Análisis

US Open: Triunfar en la treintena está de moda

¿Cuántas veces hemos oído aquello de que “la edad es solo un número”? Que todo está en la cabeza, que es una cuestión de actitud. Pues que se lo expliquen a los 11 jugadores de más de 30 años que disputaron los dieciseisavos de final del US Open.

En un circuito ATP en que cada vez se hace más necesario un soplo de aire fresco para dar continuidad a una generación irrepetible, los jóvenes (la mayoría, no todos) no terminan de arrancar.

Hurkacz, Munar, Auger-Aliassime, Tsitsipas, Khachanov y Thiem se despidieron del US Open en primer ronda, y los veteranos han aprovechado la oportunidad para hacerse los amos de un cuadro que se presenta más abierto que nunca.

Los de siempre

Mención aparte para los Djokovic, Nadal y Federer. El número 1 del mundo rompió una racha de 10 victorias consecutivas al caer en semifinales de Cincinnati ante Medvedev, pero no parece dispuesto a bajar el nivel. Lástima que su lesión de hombro le frenase en octavos.

Nadal, por su parte, empezó arrollando ante Millman en un partido con mucho ritmo que el balear aprovechó para recuperar sensaciones. El tenista de 33 años se proclamó campeón en Montreal y decidió tomarse un descanso en Cincinnati. Ahora se verá las caras con el croata Cilic, después de superar a Chung en octavos y acceder a dieciseisavos por la retirada del australiano Kokkinakis.

Por último, un Roger Federer que no termina de encontrar su juego en Flushing Meadows. El suizo de 38 años se ha dejado un set por partido en las dos primeras rondas disputadas ante Nagal, primero, y Dzumhur, después, y le está costando encontrar su mejor tenis.

Los renacidos

Cuando parecía que lo mejor ya había pasado, que no serían capaces de volver a brillar en un Grand Slam, Lorenzi, Feliciano López y Andújar han demostrado que aún les queda mucho tenis por delante.

El italiano, que este año cumplirá 38 años, se deshizo de un jovencísimo Svajda en primera instancia en un duelo que se fue hasta los cinco sets y le dio un portazo en la cara a la NextGen en el segundo.

Lorenzi, en un partido que duró poco menos de cinco horas, superó al serbio Kecmanovic en otra batalla a cinco parciales para colarse en la tercera ronda de un US Open en que está demostrando que aún le queda mucha tela que cortar.

Ubicado en el puesto 61 del ranking y en una temporada en que no ganó ni un solo partido en la gira de tierra batida, Feliciano López parece haber recuperado la confianza en las pistas de Flushing Meadows.

El veterano español de 37 años despachó en cuatro sets al norteamericano Fritz en el primer partido y superó al japonés Nishioka, que llegaba con mucha confianza tras Cincinnati, en la segunda ronda. Posteriormente puso contra las cuerdas al ruso Medvedev, probablemente el tenista más en forma del circuito.

Andújar, tras superar varias lesiones en el codo que le han llevado, incluso, a tener que operarse, ha vuelto al circuito con ganas. Con ocho victorias en los últimos once partidos, el de Cuenca está recuperando su mejor nivel de tenis.

En el duelo inaugural, el tenista de 33 años superó al británico Edmund en un durísimo partido a cinco sets. En la segunda ronda, en cambio, no tuvo tantos problemas para quitarse de encima en tres sets a un Sonego que venía jugando muy bien durante toda la temporada, demostrando que está dispuesto a llegar lejos en el último Grand Slam de la temporada.

Recuperando sensaciones

Pero no nos podemos olvidar tampoco de la vieja guardia, que lucha por recuperar el nivel que les llevó a pisar rondas finales de Grand Slam. Es el caso de los Wawrinka, Monfils, Isner y Cilic, que buscan reencontrarse con su tenis en el US Open.

El suizo Wawrinka, de 34 años, pasó por encima del joven italiano Sinner en el partido de presentación en el torneo estadounidense y superó a Chardy en segunda ronda dejando muy buenas sensaciones, algo que se corroboró contra Djokovic.

Monfils va como un tiro. El francés solo ha necesitado seis sets para tumbar a Ramos y a Copil y se ha citado con otro de los integrantes de la NextGen en la próxima ronda, el canadiense Shapovalov. El tenista de 32 años, con un larguísimo historial de lesiones, luchará por volver a formar parte del top 10.

Isner y Cilic, por su parte, se citan en un partido de dieciseisavos de final que se presenta muy intenso. Ambos jugadores, de 34 y 30 años respectivamente, están cuajando un gran torneo en el último Grand Slam del curso.

Entre los dos solo han perdido un set en las dos primeras rondas: Isner superó por 3-0 a García-López y a Struff, mientras que el croata pasó por encima de Klizan y Stebe.

Por último, mención especial al esloveno Bedene (30 años), que logró colarse en los dieciseisavos ganando a Kovalik y a un Paire que llegaba tras caer en la final del torneo de Winston-Salem.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*