Miguel Ángel López
Noticias

‘Superman’ López se impone en la Volta por fuerza, potencia y suficiencia

  • El colombiano fue el más fuerte en la montaña y supo manejar la carrera y los esfuerzos en la emboscada final de Barcelona. Adam Yates y Bernal le acompañaron en el podio

Una lucha a cuatro bandas entre ‘cuatro fantásticos’. Eso es lo que hemos vivido en una emocionantísima Volta a Catalunya 2019. Y no solo una espectacular lucha por la clasificación general, sino que recorridos y ciclistas nos han regalado lucha y emoción en cada una de las siete etapas que han compuesto la carrera española.

Desde la cabalgada ‘clásica’ de De Gendt el primer día, pasando por los luchados triunfos al sprint de Michael Matthews, las escapadas heroicas de Schachmann y Formolo y la lucha por la General entre Miguel Ángel López, Nairo Quintana, Egan Bernal y Adam Yates. Una lucha que, tras las rampas de Vallter 2000 y La Molina, pudo decidirse en la etapa final en Barcelona. Eso sí, el colombiano de Astana supo defender su maillot de líder ante los ataques de sus rivales y acabó imponiéndose en la clasificación general por delante de Yates, a 14 segundos, Bernal, a 17, y Quntana, a 25.

Etapa 1: la enésima cabalgada de De Gendt

Estos cuatro fueron los protagonistas del grueso de la Volta pero Thomas De Gendt (Lotto-Soudal) fue el gran héroe de la primera etapa con final en Calella. Un perfil escarpado que suele poner en apuros a los velocistas y que, en esta ocasión, los dejó ‘jaque mate’. De Gendt, en su carrera favorita, logró su cuarta victoria con una de sus cabalgadas desde la escapada. El belga entró con más de dos minutos y medio con respecto al pelotón… un espectáculo.

Etapa 2: Matthews, habilidoso y potente

De Gendt no tuvo problemas en mantener el jersey de líder en una segunda etapa con muchas trampas: una cota con algo de dureza a veinte kilómetros del final y un circuito final laberíntico y con varios repechos durísimos iba a agitar la llegada masiva. El caos se apoderó de los últimos kilómetros y, aunque nadie pudo sorprender, fueron los más habilidosos los que se jugaron la victoria. Y ahí, pese a tener rivales como Valverde, Impey o Schachmann, Michael Matthews (Team Sunweb) no suele tener rival. No lo tuvo en Sant Feliu de Guixols y se impuso en la segunda etapa.

Etapa 3: Vallter 2000 selección a ‘los 4 fantásticos’

Y llegó la montaña, llegaron los Pirineos y las cosas se pusieron muy serias. En Vallter 2000 no se decidió nada, pero sí descubrimos quiénes iban a estar en la pelea por la carrera, quiénes eran los escaladores con mejor forma del momento. Aparecieron los cuatro fantásticos a los que aludíamos más arriba. Egan Bernal (Team Sky) fue el primero en destaparse. El colombiano está siendo uno de los grandes nombres del año y, tras el trabajo en tren de su equipo –desde Knees en el llano, pasando por Sebastián Henao y Jhonatan Narváez en el inicio del puerto y hasta el lanzamiento final de Sivakov y Sosa-, lanzó un cambio de ritmo que solo Nairo Quintana pudo seguir.

El ciclista de Movistar ya ha vio como Bernal le ‘mojaba la oreja’ en París-Niza y no quería dejar ir su rueda. Pese a la insistencia en sus aceleraciones, el joven ciclista de Sky no podía con Quintana. Eso sí, todo el peso del ritmo lo llevaba el más bisoño, Nairo no le dio ni un solo relevo. Cuando el ritmo se estabilizó, llegaron hasta ellos tanto Miguel Ángel López (Astana) como Adam Yates (Michelton-Scott), más diésel. Y agonizando arribó Daniel Martin (EF Education First) al grupo de los mejores. El resto no pudieron estar entre los fantásticos. Solo el irlandés pudo entrometerse, a duras penas, entre los protagonistas.

Ni Simon Yates, ni Enric Más, ni Kelderman, ni Kruijswijk, ni Bardet, ni Pinot, ni Porte, ni Zakarin… ni mucho menos Froome y Valverde que andan a otro ritmo a estas alturas. Ninguno pudo estar en el grupo de elegidos y ninguno pudo disputar la etapa y el liderato. Tras varias intentonas de López, Quintana y Yates –Bernal ya lo había probado y Martin marchaba ‘penitencia’-, el más rápido fue el ciclista británico quien ganaba y cogía el maillot de líder. Eso sí, las diferencias eran ajustadísimas.

Etapa 4: Un ‘vuelo’ de fuerza, potencia y garra

Todo se decidiría al día siguiente, en La Molina: una subida a priori más tendida y en la que costaría más hacer diferencias, aunque con un terreno previo más exigente. Pero es que emergió el gran fantástico, el superhéroe… ¡Superman López! Y todo tras una repetición del guion del día anterior. Sky trabajo para Bernal en la aproximación –¡incluso Froome estuvo relevando!-. Pero al poco del inicio de la ascensión definitiva, López no quiso esperar más. Toque de corneta y al ataque.

Su primer movimiento, en el que cogió distancia, sirvió para reventar a Sosa, el último soldado de Bernal, y seleccionar el grupo. De nuevo se quedaron los cuatro fantásticos y Kruijswijk, que fue el ‘invitado’ del día, como Martin lo había sido en Vallter 2000. Los demás fueron quedándose poco a poco al ritmo que marcaba Simon Yates que había llegado al paquete de favoritos para auxiliar a su hermano.

López lo volvió a intentar, 6,7 km de meta. Ya no le iban a ver más. El colombiano fue capturando y ‘torturando’ a cada uno de los miembros de la fuga: Guillaume Martin, Mulhberger, Marc Soler… El de Astana cogió su ritmo, con muy poco desarrollo, tirando de fuerza pura. La raza de un fantástico.

Por detrás, había batalla. Tras el trabajo de Simon fue Adam el que demarró en busca de su rival, que ya ostentaba el liderato provisional. En el tramo de descanso y descenso antes de la subida definitiva a la estación parecía una persecución policial. Eso sí, López tiró al máximo y mantuvo una quincena de segundos, junto a Soler, al pie de la rampa final. Bernal y Yates venían por detrás ‘relevando’ pero no podían con ‘Superman’. El colombiano dio el máximo y retorciéndose, reventó a Soler y logró imponerse en La Molina con un recital extraordinario. Todavía no lo sabían, pero había sentenciado la carrera. Ni Yates, ni Quintana, ni Quintana pudieron ‘cazar’ bonificación y se quedaron a 14, 17 y 25 segundos respectivamente.

Etapas 5 y 6: Schachmann sorprende al pelotón

Eso sí, quedaban todavía tres etapas con trampas, para nada fáciles. Y si no que se lo digan a los equipos con intenciones de victoria al sprint. Tuvieron que pelear de lo lindo para neutralizar las escapadas en el escarpado territorio catalán. De hecho, no pudieron con un excelso Maximilian Schachmann (Deceunink-Quick Step) en Sant Cugat del Vallès.

El alemán es un talento cazaetapas y supo sufrir en la parte final para imponerse en solitario en línea de meta. Al día siguiente, en Vila-Seca, Matthews sí que pudo celebrar. Esta vez sí, los velocistas se salieron con la suya y se la jugaron en la ‘volata’ donde, de nuevo, el más potente fue el ciclista ‘aussie’ de Sunweb.

Etapa 7: la suficiencia de López en la exhibición de Formolo

Quedaba rematar la faena en Barcelona. El tradicional circuito de Monjuic, con hasta ocho ascensiones al monte catalán, es un terreno válido para un amplio espectro de ciclistas: desde velocistas –aunque no los más puros-, pasando por los cazaetapas y hasta los escaladores y vueltómanos. Un perfil ideal para los aventureros que buscan la gloria de un triunfo parcial. Ese aventurero fue Davide Formolo (Bora-Hansgrohe). Emulando a De Gendt y Schachmann, el italiano gestionó a la perfección la fuga para acabar ganando la etapa manteniendo a ralla al pelotón que venía con un ritmo elevadísimo debido a la lucha por la general.

Y es que, sin nada que perder, todos los rivales de Miguel Ángel López lo intentaron. Primero fue Nairo Quintana, luego Egan Bernal y, por último, Adam Yates quien, con el apoyo de su hermano y más tarde en solitario, fue el que más cerca estuvo de darle un susto al líder. López, por su parte, tiró de sangre fría, confiando en sus compañeros de equipo. Cuando los Zeits o Bilbao no pudieron con el ritmo de Yates en la última vuelta, fue el propio líder el que salió, sin pensárselo dos veces, a reducir el hueco que tenía el británico. Al final fue el propio Superman el que apagó ese último fuego y todos los favoritos entraron en meta de la mano y con un gran triunfador: Miguel Ángel ‘Superman’ López. Y es que de entre los cuatro fantásticos, él fue el gran vencedor.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*