando su coche, el del británico, y perdiendo dos minutos en un banco de nieve. Tänak, que hasta ahora luchaba con Latvala por la séptima plaza, se hundía hasta el noveno lugar. Mientras que Meeke abandonaba por tener el turbo colapsado por la nieve.

Hyiundai
Foto: Hyundai.

El tercer día, con tan sólo tres especiales cronometradas, dejaba casi todo visto para sentencia para el belga. Aunque todavía quedaban batallas por librar: Breen y Mikkelsen por el segundo lugar y Paddon y Lappi por el cuarto. Por si no fuera poco, en el primer tramo de la mañana, con triplete de Hyundai, Neuville cedía siete segundos con Breen, estrechándose el margen en tan sólo 14’8 segundos. Pero los fantasmas del pasado no molestaron al belga, y en los dos siguientes aumentaba la renta a 19. Finalmente obtenía la victoria que el año pasado se desvaneció por un error. La situación es muy distinta ahora para Neuville, saldrá líder en México, con diez puntos de ventaja sobre Ogier, y aunque tendrá que barrer tierra en América, a buen seguro que el líder de Hyundai no se cambiaba por nada del mundo.

Breen contenía los ataques de Mikkelsen y se hacía con una merecidísima segunda plaza, por delante de su compañero de equipo, por delante de nórdicos tan letales como Latvala, Ostberg o Mikkelsen, en un terreno extraño para él y en el que ha ido mejorando progresivamente. Irónicamente tendrá que esperar hasta Argentina a finales de abril para volver a subirse al C3 WRC. Tenía razón Meeke, cuando le defendió diciendo que era un error montar a Loeb y bajar del asiento a Breen. ¿Hará un esfuerzo económico la marca francesa para tener tres vehículos? Qui le sait.

Lappi ganaba la batalla contra Paddon, y se convierte en el mejor hombre de Toyota en un rally que puede considerarse ligeramente decepcionante, tras haber ganado el año pasado y que Makinen, jefe del equipo afirmase «Suecia es nuestro campo de juegos», pero los rallies son imprevisibles, y en ocasiones las circunstancias juegan en tu contra.

Peor aún le ha ido a M-Sport, con un Ogier muy perjudicado por las posiciones de salida (algo que recordaba constantemente con sus quejas verbales) y un Elfyn Evans absolutamente perdido, con varios errores a lo largo del rally y que además no encontró el ritmo en ningún momento. Ha tenido que ser su piloto de la cantera, Teemu Suninen, el que sacase el mejor resultado posible en la pesadilla del equipo británico, con un octavo puesto. Precisamente sería este equipo el que pusiese la última polémica del rally: Con el objetivo de arañar el máximo de puntos posibles de cara al campeonato, M-Sport decidió jugar una estrategia acordada por todo el equipo, como reconoció el propio pentacampeón: El dúo Ogier/Ingrassia decidía no tomar la salida a la hora acordada para salir más tarde que los coches del WRC2. Algo que le costaría una penalización de cuatro minutos y diez segundos. Pero así se aseguraría unas mejores condiciones de cara a ganar los cinco puntos de la power stage. Esta penalización le suponía perder el décimo lugar a favor de su compañero Evans, sin embargo este también llegaba tarde al control, recibiendo así un castigo de diez segundos más. A pesar de que la P.S. fue para Lappi, el francés pudo quedar segundo y gracias al décimo lugar, agenciarse cinco puntos.

En WRC2 destaca la victoria de Takomo Katsuta sobre Pontus Tidemand, el campeón de la categoría. Este japonés de 24 años no es un extraño en el mundo del rally. Fue apadrinado por el propio Tommi Makinen para entrar en el programa de jóvenes pilotos de Toyota y es hijo de Norihiko Katsuta, ocho veces campeón del nacional japonés de rallies. Vive en Jyvaskyla, precisamente donde se celebra el Rally de Finlandia, y Makinen ha declarado que sería posible subirlo en un cuarto Yaris WRC, y más si Japón regresa al mundial en 2019…

La única presencia española en Suecia ha sido la de Nil Solans, que ha estado en modo aprendizaje con su Fiesta R5, acabando 22º en la general y décimo en la clase RC2.

El mundial volverá el ocho de marzo a Guanajuato, en México, donde el principal handicap para los coches será la altitud.

Clasificación Rally Suecia 2018: 

1º Neuville/Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis WRT. 2:52:13.1

2º Breen/Martin (IRL/GBR) Citroën Total Abu Dhabi. +19.8

3º Mikkelsen/Jaeger (NOR) Hyundai Shell Mobis WRT. +28.3

4º Lappi/Ferm (FIN) Toyota Gazoo Racing. +45.8

5º Paddon/Marshall (NZL/GBR) Hyundai Shell Mobis WRT. +54.4

6º Ostberg/Eriksen (NOR) Citroën Total Abu Dhabi. +1:15.3

7º Latvala/Anttila (FIN) Toyota Gazoo Racing. +2:04.9

8º Suninen/Markkula (FIN) M-Sport Ford WRT. +2:52.2

9º Tänak/Järveola (EST) Toyota Gazoo Racing. +3:44.4

10º Ogier/Ingrassia (FRA) M-Sport Ford WRT. +8:45.4

Mundial: 

1º Neuville/Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis WRT. 41pts

2º Ogier/Ingrassia (FRA) M-Sport Ford WRT. 31pts

3º Lappi/Ferm (FIN) Toyota Gazoo Racing. 23pts

4º Latvala/Anttila (FIN) Toyota Gazoo Racing. 23pts

5º Tänak/Järveola (EST) Toyota Gazoo Racing. 21pts

6º Mikkelsen/Jaeger (NOR) Hyundai Shell Mobis WRT. 21pts

7º Breen/Martin (IRL/GBR) Citroën Total Abu Dhabi. 20pts

8º Meeke/Nagle (GBR/IRL) Citroën Total Abu Dhabi. 17pts

9º Paddon/Marshall (NZL/GBR) Hyundai Shell Mobis WRT. 10pts

10º Evans/Barrit (GBR) M-Sport Ford WRT. 8pts

11º Ostberg/Eriksen (NOR) Citroën Total Abu Dhabi. 8pts

Pablo Balbontín

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*