Análisis

Tänak presenta su candidatura en Suecia

El pasado año fueron diversos factores los que impidieron que Ott Tänak se alzase con el cetro de campeón del mundo, como pinchazos en la clasificación de un rally tras uno precedente de mucho mejores resultados. Una de cal y una de arena que impidieron al piloto con el coche más sólido pero no la mente, hacerse con el centro. Todavía es pronto para augurar nada, pero el estonio parece más dispuesto que nunca a enmendar dichos errores e impedir que Ogier gane su séptimo título consecutivo, o que el WRC tenga su primer campeón belga.

Tänak se llevó el Rally de Suecia con una actuación perfecta, pleno de puntos entre victoria y Power Stage, y una vez más dejando la sensación de que tuvo control absoluto de la prueba. Y de paso devolvió la supremacía nórdica a la que una vez fue feudo absoluto de los nacidos por encima de Alemania.

Sin embargo el Rally de Suecia de este año se caracterizó por otro factor menos alegre. Las relativamente altas temperaturas en esta época del año en la frontera entre Suecia y Noruega, casi 9º de media causados por cierto fenómeno climático causado por el hombre dejaron las carreteras con poca nieve y mucha tierra. Esto implicaba varias cosas: Que los neumáticos de clavos tendrían mucha menos durabilidad, ya que no están preparados para la nieve, que los habituales bancos de nieve serían menos y no podrían servir a los pilotos para apoyarse en su trazada. Todo lo contrario, representarían una trampa. Y por último, que las pistas acabarían extremadamente deterioradas a medida que pasasen los competidores, lo que no ayudaría al agarre. Suecia prometía ser una carrera de supervivencia…. Y lo cumplió.

Cómo es habitual los pilotos nórdicos coparon los scratch en la mañana del viernes, dos de Tänak (que le sirvieron para ponerse, cómo no, líder) y uno de Suninen, ejerciendo de especialista y joven promesa en M-Sport. Se esperaba que hiciese un buen papel en una superficie cómoda para sus compatriotas y así era por el momento. Tras ellos, otro habitual y cuatro veces ganador de esta prueba: Jari Matti Latvala. Tras ellos los otros grandes contendientes al título: Thierry Neuville y Sébastien Ogier. Ambos sufriendo el efecto de ser los primeros en los tramos… Y no tener un vehículo tan efectivo en la nieve como el Yaris WRC.

Mucho más atrás se encontraban dos viejos rivales y triunfadores en estas tierras: Sébastien Loeb y Marcus Grönholm. Monsieur WRC aún se encuentra habituándose a su nueva montura, mientras que Grönholm volvió del retiro para celebrar su 50º cumpleaños a bordo de un Yaris WRC pero que pronto tuvo que emprender el camino de la retirada tras un trompo y posteriormente atascar su vehículo en una zanja.

La tarde no iría según lo planeado para el estonio. La tierra hacía acto de aparición en los tramos, lo que complicaba el juego a los primeros y favorecía a los menos avanzados, dejándonos sorpresas tan agradables como el primer scratch de Elfyn Evans sobre nieve y los problemas de los tres tiranos del mundial. Una putada para ellos, pero una gozada para el espectador. Tänak perdía 13 segundos en esa especial y caía a la tercera plaza por un estrecho margen, por detrás de Latvala, nuevo líder de la prueba y un Suninen que seguía dispuesto a aprovechar la ocasión para un podio y lo que surja. Neuville y Ogier bajaban a la sexta y séptima plaza respectivamente por sendas salidas de pista, a favor de Mikkelsen y Meeke. Neuville, tras golpear un banco de nieve y sufrir un trompo, declaraba que parecía que se encontraban en un rally de tierra más que en uno del blanco elemento. Ogier iba más allá y decía que «estoy tratando de sobrevivir, estoy muy incómodo en estas circunstancias».

La rebelión de «los otros» continuaba, y así Suninen, Loeb, Mikkelsen y Evans copaban los mejores tiempos en la SS6. Este scratch de Suninen le permitía arrebatar la primera plaza a Latvala y poner una sonrisa de oreja a oreja a M-Sport, aunque todavía quedase mucho rally por delante. Fue en este mismo tramo donde se producía el primer shock del rally: Ogier acababa en una cuneta, perdiendo siete minutos a falta de espectadores que pudieran echarle una mano para remontar el vehículo. Ogier se convertía así en el primero de los tres titanes en fallar en esta temporada.

Evans lograba el siguiente scratch y se colocaba quinto, a poco menos de ocho segundos de Mikkelsen. Mientras que Lappi corría la misma suerte que los líderes del mundial y tras un buen inicio por la mañana, donde llegó a colocarse sexto, otro banco de nieve cercenó sus posibilidades de hacer un buen resultado, dejándole noveno. Sería precisamente el piloto más conocido de Citroën, Sébastien Loeb, el que subía plazas, hasta la sexta, aprovechando las desdichas de Meeke, Neuville y Lappi.

El viernes acababa su función con la corta especial de Torsby. Un tramo muy corto, apenas 9kms, revirado y puñetero, donde todos los pilotos saben que tienen mucho más que perder que ganar, ya que el desgaste de los neumáticos y los propios jinetes es más que evidente. Ello propicia que se vean cosas más inusuales como la de un R5 ganándole la partida a coches muy superiores en prestaciones y comportamiento. Jari Huttunen y su Fabia R5 lograban el scratch y se unían al peculiar grupo de pilotos capaces de ganarles a los World Rally Cars en su terreno. Grupo en el que hay gente como Philippe Bugalski, Pontus Tidemand, Martin Prokop, Jan Kopecky o incluso Sébastien Ogier.

Tramos en los que Jari Matti Latvala es especialista en cagarla. El carismático finlandés acabó en un banco de nieve mientras luchaba por el liderato, dejando a Suninen con un regalo envenenado. Primero, pero con el tiburón Tänak a tan sólo dos segundos. Mikkelsen aguantaba en tercera posición, mientras que Evans continuaba con su gran papel en cuarto lugar y Lappi subía cuatro puestos de una tacada gracias a su gran tiempo en esta última especial, sólo superado por Huttunen.

No era difícil prever que Suninen duraría poco ante Tänak. Un sólo tramo, en el que ganó un enrabietado Latvala, sirvió para intercambiar posiciones entre ambos contendientes. Sin embargo Suninen pagaría la novata sólo un tramo después, en el mítico Hagfors, tras chocar contra un banco de nieve y perder minuto y medio. Le quedó el consuelo de haber podido liderar una prueba tan compleja como es la sueca.

Con más nieve en los tramos durante la mañana, los que salían primeros no encontraban un infierno de carretera. Así el actual campeón del mundo, Sébastien Ogier, pudo marcar su primer scratch en lo que llevábamos de rally.

Si bien el abandono de Suninen había dejado la puerta abierta a Tänak para su primera victoria en tierras suecas, con un Mikkelsen a más de diez segundos, pero que no ha demostrado aún tener «dientes» desde que comenzó su andadura en Hyundai, el estonio se curaba en salud y ponía el modo apisonadora con un scratch en el primer tramo de la tarde. No era el único. Lappi decidía ir a por todas y tras perder la cuarta plaza contra Neuville en la última especial antes de la asistencia de mediodía, se vengaba con un tiempo que le permitía no sólo ajustar cuentas, sino de paso asaltar el podio en detrimento de Evans, que hasta entonces su única tarea era la de acosar a Mikkelsen.

Mientras Tänak seguía a lo suyo, con tres victorias de cinco posibles, por detrás había una dura lucha por los puestos de podio entre Mikkelsen, Lappi, Neuville, Evans y con algo menos de posibilidades Meeke. Lappi además tenía el plus de tener a Ogier penalizando a propósito en los tramos para salir por delante y limpiar los tramos lo máximo posible. La estrategia funcionó, ya que acabó el segundo día igualado con Mikkelsen… Aunque con Neuville observando a 2.3 segundos. Que a su vez tampoco podía confiarse, pues Evans se situaba a apenas 11.9 segundos.

Por su parte Meeke se había descolgado de aquella batalla, y como «recompensa» tenía a Loeb a menos de dos segundos. Probablemente el peor vecino posible de clasificación.

Mucho más atrás y ajeno a toda pelea encontramos a una leyenda de este rally: Marcus Gronholm, con dos días llenos de problemas, tratando de adaptarse al coche e intentando disfrutar lo máximo posible.

El domingo nos dejaban unos caminos más típicos de esta prueba: repletos de nieve. Lástima que sólo para las tres últimas especiales, pero con varias luchas abiertas y muchos candidatos a los puntos de la PS. Sin embargo la lucha por el podio no fue tan virulenta como cabría esperar. Tan sólo Neuville superó a Mikkelsen, algo muy significativo de lo que pasa en ese equipo rally sí y rally también. Ninguno de ellos podría optar al segundo escalafón, Lappi se escapaba sin problema alguno y salva los muebles a Citroën.

Tänak aplastaría a todos en la PS porque unos puntos extras no vienen nunca mal en noviembre, seguido de Neuville, que tras ganar aquí el pasado año aquí ha solventado un buen rally tras todos su contratiempos. Evans se llevaba tres puntos de más y afianzaba su quinto lugar. El británico ha realizado una actuación francamente buena y ha sorprendido a todos, inclusive quién escribe, que imaginaba verle hundido en algún banco de nieve y no haciendo scratchs. Ogier acabó cuarto en la PS, aunque acaba como el gran derrotado de la jornada. Ha gastado su primera bala, mientras que sus rivales, que no salieron mucho más retrasados que él, acaban con un buen botín de puntos. Tänak cada día hace tambalear más los cimientos del status quo que llevan vigentes desde 2013.

El punto extra de Lappi, sumado a los 18 de la medalla de plata demuestran que Citroën no se equivocó en ficharle y en hacerle escudero de Ogier, aunque quién sabe si como Tänak hace dos años en Ford, acabe siendo algo más…

Mikkelsen conservó su cuarta plaza, el mejor resultado que hemos visto desde México. Desde entonces resultados de media tabla, cuando no perdido en la misma. Algo insuficiente para un piloto que fue fichado para disputar la supremacía de Neuville en Hyundai, tras haber cuestionado el puesto de segundo piloto de Latvala en Volkswagen, con victorias tan importantes como Polonia y Australia en 2016. Eso le ha costado que el equipo decida sentarle en Córcega, donde tendremos a Dani Sordo, que el año pasado le supero de manera clara.

Meeke finalizó en sexta plaza, defendiéndose de los ataques de Loeb, que aún sigue adaptándose a su nuevo coche. Si bien ha cosechado el mismo puesto en ambos rallies, al menos no ha hecho una de las suyas y ya supera a un Latvala que aún parece perdido. Pero si el piloto con mayor número de rallies del mundial disputados de la historia (acaba de superar a Sainz tras esta prueba) nos ha demostrado algo es que es el piloto nº1 en sorprender.

En octavo lugar encontramos a Pontus Tidemand, superviviente en un rally durísimo y al que en principio no veremos más, ya que su contrato de dos pruebas con M-Sport claudicaba aquí. Quizás esté en la recámara si alguno de sus compañeros falla más de la cuenta.

En WRC2 Pro ganó un viejo conocido: Mads Ostberg, aunque el piloto ha dicho en varias ocasiones que aún no está del todo satisfecho con el comportamiento del vehículo, se impuso con autoridad a la escasa nómina de participantes de la categoría: Kalle Rovanperä, Gus Greensmith, ganador en Montecarlo y Lucas Pieniazek.

En WRC2 Normal triplete del Volkswagen Polo R5 que a buen seguro será una gran estrategia publicitaria a la hora de captar compradores. Ole Christian Veiby, hasta ahora fiel piloto de Skoda (están en el mismo grupo automovilístico) se hizo con la victoria, seguido de Emil Lindholm y de Johan Kristoffersson, campeón del Campeonato Sueco de Turismos y bicampeón del mundo de Rallycross.

El WRC Junior arrancó este fin de semana con victoria de Tom Kristensson, aunque lo destacable fue el podio de Nil Solans en una superficie en la que tenía experiencia nula

El mundial volverá del 7 al 10 de marzo a tierras mexicanas.

Clasificación Rally Suecia 2019

1º Tänak/Järveoja (EST) Toyota Gazoo Racing WRT. 2:47:30.0

2º Lappi/Ferm (FIN) Citroën Total WRT. 53.7

3º Neuville/Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis WRT. +56.7

4º Mikkelsen/Jaeger (NOR) Hyundai Shell Mobis WRT. +1:05-4

5º Evans/Barritt (GBR) M-Sport WRT. +1:08.2

6º Meeke/Marshall (GBR) Toyota Gazoo Racing WRT. +5:36.2

7º Loeb/Elena (FRA) Hyundai Shell Mobis WRT. +1:49.7

8º Tidemand/Floene (SWE/NOR) M-Sport Ford WRT. +3:37.7

9º Veiby/Andesson (NOR/SWE) Volkswagen Polo GTI R5. +6:34.0

10º Tuohino/Markkula (FIN) Ford Fiesta RS WRC +8:21.4

Clasificación Mundial 

1º Tänak/Järveoja (EST) Toyota Gazoo Racing WRT. 47pts

2º Neuville/Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis WRT. 40pts

3º Ogier/Ingrassia (FRA) Citroën Total WRT. 31pts

4º Meeke/Marshall (GBR) Toyota Gazoo Racing WRT. 21pts

5º Lappi/Ferm (FIN) Citroën Total WRT. 19pts

6º Loeb/Elena (FRA) Hyundai Shell Mobis WRT. 18pts

7º Evans/Barritt (GBR) M-Sport WRT. 13pts

8º Mikkelsen/Jaeger (NOR) Hyundai Shell Mobis WRT. 12pts

9º Latvala/Anttila (FIN) Toyota Gazoo Racing WRT. 10pts

10º Greensmith/Edmonson (GBR) M-Sport Ford WRT. 6pts

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*