Neuville
Noticias

Rally Portugal: Neuville gana en la carnicería lusa

Para comprender mejor lo que ha sido este Rally Portugal vamos a extraer una serie de datos: de 14 pilotos con World Rally Cars, sólo la mitad llegó a meta. Cinco pilotos llegaron a ser líderes y nueve marcaron algún scratch a lo largo de la prueba. Portugal fue el rally más caótico en lo que llevamos de año y uno de los más movidos de las últimas temporadas. Para desgracia de los pilotos y disfrute de los espectadores y aficionados.

Las carreteras áridas de los bosques portugueses no pasaron una, y de este durísimo test, Thierry Neuville sacó la máxima nota con un botín muy especial: 19 puntos de distancia sobre Ogier, una distancia considerable y llamativa, pues jamás se ha encontrado el francés en esa tesitura desde que asaltó el trono mundial en 2013. Aún queda media temporada, pero esto indica que el campeonato va a estar mucho más apretado que en 2017.

Cambio de pilotos

En Portugal regresaban un par de pilotos que no competían desde Suecia: Mads Ostberg, una vez más con el tercer coche de Citroën (previsiblemente tras pasar por caja), y Hayden Paddon, gracias a que Hyundai decidía alinear cuatro coches para esta prueba. Ambos estarán de nuevo en Cerdeña, a diferencia de Dani Sordo, cuyo programa parcial parará hasta el Rally de Alemania en agosto. Aunque si Hyundai ha colocado un cuarteto aquí, quién sabe si lo hará en otra prueba en la que Sordo no está previsto que participe…

Portugal nos daba el primer golpe de efecto en el primer tramo del viernes. Ott Tänak, que había ganado la especial de exhibición del jueves en el circuito de Lousada y se colocaba como primer líder, se comía una roca emplazada en medio del camino que destrozaba su radiador y sobrecalentaba el motor hasta el punto de obligarle a abandonar. El dominador de Argentina y candidato al título sumaba su primer cero de la temporada. Y no sería el único.



El liderato sería heredado por Paddon, que volvía al mundial por la puerta grande con un scratch, seguido de Evans y Meeke. El primero también regresaba, solo que a nivel deportivo tras unos rallies un tanto mediocres. Mientras que el segundo se convertiría en el tercer líder en tres tramos tras su victoria en la SS3. Lo que demuestra que el C3 WRC es un coche capaz de ganar rallies. Lo que falta es la consistencia de su jefe de filas.

Sería en este tramo donde Toyota se llevaría otro disgusto, con Latvala calcando el gesto de Argentina y machacando la suspensión contra una roca. El finlandés ya reconoce abiertamente que el campeonato de pilotos está perdido. Una frase que podría aplicarse a sus temporadas desde 2015.

Y para acabar la mañana, nuevo liderato. En este caso de Dani Sordo, que se hacía valer ante sus compañeros de equipo con un scratch y seguía con la buena racha que está teniendo sobre tierra este año. Una superficie en la que no es especialista. Por su parte los dos contendientes al título estaban haciendo una buena carrera, a pesar de abrir pista, colocándose Ogier 4º y Neuville 5º.

Uno tras otro

La masacre comenzaría en los tramos vespertinos. El primero en caer sería Ogier, nueva víctima de una roca que dañó su árbol de dirección, lo que le hizo irse recto unos pocos metros más adelante y chocar contra unos árboles en un lateral. Se dice siempre que el cupo de fallos de Ogier no va más allá de uno por temporada, la diferencia es que esta vez ha pasado cuando no tiene el liderato nada asegurado.

Sin embargo Neuville no aprovecharía inmediatamente el mejor regalo que podía hacer, viéndose lastrado por el desgaste de sus neumáticos. El nuevo líder sería otra vez Meeke, que ofrecía su mejor cara. Pero poco le duraba la alegría con un pinchazo en la sexta especial que le hacía caer hasta la quinta plaza.

Y es que los neumáticos sufren especialmente en esta prueba, llegando a desintegrarse por completo en algunas ocasiones. Esto se debe a las áridas carreteras de tierra de las montañas portuguesas, sumadas a las altas temperaturas de la zona en esta época del año. Con lo que elegir la monta adecuada puede suponer la diferencia, como hizo Neuville. Su neumático blando aguantó, le dio el agarre necesario en los resbaladizos caminos y le permitió sumar dos scratchs que le auparían al liderato a partir de la séptima especial, el cual no dejaría en lo que restaba de prueba.

Las víctimas se sucedían, y Mikkelsen, sexto hasta la SS6, experimentaba la mencionada aridez del terreno, con un neumático que literamente se fue deslaminando progresivamente. Y por si fuera poco, en el siguiente tramo tenía problemas con la dirección asistida que le bajaron hasta la decimoséptima plaza. Mientras que Breen perdía la tercera plaza de podio y descendía hasta la octava y Sordo se desplazaba a la quinta debido a su excesiva cautela para preservar los neumáticos.

Pero fue Hayden Paddon quién se llevó la peor parte. Tras arrebatarle el liderato a Meeke en la sexta especial, sufrió un fuerte accidente que no sólo le obligó a abandonar y le mandó al hospital para una revisión, sino también paralizó el séptimo tramo por completo, al quedar cruzado en medio de la pista.

Pero todavía quedaban sucesos inusuales. Neuville pondría distancia con Evans y Sordo en las dos cortas especiales por las calles de Oporto. Los típicos tramos breves que sirven más para disfrute del público que otra cosa y en los que no suele jugarse mucho, pero que al belga le sirvieron para aumentar de 7 a 17 segundos su primera plaza. Ahí no acabó todo. Meeke, sabedor de que tras estas especiales quedaba otro tramo de enlace hasta la asistencia de 20kms, salió a correr con tan solo tres neumáticos. ¿La razón? La FIA obliga a que los pilotos lleguen a la asistencia con los cuatro neumáticos. El norirlandés hizo algo inteligente, como es guardar su mejor neumático (ya que no le quedaban de repuesto), con el objetivo de afrontar el largo enlace. Mejor acabar en octavo lugar que ser descalificado.

No había sido una tarde sencilla para el líder de la marca de los dos chevrones. Tras su scratch en la SS5, tuvo un pinchazo en la siguiente, y después sus gomas se fueron desgastando cada vez más hasta que las láminas sueltas destrozaron un lateral del vehículo.

Sordo, que dormiría tercero tras Neuville y Evans (sin victorias de tramo, pero había sabido mantenerse en pista), golpearía unas barreras de plástico en la primera pasada al tramo urbano. Algo que para la FIA supone una infracción, ya que altera el recorrido original. Esta acción sería investigada durante el sábado por los comisarios.

Sábado en calma

Tras la locura del viernes, el sábado se presentaba relativamente más tranquilo y tendría más protagonistas. Uno de los grandes damnificados hasta ahora había sido Toyota, con Lappi como mejor representante en sexto lugar, justo después de Ostberg. Así que fue un pequeño consuelo que la primera victoria del día fuera para Latvala, que volvía tras la normativa Rally2 y mostraba un atisbo de ese rapidísimo piloto finlandés que ahora está perdido.

La tranquilidad duraría tan sólo una especial porque a la siguiente Meeke protagonizaría un espectacular vuelco tras derrapar demasiado en una curva e irse directo hacia los árboles. Los resbaladizos tramos se cobraban otra víctima. Una víctima con otro accidente más que lo deja fuera de carrera por su exceso de fogosidad. Y van unas cuantas ya. Algo que en Citroën debe quemar bastante, siendo el farolillo rojo de la clasificación.

Lappi
Foto: WRC.

Evans marcaría el scratch en el décimosegundo tramo, en un tímido intento de inquietar a un Neuville que estaba guardando la ropa para evitar riesgos. Pero uno de los rasgos que definen a un campeón es saber cuando atacar y dar el golpe de efecto a tus rivales. Y eso hizo el belga con un descomunal tiempo en Amarante, el tramo más largo del rally. 30 segundos sobre Evans y 45 sobre Sordo y dejaba claro quién va a por el campeonato.

Quizás la primera plaza estaba ya casi sentenciada, pero no así la tercera posición. Y es que al cántabro le crecían los enanos. No sólo un Teemu Suninen que se estaba convirtiendo en una de las revelaciones del rally, agradeciendo la confianza que Malcolm Wilson puso sobre el joven finlandés. Sino también Esapekka Lappi, que continuaba en carrera marcando buenos cronos y acercándose al piloto de Hyundai y a su paisano.

Cabe destacar el buen rendimiento de Latvala durante todo el sábado (y posteriormente el domingo), que aunque no servía de mucho, ya que se reenganchaba a la prueba, se situaba con tiempos de cabeza. Posiblemente el rally donde más victorias de tramo se haya llevado. Conociendo la frágil moral del finlandés, no es ilógico pensar que da lo mejor de sí sin la presión de tener al caníbal de Tänak en carrera o teniendo que preocuparse de la clasificación general. Pero un piloto no puede ser campeón del mundo sin ser capaz de aguantar la presión.

Al término del sábado Neuville acabaría aumentando su renta a 40 segundos. Con la victoria en la primera pasada en Amarante y buenos tiempos durante la tarde había tenido suficiente para marcar territorio, mientras que los finlandeses voladores progresivamente habían estado recortando distancias con Sordo.

Restaba todavía otro golpe de efecto, ya que los comisarios decidían penalizar al piloto de Hyundai con diez segundos por el incidente del tramo urbano, lo que le colocaba cuarto, a cinco segundos de Suninen. Por mucho que los responsables de la marca koreana argumentasen que el choque con los elementos de plástico habían hecho perder tiempo a su piloto, los comisarios decidieron ceñirse al reglamento y a una penalización similar aplicada a Ogier en Argentina.

Lucha dominical

El domingo continuaría la lucha entre los tres. Si bien empezó siendo un intercambio de golpes, con Lappi y Sordo disputándose el cuarto lugar. Suninen acabó distanciándose con su scratch en la penúltima especial, y Lappi siendo más rápido que Dani en cuatro de las cinco especiales, relegando a este a la quinta plaza tras las promesas del norte de Europa. Precisamente Lappi se llevaría su primera Power Stage de la temporada, seguido de Neuville, que se hacía con cuatro puntos más que aumentan la distancia con Ogier a los ya mencionados 19 puntos. Sordo debía conformarse con el tercer lugar en la P.S. una gran trayectoria en tierra. Aunque no volverá hasta agosto al mundial, salvo cambio de planes.

Suninen y Evans se llevaron los puntos restantes en una gran actuación de ambos. Los jóvenes escuderos de M-Sport le dieron una alegría al equipo británico tras el error de la estrella del equipo.

El Rally de Portugal ha sido como El Cid, hasta acabado ha dado batalla, ya que mientras escribo estas líneas leo que Sordo ha recuperado la cuarta posición por una penalización a Lappi idéntica a la suya. A buen seguro que esta normativa será la nueva polémica del Mundial, por la dificultad que supone muchas veces salvar estos obstáculos y que más que ganar tiempo, hace perder.

Se reduce así el ya escaso botín de Toyota en la prueba ibérica, con Lappi como único representante. Mientras que Citroën tiene que ver cómo su piloto de pago, Ostberg, ha quedado mejor (6º) que sus dos oficiales, con Breen justo detrás y Meeke encadenando abandonos. Una noticia que no ayuda a la permanencia de la marca en el Mundial, teniendo en cuenta los ajustados presupuestos del Grupo PSA y su participación en la Fórmula E.

Hyundai nuevamente sale como la gran triunfadora. Tres de sus pilotos han sido líderes, Neuville irá a Cerdeña con una buena renta con respecto a Ogier y siguen por delante en el campeonato de marcas. Aunque Paddon y Mikkelsen tuvieran problemas y Sordo perdiese comba ante dos impulsivos finlandeses, el i20 WRC está demostrando ser el mejor coche de la nueva generación junto con el Fiesta WRC.

En WRC2 los pinchazos también fueron protagonistas. Pontus Tidemand, líder del campeonato, sufrió uno al comienzo del rally, sin embargo, quién heredó su posición, Stephane Lefebvre, también acabó sucumbiendo a las duras carreteras lusas y devolvió el puesto de honor a su primer propietario, que lleva tres victorias de cuatro participaciones.

La próxima prueba será Cerdeña del 7 al 10 de junio.

Clasificación Rally Portugal 2018

1º Neuville/Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis WRT. 3:49:46.6

2º Evans/Barritt (GBR) M-Sport Ford WRT. +40.0

3º Suninen/Markkula (FIN) M-Sport Ford WRT. +47.3

4º Sordo/Del Barrio (ESP) Hyundai Shell Mobis WRT. +1:00.9

5º Lappi/Ferm (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. +1:04.7

6º Ostberg/Eriksen (NOR) Citroën Total Abu Dhabi WRT. +3:33.5

7º Breen/Martin (IRL/GBR) Citroën Total Abu Dhabi WRT. +5:23.0

8º Tidemand/Andersson (SWE) Skoda Motorsport +14:10.8

9º Pieniążek/Mazur (POL) Skoda Fabia R5 Privado +16:17.3

10º Lefebvre/Moreau (FRA) Citroën Total Rally Team +16:34.3

Clasificación Mundial

1º Neuville/Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis WRT. 119pts

2º Ogier/Ingrassia (FRA) M-Sport Ford WRT. 100pts

3º Tänak/Järveoja (EST) M-Sport Ford WRT. 72pts

4º Sordo/Del Barrio (ESP) Hyundai Shell Mobis WRT. 60pts

5º Lappi/Ferm (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. 55pts

6º Mikkelsen/Jaeger (NOR) Hyundai Shell Mobis WRT. 54pts

7º Evans/Barritt (GBR) M-Sport Ford WRT. 45pts

8º Meeke/Nagle (GBR) Citroën Total Abu Dhabi WRT. 43pts

9º Latvala/Anttila (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. 31pts

10º Breen/Martin (IRL/GBR) Citroën Total Abu Dhabi WRT. 26pts

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*