Inter de Milán
Análisis

El retorno del Inter

  • Se respiran aires de cambio en la mitad nerazurri de Milán. El Inter apostó el pasado verano por Antonio Conte para su banquillo y de momento parece un acierto.

El último título comienza a perderse en el tiempo, fue la Coppa de Italia en 2011. Desde entonces, nueve entrenadores en ocho años y una sensación de nostalgia que invade el corazón de los hinchas temporada tras temporada.

Antonio Conte ganó tres Scudetti con la Juve y una Premier League con el Chelsea. Ha triunfado en dos de las ligas más potentes del viejo continente y su método goza del prestigio suficiente para disponer de un bien escaso en la última década del Inter, la paciencia.

Su arranque en la Serie A es esperanzador, y en la Champions está peleando el pase a octavos de final en un grupo complicado; con Barça, Borussia Dortmund y Slavia de Praga. Conte tiene fama de ser un técnico defensivo, pero sus equipos tienen una de las salidas de balón más trabajadas del mundo. Dio una exhibición de ello en el Camp Nou hace muy pocas fechas. Y su Italia lo demostró ante España en los octavos de final de la última Eurocopa.

Buen mercado veraniego

El Inter se movió bien el mercado estival. Llegaron centrocampistas de nivel para jugar en la posición de interior, algo indispensable en un equipo que dirija el técnico de Lecce. Nicolo Barella y sobre todo Stéfano Sensi, hasta el momento de su lesión, comenzaron muy bien la temporada. Arriba llegó el nueve deseado, Romelu Lukaku.

El último gran ídolo del club, Mauro Icardi, emigró rumbo a París dejando una estela de gran delantero a la par de polémico. Por último, apuntaló la defensa con la llegada de un central de garantías. El charrúa Diego Godín dejó constancia de su nivel durante la última década en el Atlético de Madrid y en la selección uruguaya.

Un sistema de memoria

El Inter juega un 3-5-2 dónde alterna la presión alta con momentos en los que el equipo repliega con las líneas muy juntas. Sale casi siempre con el balón jugado desde atrás, proyecta los interiores en ataque y juega con un segundo punta y un nueve más puro. Lautaro Martínez y Romelu Lukaku han comenzado el curso a un nivel muy alto.

El Inter tiene derecho a soñar. La Juve conquistó los últimos ocho Scudetti y no será fácil arrebatarle el noveno consecuitvo. Pero la sensación general es que este Inter competirá de verdad, y eso ya es un gran paso.

La mejoría del Inter coincide con el aumento de nivel de la Serie A. Nápoles, Atalanta y Roma asoman en la zona noble y juegan en Europa. No son los años dorados de la década de los ochenta, pero la liga italiana experimenta brotes verdes. Partidos muy atractivos y muchos goles que atacan directamente al tópico de torneo aburrido con equipos ultra defensivos.

El listón de la historia

Es pronto para saber dónde estará el techo de este Inter. En los sesenta, Facchetti, Mazzola, Luis Suárez y Corso levantaron la Copa de Europa dos veces. En los setenta, Bordon, de nuevo Facchetti, Burgnich y Mazzola, inauguraron la década ganando la liga. El propio Bordon, un joven Bergomi, Guiseppe Baresi y Altobelli la cerraron con otro Scudetto.

A finales de los ochenta y comienzos de los noventa, llegarían los alemanes, Brehme, Matthäus y Klinsmann, que junto a Zenga y Berti levantaron un Scudetto y una Copa de la UEFA. y del último gran equipo del Inter se cumple ahora una década. El campeón de Champions de 2010. Con Mourinho en el banquillo, los Lucio, Zanetti, Cambiasso, Eto’o y Diego Milito tocaron el cielo en la final de Madrid ante el Bayern.

El peso y la leyenda de todos estos mitos no ayuda, pero este Inter tiene método y una plantilla de suficiente calidad para intentar de nuevo el abordaje al Scudetto. Estaremos atentos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*