Tottenham
Análisis Noticias

Una Premier diversificada

Inglaterra es conocida como la cuna del fútbol, y, actualmente, su torneo doméstico, la Premier League, es una de las competiciones de mayor prestigio de todo el planeta. Con tres jornadas ya disputadas, la temporada que hoy acontece ha dejado los primeros apuntes del futuro más inmediato, existiendo una posible y evidente distinción entre los participantes.

La pasada temporada Pep Guardiola revolucionó el torneo alzando el trofeo tras acumular 100 puntos en el casillero del Manchester City, llegando al final de la temporada con tan solo dos derrotas realizadas. Hoy puede decirse que el fútbol que Guardiola ha instruido a sus jugadores ha alcanzado un nivel extremo de cualificación, quedando remarcado el buen fútbol de posición tan vertical y fluido que ponen en práctica. Benjamin Mendy, Bernardo Silva o Gabriel Jesús, junto con el incansable Agüero, formarán parte de un esquema tremendamente fuerte. Con combinaciones y rotaciones constantes, los sky blues serán los máximo favoritos para ganar, una vez más, la Premiership.

En segundo lugar aparece el nuevo Chelsea formado por Maurizio Sarri. El italiano, recién llegado a Londres desde Nápoles, ha inculcado a los blues una filosofía táctica muy marcada, llevada a su punto álgido a través de Jorginho, motor incombustible para el Chelsea, que, bien conocido por Sarri al coincidir en el conjunto italiano, es capaz de tejer la red de fútbol que el entrenador tan bien perfila. Hazard ha decidido quedarse en Londres y comanda ya un proyecto con rotaciones en tres cuartos de campo para descolocar las líneas rivales, con laterales largos y extremos que juegan mucho por dentro en busca de espacios y pases filtrados. Será, sin duda, el otro gran rival a batir.

El turno de Jürgen Klopp le llega hoy, en su tercera temporada al mando del Liverpool. Tras perder la final de la Champions ante el Real Madrid, Mané, Salah y Firmino liderarán a un club con un tremendo esfuerzo y desgaste físico en el césped que, sumado a la presión en altas líneas que ejercen les permiten realizar un juego vertical paciente, en busca de un desmarque que alcanzar con pases largos o a un solo toque. Bien curtido ya, es el tercer aspirante a un nuevo título.

Mauricio Pochettino puede ser uno de los mejores entrenadores de Europa. Utiliza a Alli y a Eriksen como directores de su orquesta, dibujando partituras en el verde para llegar al área desde el frontal con pases directos, así como a través de las bandas, como puñales, por las que aparecen el propio Dele o Lucas Moura. Puede ser un rival muy temido este año, sobre todo, por el killer tan peligroso que es Kane, una auténtica referencia.

Europa se paga cara

Un puesto en la Europa League -sin contar con los dos ofrecidos en los torneos de Copa- quedará disputado por unos cuatro clubes. El United de Mourinho está obligado a, como mínimo, ostentar la quinta plaza, pero el Leicester, con jugadores como Maddison, Vardy o Silva lucharán con tesón por ese premio. El Watford de Javi Gracia puede ser la sorpresa de la temporada, llevando nueve puntos de nueve disputados al comienzo de la liga. Serán muy importantes en su proyecto jugadores como André Gray o Doucouré, piezas clave del equipo.

No quedará muy separado de la batalla el nuevo Arsenal de Unai Emery, que aún no convence a propios ni a extraños, pero que, por talla de la entidad y calidad de la plantilla, debe cuadrar sus aspiraciones en una más que apretada quinta posición de la tabla clasificatoria.

En tierra de nadie

Equipos como el Everton, el West Ham, el Wolverhampton, el Bournemouth, el Crystal Palace, el Newcastle de Benítez o el Fulham no deberán pasar apuros para mantenerse, un año más, en la élite del balompié inglés. Habrá que seguir con ojo constante a perlas como Seri, Lewis Cook, Jota, Felipe Anderson o Zaha, dispuestos a dar guerra en sus humildes pero equilibrados equipos durante una campaña muy compleja para todos.

Las tres últimas plazas quedarán repartidas entre los clubes que peor encajen durante la temporada en la Premier, descendiendo así a la Championship. Los barcos del Huddersfield, del Burnley y del Cardiff no parecen ser superiores, en cuestiones técnicas y tácticas, a sus rivales más cercanos, por lo que, junto a un Southampton, liderado por Mark Hughes, que no aparenta jugar con comodidad y estilo, se repartirán los temidos puestos de descenso.

Un análisis de Alberto Pintado.

¡Enriquece el contenido con tus comentarios!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*