Ogier
Noticias

Sébastien Ogier, hexacampeón del mundo en el Rally Australia 2018

Al acabar el Rally de Turquía Sébastien Ogier estaba más lejos que nunca del título, incluso algunos casi cometemos el error de darle por muerto. No ganaba desde hacía cinco meses en el asfalto de Córcega. Neuville le ganó en una batalla uno contra uno en Cerdeña, y Ott Tänak acababa de ganar su tercer rally consecutivo, se encontraba a 23 puntos del liderato, en tercera posición. Pero una remontada magistral en Gales y un segundo lugar en Cataluña, sólo detrás de Loeb, le auparon al liderato con tal tres puntos de diferencia sobre Neuville. Ni este ni Tänak acabaron el rally de Australia, mientras que nuestro protagonista terminó quinto y recuperando aquello que casi parecía perdido hace dos meses.

Sébastien Ogier es hexacampeón del mundo por motivos propios. Una vez más no fue el que más especiales ganó, ni tenía el mejor coche. Su Fiesta WRC hacía tiempo que se estaba quedando atrás con respecto al i20 WRC y sobretodo al Yaris WRC, el gran dominador en esta segunda parte del campeonato. Pero a diferencia de sus rivales, él tiene un control magistral de la presión. Nada le desconcentró durante el rally, a pesar de que Tänak fue por delante de él en Australia durante buena parte de la prueba. A pesar de que las condiciones del rally fueron empeorando durante el sábado y el domingo hasta hacerla una auténtica prueba de supervivencia. Para todos aquellos que claman que en los deportes de motor importa más la máquina que el piloto, deberían mirarse esta temporada del WRC.

La prueba comenzaba con lluvia, tal y como amenazaban los partes meteorológicos. En estas circunstancias los Toyota mostraron una vez más que eran los coches que mejor se adaptaban a los tramos australianos, aunque no los únicos que habían hecho los deberes. Las dos primeras especiales nos dejaron un triplete de la marca japonesa, sin embargo era Mads Ostberg quién a partir de su scratch en la tercera especial se hacía con el liderato. A pesar de no ganar ni una sola especial más en lo que restaba de jornada, nadie le quitaría la posición de honor, gracias a su buen hacer sin apenas perder tiempo en cada tramo.

Los sustos comenzaron desde el primer momento, tanto Neuville como Tänak estuvieron cerca de volcar debido a las difíciles condiciones atmosféricas que hacían de los tramos una pista de patinaje. Peor suerte tuvo Mikkelsen, en el tercer tramo un tractor se coló en medio de la pista, con lo que el noruego tuvo que maniobrar para esquivarlo, sólo para perder la concentración e irse directo contra unos árboles. El rally acababa pronto para él y ponía más cuesta arriba las opciones de Hyundai de alzarse con el título de constructores, pues Lappi, Latvala y Tänak se encontraban en segunda, tercera y sexta posición respectivamente en el momento del accidente. Una temporada absolutamente nefasta para el noruego.

La tarde prometía más tensión. Tänak lograba escalar hasta la tercera plaza, pero un vado de agua le dañaba el frontal del coche, estropeando la aerodinámica del vehículo y haciendo más difícil a partir de entonces el mantener el coche en pista. Mientras que su compañero Lappi sufría en el mismo punto, sólo que el agua le provocó daños en el motor que le costaron 20 segundos y bajar a la novena plaza. Algo que beneficiaba entre otros a Neuville, ya séptimo y teniendo a Ogier décimo. Sin contar la Power Stage en ese mismo instante el belga era campeón del mundo. Pero el gran problema de este piloto ha sido tradicionalmente la presión, sólo un tramo más tarde golpeaba una baja de paja de una chicane artificial e intercambiaba posiciones con Ogier. El piloto de Hyundai destrozaba un neumático trasero y se dejaba 40 segundos.

Además mientras que Ogier podía contar con Suninen y Evans para dejarle pasar, ya que M-Sport decidió concentrarse por completo en el campeonato de pilotos, Neuville no podía decir lo mismo. Mikkelsen estaba fuera y la cuarta posición de Paddon se convertía en la mejor garantía de Hyundai para lograr el título de constructores.

Por delante Breen culminaba una remontada que le dejaba segundo, adelantando a Latvala y contribuyendo a un doblete de Citroën provisional. Ambos pilotos difícilmente defenderán los colores de la marca francesa en 2019, así que una buena actuación aquí les podía abrir otras puertas.

Poco duraría dicho doblete el sábado, ya que Latvala le arrebató la segunda plaza a Breen y se situaba a sólo siete segundos de Ostberg, aunque también debía mirar atrás, pues Paddon, autor del primer scratch de la mañana se encontraba a tres segundos.

A partir de entonces los Toyota se convertirían en protagonistas de la jornada. Latvala finalmente lograba el liderato en la SS11, pero su vecino y rival Ott sacaba el mazo a base de scratch y prometía darle caza, con la esperanza de meter presión a Ogier con una posible victoria. Ante el empuje de las bestias de Toyota ni Ostberg ni Paddon podían hacer otra cosa que quitarse de en medio.

Unos suben y otros bajan. Neuville no podía hacer más para evitar perder tiempo tramo a tramo y estaba encallado en la novena plaza durante la asistencia del sábado y para su desgracia Ogier ya marchaba sexto, aunque él mismo reconocía que su adelantada posición de salida le hacía casi imposible subir posiciones.

La tarde nos dejaría varias batallas, la primera y más importante entre Tänak y Latvala. El primero por sus remotas posibilidades de ser campeón del mundo y el segundo para continuar la racha de al menos una victoria por año desde 2008. Sin embargo la sombra de las órdenes de equipo estaba presente, ya que podían arruinar un doblete que garantizaría el primer título de constructores de Toyota desde 1999. Aunque Makinen, testigo de excepción de la batalla entre Sainz y McRae del 1995, nunca se ha declarado muy fan de este tipo de estratagemas….

La segunda entre Ostberg y Paddon por el tercer escalón del podio. El futuro de ambos es relativamente incierto, y un podio ayuda bastante a cualquier proyecto de cara a 2019.

Neuville por su parte tenía que hacer esfuerzos para a Suninen, Evans y situarse a espaldas de Ogier (6º), tratando de meterle presión.

Tänak, con una mejor elección de neumáticos, iría alejándose progresivamente de su compañero y rival, hasta que la lluvia empezó a caer con fuerza en los dos últimos tramos, muy cortos, pero extremadamente resbaladizos y traicioneros. Ahí Latvala se dejó diez segundos más, sumados a los otros diez acumulados durante la tarde y dejando muy difícil la tarea de la victoria para el domingo y teniendo que mirar a su espalda. Paddon se encontraba a unos escasos cuatro segundos tras haberse deshecho de Ostberg, el cual tuvo que pelear con el errático comportamiento de su C3 WRC, que en una sola especial le costó medio minuto.

Neuville logró pasar a Suninen, pero aún así seguía octavo, a medio minuto de Evans, cuyos esfuerzos posiblemente se vean recompensados el año que viene por su labor de escudero en este rally. Pero Ogier continuaba sexto y no había visos de error. El campeonato a falta de seis tramos era una empresa casi imposible, sólo quedaba lanzarse a tumba abierta…

El domingo comenzaba animado, con Latvala quitándole ocho segundos de diferencia a Tänak y dando a entender que la batalla no había finalizado. Tan sólo un tramo más tarde el estonio se salía de pista y se quedaba sin liderato.

Mencionamos antes que a Neuville sólo le quedaba atacar al máximo, algo que tiene consecuencias. Tras un par de especiales recortando tiempo a Evans, esta vez las cartas le eran esquivas y arrancaba una rueda tras haber perdido el control en una curva llena de barro. De poseer más de 20 puntos de ventaja a la amargura de la derrota. Misma historia que en 2017, solo que algo menos cruel, ya que perdió el título antes y pudo permitirse el lujo de ganar en Australia. Una excelente primera parte de campeonato que acaba arruinándose por una desastrosa segunda mitad. Otro año más que Hyundai pierde el título de constructores tras haber estado al frente durante buena parte de la temporada. Algo que no gustará ni un pelo a los inversores koreanos. Volverán con más fuerza, como suele decirse, pero quizás tampoco tengan mucho tiempo más de margen.

Un tramo más tarde un árbol acababa con las pocas esperanzas de Tänak de ganar, dejando vía libre a Latvala para que continuase su espectacular racha y por supuesto a un nuevo título de Ogier que celebró llevándose la Power Stage.

Latvala finaliza con un buen sabor de boca una de sus temporadas más difíciles. Una primera parte llena de problemas y de ceros en el casillero, que hicieron plantearse al piloto si realmente lograría una victoria que se le escapaba desde Suecia 2017, algo que él mismo reconocía. Su moral y ganas de triunfar se recompusieron en una segunda parte bastante superior. Sin embargo su mayor rival ha estado en casa, con un Tänak que parecía llegar para adaptarse y el «robó» el equipo. Esperemos que este subidón de moral se prologue al próximo año.

Su victoria otorgaba un nuevo título a Toyota en el WRC, el primero desde que decidiesen en 1999 abandonar la competición para adentrarse en la F1. Una aventura que acabaría siendo bastante frustrante. En aquella ocasión fueron Didier Auriol y Carlos Sainz los encargados de aquella gesta. Un año brillante para Toyota que también ha acabado con su maldición de Le Mans.

Aún quedaba sitio para el último abandono de la temporada con Teemu Suninen de protagonista tras un accidente. A pesar del aparatoso final, el piloto de M-Sport ha mostrado ser una proyección de futuro, eclipsando en muchas ocasiones a Evans y con más posibilidades de asiento fijo en el equipo. Junto con Lappi es una de las grandes esperanzas de la escuela finlandesa para acabar con la tiranía de los Sébastien que dura ya 15 años.

Tras Latvala se situaba Paddon, que al igual que Sordo ha sabido sacar partido de su programa parcial, logrando varios podios a lo largo del año, aunque aún no se ha visto a aquel piloto que deslumbró en 2016. Todo apunta a que el esquema en Hyundai seguirá igual, con Neuville y Mikkelsen corriendo todas las pruebas y Sordo y Paddon repartiéndose el tercer coche. Aunque si me permiten este pequeño inciso de opinión, Mikkelsen no ha hecho demasiado este año por merecer tal posición de privilegio.

Ostberg realizó el mejor rally posible dadas las circunstancias, sólo por detrás de los pilotos punteros. Si bien su rendimiento ha sido bueno para haber llegado a mitad de la temporada, difícil lo tendrá para seguir en Citröen, que portará el numero uno después de mucho tiempo con la llegada del hijo pródigo y un Esapekka Lappi que está cada día más cerca de reventar. Sin ir más lejos con su cuarta plaza ha contribuido y mucho al título de su ahora ex equipo.

Lo sustituirá el malogrado Kris Meeke, que formará una alineación explosiva con Latvala y Tänak, de estas capaces de lo mejor y lo peor. Este año han demostrado tener el mejor coche a partir de la segunda parte de la temporada, aunque no siempre se manifestase con victorias.

¿Qué nos espera el próximo año? Citroën se esforzará para darle el coche que se merece al hexacampeón, Hyundai volverá a intentarlo con el mismo equipo, Toyota parte con el mejor coche, mientras que M-Sport regresará a su papel de creadora de nuevas promesas, pero capaz de dar un susto a quién se confíe…

Hasta entonces nos vemos en Montecarlo el 22 de enero.

Clasificación Rally Australia 2018:

1º Latvala/Anttila (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. 2:59:52.0

2º Paddon/Marshall (NZL/GBR) Hyundai Shell Mobis WRT. +32.5

3º Ostberg/Eriksen (NOR) Citroën Total Abu Dhabi WRT. +52.2

4º Lappi/Ferm (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. +1:02.3

5º Ogier/Ingrassia (FIN) (FRA) M-Sport Ford WRT. +2:30.8

6º Evans/Barritt (GBR) M-Sport Ford WRT. +3:05.1

7º Breen/Martin (IRL/GBR) Citroën Total Abu Dhabi WRT. +8:59.0

8º Heller/Díaz (CHI/ARG) Ford Fiesta R5 M-Sport Ford +22:28.5

9º Glenney/Sarandis (AUS) Skoda Fabia R5 +27:01.8

10º Serderidis/Vanneste (GRC/BEL) M-Sport Ford WRT. +35:14.1

Clasificación Mundial: 

1º Ogier/Ingrassia (FRA) M-Sport Ford WRT. 219pts

2º Neuville/Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis WRT. 201pts

3º Tänak/Järveoja (EST) Toyota Gazoo Racing WRT. 181pts

4º Latvala/Anttila (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. 128pts

5º Lappi/Ferm (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. 126pts

6º Mikkelsen/Jaeger (NOR) Hyundai Shell Mobis WRT. 84pts

7º Evans/Barritt (GBR) M-Sport Ford WRT. 80pts

8º Paddon/Marshall (NZL/GBR) Hyundai Shell Mobis WRT. 73pts

9º Sordo/Del Castillo (ESP) Hyundai Shell Mobis WRT. 71pts

10º Ostberg/Eriksen (NOR) Citroën Total Abu Dhabi WRT. 70pts

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*