Tour 2014
Noticias

Tour 2014: una edición que promete

 El español Alberto Contador retará al actual campeón, Chris Froome, en una de las ediciones más esperadas por los amantes de la bicicleta. El Tour decidirá quién es el mejor.



Llega julio, mes en el cual, año tras año, se disputa una nueva edición del mayor espectáculo ciclista del mundo: el Tour de Francia. “Vender” a los aficionados y a los no tan asiduos al mundo de la bicicleta esta edición, la número 101, es realmente sencillo. Todos esperan disfrutar de un duelo histórico. Ha llegado la hora de la batalla definitiva, un encuentro en la cumbre entre dos ciclistas extraordinarios, descomunales, sublimes: Chris Froome y Alberto Contador. Ambos se han ganado al público con sus habituales exhibiciones.

El británico es el favorito, básicamente porque es tan bueno en la montaña como en la contrarreloj. Además, lidera un fabuloso equipo, Team Sky, muy completo y experimentado para todo tipo de terrenos, con hombres como Porte, Nieve, Kiryienka, López o Thomas. Por desgracia para sus intereses, se enfrenta a un rival igualmente poderoso, el madrileño Alberto Contador (Tinkoff-Saxo). El múltiple ganador de grandes vueltas es un azote para sus rivales, un perpetuo castigo para el líder de la carrera, insaciable, capaz de sorprender a los competidores donde menos se lo esperan, y de ganar carreras que parecían perdidas. La temporada del español ha sido perfecta, con victorias generales en Tirreno-Adriático y País Vasco, y una buena imagen en Dauphiné. Sin duda, estos dos campeones -que marcarán esta época y serán recordados entre los más grandes de todos los tiempos- preparan ya su estrategia para vencerse, o más bien aniquilarse el uno al otro; lo que podría decantar la victoria final para un tercero en discordia.

No solo ellos

Realmente, la participación de este año en la ‘Grand Boucle’ es soberbia. Muy cerca del gran nivel de los dos astros citados está Vincenzo Nibali, que debutará en carrera como el recién coronado campeón de Italia en ruta. La presencia de Alejandro Valverde y de movistar es otra garantía de espectáculo. El murciano afirma sentirse mejor que nunca, y sus actuación en los nacionales (campeón CRI y segundo en ruta) así lo acredita. No descartemos igualmente a Andrew Talansky (Garmin- Sharp), que tras vencer en la Dauphiné Libere llega muy motivado. El campeón del mundo, Rui Costa (Lampre-Merida), podrá liderar por primera vez un equipo en una gran vuelta, y no sería sorprenderte verle en las primeras posiciones de la general. A todos ellos hay que sumar la presencia de Van der Broek (Lotto-Belisol), Mollema (Belkin), Van Garderen(BMC), Koning (NetApp-Endura), Kwiatkowski (Omega Pharma-Quick Step),  Navarro (Cofidis), Spilak (Katusha) o el ganador de la Vuelta, Horner (Lampre-Merida).

Un año más, no hay ningún galo con opciones reales de victoria. Sin embargo, serán seguramente muy protagonistas tanto en las fugas como en las lucha por clasificaciones secundarias. Thibaut Pinot (FDJ) es la esperanza en la general, pero dado el gran nivel de este año, es posible que se centre en la lucha por el maillot blanco de mejor corredor joven. Pierre Rolland (Europcar) tras un excelente Giro de Italia será otra de las estrellas, siempre que recupere toda la fuerza que entregó en la ronda italiana. El equipo Trek presenta en liza a la pareja de hemanos Schleck. Con Frank mermado por una caída en Suiza y la inseguridad de Andy, no es descartable que sea una vez más el inquebrantable Haimar Zubeldia su hombre más fuerte en carrera. No olvidemos al tercero del pódium del año pasado porque el catalán Joaquim Rodríguez (Katusha) es un seguro en cualquier carrera. Dice llegar mermado, descartándose para la general, pero es innegable que cuando llegue la montaña, pocos o nadie podrán seguir su rueda.

El recorrido

Con este elenco de corredores, unido a un durísimo y completo recorrido, se espera poca siesta y mucha combatividad. La salida en Leeds (Inglaterra) el 5 de Julio seguro que estimula a Cavendish a buscar una victoria en casa. La segunda etapa entre York y Sheffiel es una encerrona con 9 cotas puntuables y rampas impropias de un inicio de Tour: batalla asegurada. Para cerrar el tríptico británico, el día de San Fermín la etapa finalizará en Londres.

En la quinta jornada, la carrera se desplaza hasta Arenberg, donde los ciclistas recorrerán nueve tramos de pavé de la París-Roubaix; espectáculo asegurado, muy probablemente unido a los pinchazos y caídas que lastrarán a algún corredor importante. Las etapas 8, 9 y 10 (del 12 al 14 de julio) atravesarán la zona de los Vosgos, en tres duras jornadas de montaña con multitud de puertos de duras pendientes. Tras dos etapas de media montaña, ideales para buenas fugas con opción a victoria, llegan los Alpes; en las jornadas 13 y 14. En la decimotercera (18 de julio), la etapa finalizará en Chamrousse (18,2 Km al 7.3%), previo paso por la subida al Palaquit, y la decimocuarta, al día siguiente, encadena los grandes puertos de Lautaret, Izoard y final en alto en Risoul, una jornada durísima.

Los pirineos aparecen poco después, el 22 de julio con la llegada a Bagnères de Luchon, tras el ascenso y descenso del duro Port de Balès. Las dos siguientes jornadas son “etapones”, de los que encadenan un puerto mítico tras otro; la 17ª discurrirá por el Col del Portillon, Peyresourde, Val Louron y Saint Lary (Pla d´Adet), y la 18ª finaliza en el durísimo Hautacam , después de haber superado el Tourmalet. Tras el atracón de montaña de esta edición, todo podría estar resuelto en cuanto a la clasificación general, pero no será así, ya que en la penúltima jornada se disputará una prueba contrarreloj individual, de nada más que 54 kilómetros, donde las diferencias que se generen entre corredores pueden ser abismales. París, cono no podía ser de otra manera, recibirá a los ciclistas el 27 de julio para proclamar a un nuevo campeón.

Otras clasificaciones

Si el repertorio de ciclistas para optar a la general es excelente, el de sprínters para luchar por el maillot verde es seguramente el mejor de todo el siglo. Peter Sagan (Cannondale), Mark Cavendish (Omega Pharma-Quick Step), André Greipel (Lotto-Belisol) y Marcel Kittel (Team Giant-Shimano) destacan para optar a tan preciado trofeo. Pronosticar al ganador del premio de la montaña es siempre más difícil, y depende mucho de los descartados en la general y de cómo evolucione la carrera. El citado Rolland es de los favoritos. También su compañero de equipo Thomas Voeckler (Europcar) es de los que se dejará ver por los puertos de montaña, junto con los siempre combativos Bardet y Riblon (AG2R La Mondiale), Frank (IAM Cycling) o Trofimov (Katusha).

Para el premio de mejor corredor joven se posicionan con más opciones los polacos Kwiatkowski y Majka, el francés Pinot y el holandés Dumoulin. Por último, en la clasificación por equipos, la victoria seguramente estará entre Sky, Movistar, Astana y Tinkoff-Saxo.

La suerte está echada, nos espera casi un mes de ciclismo de altísimo nivel en el cual los mejores ciclistas del mundo pelearán por cumplir sus diversos objetivos. Unos obtendrán gloria, fama y fortuna; otros lesiones, desazones  y amargura. Así es el Tour, la carrera donde entrar en una fuga tiene más repercusión que una victoria en otra carrera menor, donde los patrocinadores te exigen rodar siempre a tope y en cabeza, donde lo que un ciclista consigue gracias al triunfo en uno o varios días, repercute en la figura de ese hombre durante todo el año, o quizá, toda su vida.

César Casas.

2 Comments

  1. Muy buen análisis de esta emocianate eddición del Tour 2014!!!

    • Muchas gracias, Daniel.

      A buen seguro que los ciclistas estarán al nivel que se espera.

      Saludos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*