Santy Menor
Entrevistas

Santy Menor: «Los porteros no han sido lo suficientemente reconocidos a lo largo de la historia»

 Literatura y periodismo siempre han ido de la mano. El deporte es un género sobre el que cada vez son más los escritores y periodistas que se deciden a tratar. En vísperas de la publicación de su primer libro, el periodista avilesino Santy Menor atiende a Olympo Deportivo para darnos a conocer algunas de las claves de ‘La soledad del portero’.

Pregunta. ¿Por qué ‘La soledad del portero’?

Respuesta. Este libro está dedicado a todo lo que rodea al mundo de los porteros, y no sólo de fútbol, ya que también les quise hacer un guiño al balonmano y al fútbol-sala. Incluye entrevistas a porteros tanto en activo como retirados, al preparador de guardametas José Sambade -uno de los más reconocidos del mundo-; y opiniones de la psicóloga deportiva Patricia Ramírez y periodistas como Rubén Uría, Rodrigo Fáez, Axel Torres o Pablo Gómez. Creo que el papel de los porteros no ha sido lo suficientemente reconocido a lo largo de la historia y en cierta manera pienso que se han sentido un poco solos o desplazados. De ahí la idea de hacer el libro y también el título.

P. ¿Ha jugado de portero Santy?

R. Sí, y de hecho cuento un poco lo que fue mi corta carrera deportiva en el último capítulo. Aunque empecé como jugador de campo, a los 14 años me pasé a la portería y estuve jugando hasta los 22, cuando lo dejé por incompatibilidad de horarios con el trabajo. Mi techo fue la Tercera División. También estuve un año entrenando a los porteros de la escuela del Don Bosco, un modesto equipo de Valladolid.

La soledad del portero

P. ¿Qué le impulsó a escribir un libro?

R. Siempre lo tuve en la cabeza, ya desde pequeñito, aunque me faltaba dar con una buena idea. Pensé en varios temas -algunos me los guardo para el futuro-y decidí juntar para mi primera obra dos de mis pasiones: el periodismo y el deporte, concretamente el mundo de los porteros, del que provengo.

P. Cuénteme alguna anécdota relacionada con el libro

R. Bueno, hay varias, aunque me quedo con la ilusión que me hizo hablar con porteros a los que admiraba cuando veía por la televisión y creo que la entrevista más larga y jugosa fue la que le hice al portero avilesino de balonmano Adolfo, que dio para mucho. Fue curioso que, para contactar con la empresa Soloporteros y con Sánchez Broto, acudiese a Pedro Mayo, un antiguo forero de dicha web con el que debatí mucho cuando yo era juvenil.

P. ¿Ha sido complicado el poder compaginar la redacción de la obra con sus quehaceres y con la búsqueda de una editorial?

R. Ha sido complicado, sí. Empecé a escribir el libro cuando aún me quedaban un par de asignaturas de la carrera y a la vez colaboraba con La Voz de Avilés, por lo que las horas para escribir eran muy pocas, generalmente por la mañana temprano o ya por la noche. Además, como tuve que contactar con mucha gente para las entrevistas, las opiniones o las fotografías, el proceso de creación se demoró hasta unos dos años. La búsqueda de la editorial fue mucho más sencilla. Contacté con varias, Éride fue la que mejores condiciones o más confianza me ofreció y aquí estamos, cada vez más cerca de publicar.

P. A día de hoy, ¿quién es el mejor portero del mundo?, ¿y de la historia?

R. Creo que el portero más en forma en estos momentos es Thibaut Courtois. De la historia, como digo en el libro, es imposible emitir un juicio, porque no es justo ver un vídeo, o incluso cuatro partidos, de Yashin, y compararlo con Casillas, a quien llevamos viendo casi a diario los últimos diez años. De los que yo he visto, teniendo en cuenta su palmarés, su relevancia en la historia del fútbol y sus condiciones, me quedo con Iker, pero aclaro que yo comencé a seguir el fútbol conscientemente en la temporada 96-97, con siete-ocho años de edad.

P. El pasado Mundial de Brasil ha destacado, entre otras cosas, por ser el «Mundial de los porteros», ¿casualidad o causalidad?

R. Es lógico. Los delanteros están cada vez mejor preparados técnica y tácticamente y los porteros también, por lo que me parece normal que cada vez tengan más incidencia en el juego y necesiten dar un paso más para detener los lanzamientos o las jugadas de auténticos fueras de serie. Además, los balones que se fabrican en la actualidad no ayudan nada a los guardametas, que necesitan incrementar más si cabe su nivel de reflejos y agilidad.

José Antonio Vega.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*