La final de la EHF Champions League.
Noticias

El Vardar de Parrondo gana la Champions League al son de Ferreira (27-24)

El HC Vardar macedonio, dirigido por el español por Roberto García Parrondo, se ha proclamado campeón de la EHF Champions League tras vencer al Telekom Veszprém en un encuentro disputado con una igualdad máxima. Sin embargo, los locales lograron alzarse como campeones tras una soberbia actuación de balonmano, mostrándose como el combinado más sólido de una Final Four con acento macedonio.

El encuentro comenzó con una inercia muy veloz por parte de ambos conjuntos. Macedonios y húngaros tenían claro que debían solidificar mucho su línea defensiva. Desde el principio, ambos conjuntos se encargaron de fortificar muros alrededor del área, algo que incluso se pudo comprobar con el primer lanzamiento desde siete metros, anotado por Cupic en los primeros tres minutos del choque. Tönnesen se encontró muy entonado, logrando sus dos primeras dianas con un cien por cien de efectividad en sus disparos. Sin embargo, Dibirov dio un toque de emoción a su escuadra tras colocar dos tantos por encima a los macedonios.

Poco a poco, los de García Parrondo empezaban a mantener una distancia constante de, al menos, tres goles de diferencia. Parte de la culpa de esto fue de Ferreira. El pivote brasileño se plantó en el tercer parcial con cinco goles logrados tras cinco lanzamientos, imparable de cara a la portería. Además, su sustituto natural, el capitán Stoilov, saltó al parqué con las intenciones claras y logró dos tantos en escasos tres minutos que permitieron al Vardar alargar la distancia a cuatro tantos.

La desesperación iba dificultando el partido el Veszprém, mientras Milosavljec hacía de las suyas entres los postes, con paradas magistrales que permitieron lograr la máxima ventaja, de cinco dianas. El meta logró sacar varios disparos, con su 196 centímetros de altura, que desesperaron a los húngaros a la par que motivaron al Vardar. Y es que se acercaba el descanso con un color interesante para los macedonios, que veían muy cerca su segunda Champions League gracias a su sublime sangre fría. Así llegó el descanso, con la máxima diferencia, de cinco, mantenida a salvo y un optimismo bien merecido.

Mínimo susto a un Vardar que quería la Champions

El retorno a la cancha de ambos equipos fue como un nuevo comienzo de partido. Los dos parecían querer ejecutar el mismo guion, pero los húngaros tenían un as en la manga que sorprendió a los de Parrondo. Una buena defensa, ágil y contundente, les permitió salir al contraataque varias veces con buenas recuperaciones. La dinámica del encuentro parecía cambiar por medio de un Nenadic que, al fin, había despertado. De hecho, sus tres primeros tantos del partido llegaron en la segunda mitad, reduciendo así la desventaja hasta los dos goles.

Los húngaros habían salido mucho más enchufados que sus rivales y la esperanza de la remontada parecía acercarse a la realidad cuando el noruego Tönnesen colocó a los suyos a solo un gol de distancia. El parcial de 0-5 favorable al Veszprém dio un aliciente muy interesante a una final de Champions League que se estaba animando mucho. Aunque la vuelta de Ferreira al quinteto y una aparición sorprendente del argelino Ghedbane en la meta volvió a mantener al Vardar con opciones de aumentar su ventaja.

A pesar de la reacción de los húngaros, el Vardar, gracias a la experiencia y el buen hacer de Ferreira y Kristopans supieron mantener a los suyos por delante en el marcador. Pero Mahe, con sangre fría, no permitió a los macedonios separarse en demasía de ellos, con seis tantos logrados desde los siete metros con mucho tesón. Sin embargo, no fue suficiente. Varias pérdidas del Veszprém dieron en bandeja una Champions League que logró el Vardar de Parrondo tras la consumación de un partido que dio la segunda competición a un equipo que llegó como el tapado y que ha eliminado al Barça y a los propios húngaros. Un campeonato europeo más que enorme.

Ficha técnica

HC Vardar: Stoilov (2), Popovski (), Kristopans (4), Ferreira (6), Dissinger (), Karacic (3), Skube (3), Kalarash (), Ghedbane (), Cupic (5), Dibirov (3), Gorbok (), Shishkarev (1), Vojvodic (), Kiselev (), Milosavljev ().

Telekom Veszprém: Sterbik (), Manaskov (), Ilic (1), Tönnesen (4), Mikler (), Gajic (1), Nilsson (2), Nagy (1), Marguc (), Strlek (), Terzic (), Blagotinsek (1), Nenadic (4), Mahe (6), Machovsek (2), Lekai (2).

Marcador: 2-2, 6-4, 9-6, 12-8, 15-10. 16-11; 17-13, 17-16, 20-18, 22-20, 24-22, 27-24.

Árbitros: Lars Geipel (ALE) y Marcus Helbig (ALE). Sin expulsados.

Incidencias: final de la EHF Champions League disputada en el Lanxess Arena de Colonia ante unos 19.000 espectadores.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*